Lunes, 24 de octubre de 2011

El tema del domingo

El viento no se llevó ayer el aluvión de críticas y comentarios sobre la crisis del Racing. En los bares, improvisadas tertulias y, en la calle, tensión entre los más pesimistas y los que quieren ver un rayo de luz al final de túnel de vestuarios. Peina muchas canas José Luis Monreal, enfadado en la charleta con sus amigos 'veteranos' en un banco de la Plaza Juan Carlos I. «La situación es francamente penosa, sin visos de salvación», aseguraba.

Manuel González hace tiempo que dejó las gradas de El Sardinero por las imágenes por televisión al otro lado de la barra de su bar. Su pesimismo lo dice todo: «Descenderemos y el club desaparecerá». En su paseo por El Sardinero, Magdalena González miraba a lo lejos los campos de Sport y comentaba que «la esperanza era lo último que se perdía, pero da la impresión que no vamos a ser capaces de remontar». Opiniones divergentes las de un par de amigos que aprovechaban la hora del blanco para ejercer la crítica deportiva. El reinosano Mario Corada resumía así la situación: «No hay proyecto, no se puede hacer más». Le negaba Afonso Díaz, madrileño pero seguidor «de siempre» del Racing. «Hay que ver las cosas desde un punto positivo. Son pocos partidos y el equipo puede salir adelante», decía.

Muy repetido el nombre de Francisco Pernía. José Gómez ayudaba a sus pequeños a cambiar cromos en Pombo y no se cortaba en decir que debe gestionar el club «gente de otra calaña». Maxi Carrascal compartía su idea: «si va mal, es el primer responsable». Eduardo Calvo fue de los pocos que sacaron la cara por el presidente. En su opinión, «lo está haciendo bien, es un buen gestor».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario