Martes, 25 de octubre de 2011

Quique Setién pide la dimisión de Pernía y Bedoya

Quique Setién no ha tardado en responder a las duras críticas que los dirigentes del Racing han dedicado a las opiniones que como aficionado expresó la semana pasada en torno a la situación del club. El extécnico y exjugador del Racing asegura que su opinión es la misma que la de la inmensa mayoría de las personas a las que le preocupa el Eacing e insiste que Francisco Pernía y Roberto Bedoya "deben dimitir".

Comunicado íntegro de Quique Setién

"No voy a decir que resulta agradable levantarte por la mañana y leer en todos los diarios que los representantes ocasionales del equipo de tu tierra te ponen a caldo. Me refiero a Francisco Pernía y Roberto Bedoya. No creo que los administradores concursales tengan algo que ver en esto. Pues si, sin duda estoy afectado. Aún me cuesta asumir que hay que pagar un precio por decir lo que se piensa. En otros muchos lugares las consecuencias serían peores, quizá hasta me hubieran hecho desaparecer. Los que me quieren de cerca siempre me aconsejan que me retire. Y por mi madre que lo he conseguido muchas veces. Pero en otras me resisto a no volver. Ya cuando terminé mi alocución en el programa de Onda Cero me dije a mi mismo que esos 27 minutos iban a dar de sí. Aunque ciertamente no pensé que lo hicieran para completar 7 folios de recordatorios, algunos muy rebuscados de hace más de 30 años. Una memoria excelente solo a falta de algunos pequeños detalles que al que le interese se los puedo matizar.

Desde luego no es mi intención entrar a jugar un partido de tenis con Roberto Bedoya y Francisco Pernía. Como accionista que soy, y en la situación que han dejado el club, yo ya no les considero mis representantes legales. Por lo tanto, y aunque el comunicado venga a su nombre, al Racing no le quiero meter en esto, que bastante tiene que soportar. Más bien parece un proceder vengativo impropio de un Presidente que maneja una Institución con 98 años de historia a la que solo ha representado, que no es suya y en la que creo que no ha puesto ni un duro. Por eso las ofensas no las tomo en consideración.

Por el comunicado interpreto que han relacionado la respuesta de los aficionados durante el partido contra el Español con mis declaraciones. No era mi intención convertirme en guía o portavoz de nadie. Me limité exclusivamente a expresar verbalmente lo que llevo años diciendo por escrito. Nada nuevo. Quizá lo que ha molestado de verdad es que no me he equivocado mucho en mis predicciones, incluso las hechas en su época más gloriosa. Como tienen tiempo repásenlas que ahí están. Nunca he necesitado ni tenido intermediarios ni representantes para decir lo que pienso, ni siquiera para venderme.

Supongo que su intención es la de desprestigiarme. Ya lo han intentado otros otras veces. Quizá lo hayan conseguido en parte. No todos se preocupan de repasar la historia, ni la verdad de los hechos. Tengo claro que esto nunca es bueno. Pero es lo que hay. Antes me preocupaba con convencer, ahora ya no me desgasto. Dije lo que tenía que decir, lo que sentía en ese momento y lo que creo que piensan la inmensa mayoría de los que les preocupa el Racing. No me arrepiento de nada.

Confío que todo esto termine con su dimisión. No por los errores puntuales que hayan podido cometer si no por la contumacia que han demostrado en repetirlos insistentemente año tras año. Sus presupuestos han llevado al club peligrosamente cerca de la desaparición. No han hecho ni caso de lo que sucedía a su alrededor. Por solo unos meses nos ha salvado una Ley que no estaba hecha para lo que ustedes la han utilizado. No veo otra salida que beneficie más a la Institución y sobretodo al equipo.

Con mayores o menores carencias aún queda mucha liga por delante y el equipo aún puede salvarse. Me duele que la afición deje de acudir al Sardinero y que confunda la situación deportiva con la gestión realizada. Hay que pensar que las cosas aún pueden empeorar si el equipo desciende de categoría. No es el momento de quedarse en casa, si lo hacemos no llegamos al centenario, y eso es lo más importante. Basta que no hagamos nada para que nada cambie.

Queda que los administradores y la jueza en última instancia decidan bien sobre el futuro inmediato de la entidad".

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:36 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario