Martes, 25 de octubre de 2011

Cúper 'El día que dude doy un pasito al costado y me voy a mi casa'

Héctor Cúper lo tiene muy claro. Dice que no se entrega «tan fácilmente» y que «jamás se le ha pasado por la cabeza dimitir de su puesto». «Ojalá que el equipo hubiera tocado fondo. Cuando se está abajo del todo es el momento de la recuperación», añade a su reflexión. Fue la primera vez que al argentino le preguntaron por su futuro, las primeras cuestiones incómodas. Y es que, tras el partido ante el Espanyol, los críticos empezaron a incluirle en su lista. «El día que dude doy un pasito al costado y me voy a mi casa».

También le tocó hablar de las protestas de los aficionados. Ante el Espanyol, nadie lo pasó bien. Ahí, el míster mostró su lado más diplomático. «Yo, como entrenador -aseguró- tengo que ser respetuoso con cualquier manifestación. La gente puede expresar lo que quiera, siempre que sea de una forma respetuosa. Si la gente quiere silbar, que silbe. Si quiere aplaudir, pues que aplauda. El fútbol es tan espectacular y maravilloso que da para todo».

Y a la hora de repartir culpas centradas para muchos en Pernía-, el técnico argentino prefiere acaparar protagonismo. «No busquéis a otro. Aquí el único culpable soy yo», dice. Y lo justifica: «Yo soy el que lleva la bandera y, después, todos me siguen. Esto es como cuando se va a una batalla. Luego, hay jugadores que tienen más experiencia y que pueden aportar más que un chico de 18 años». También es consciente de que la última derrota frente al Espanyol ha dejado algo tocado al vestuario. «Me sería muy cómodo -señaló- decir que todo está bien, pero no es así. Hemos recibido un duro golpe. Se habla de crisis y hay que reconocer el momento que se vive y encontrar las soluciones». Toca dar con esa famosa «tecla» de la que tanto habla. «El otro día probamos con una cosa que vimos pronto que no daba resultados. Cambiamos a los treinta minutos y creo que ahora volveremos de nuevo al tradicional 4-4-2». Y es que el argentino lleva ocho alineaciones en ocho partidos. Muchas pruebas, tácticas e individuales.

En cuanto a la alineación que pudiera saltar al césped del Sánchez Pizjuán, el técnico racinguista no quiso entrar en detalles. Sí que dijo que Tziolis está para jugar, a pesar de unas molestias gástricas, y se refirió a la punta de ataque de su equipo y a las dificultades para encontrar una buena pareja de arietes. «Los delanteros siempre tienen que hacer gol. Hay que buscar las maneras de hacerlo y yo persigo dónde dar con la clave. Nos está costando, pero el único culpable soy yo. Eso quita todas las tensiones. Si hay alguien a quien hay que pegar, ese soy yo». Otra vez esa idea de acaparar la responsabilidad.

El entrenador racinguista reitera, una y otra vez, que, con una victoria, el panorama cambiará «muchísimo». «El Levante -puso como ejemplo- vino a jugar aquí y no me parece que sea un equipo para tener 16 puntos más que el Racing, pero está en una dinámica impecable en la que todo le sale bien. Todo lo contrario que a nosotros».

Colsa mejora

Sobre las lesiones de Colsa y Kennedy, el míster señaló que el cántabro «está mejorando su nivel físico y en los próximos días habrá que acelerarlo al máximo». «Kennedy -continuó- va más lento. Ya corre y toca el balón, pero hay que ir con mucha precaución con ese tendón». De hecho, al finalizar la rueda de prensa con el entrenador bonaerense, el sueco, junto a un preparador físico, se ejercitaba con el balón en las instalaciones de La Albericia. Poco se le pudo apreciar su evolución, ya que paró los ejercicios justo cuando los periodistas salían de la sala de prensa.

Cúper terminó con un mensaje con cierto tono de advertencia. Afirmó que él sabe «cuál es la aptitud para sacar esto adelante». «Y si alguien no está por la labor, se quedará fuera...».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 0:42 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario