Lunes, 24 de octubre de 2011

Diego desvela que los tres empresarios interesados en el Racing se han echado atrás

«Ni uno, ni dos. Hasta tres grupos empresariales se han interesado en adquirir las acciones del Racing y tomar las riendas societarias, pero los errores cometidos por el anterior Gobierno de Miguel Ángel Revilla, firmando una serie de contratos en Zúrich con Alí Sayed, dificultan ahora la situación societaria y, con ello, su compra». Claro y tajante, el presidente del Gobierno de Cantabria, Ignacio Diego confirmó ayer a este periódico que él mismo ha contactado con unos invesores «serios y de reconocida solvencia» y con una gran disposición a comprar las acciones del Racing, pero, tras estudiar la situación societaria del club y su indefinición, los tres se han visto en la misma tesitura y han decidido echarse para atrás. Ni la empresa LCF Capital Partners -creada en España en enero de 2010 con sede en Madrid como filial de una compañía norteamericana-, ni los rusos de Evraz, ni el grupo controlado desde Venezuela con ramificaciones en Brasil y Estados Unidos que llegó a mantener encuentros con todas las partes en Cantabria durante el pasado mes de julio. Para encontrar inversor será necesario partir de cero.

Las declaraciones del presidente del Gobierno echan, en principio, por tierra la alternativa a la que hasta ahora se habían agarrado con más fuerza los dirigentes del Racing. Los tres grupos, incluso con el nombre de sus interlocutores, figuraban en la documentación que en su día presentó el club ante el Juzgado de lo Mercantil para acogerse a la Ley Concursal. Ni Pernía, ni Montalvo ni el Ejecutivo regional negaron los contactos y la existencia de esos tres grupos empresariales (todos ellos con algún vínculo con el fútbol). Se habló, entonces, de una visita de varios representantes del grupo de origen venezolano, que llegaron a verse con los representantes del Ejecutivo. Desde entonces, se produjo un intercambio de documentos. Pero, en la actualidad, la incertidumbre en torno a la propiedad del club y los procesos judiciales en marcha, habrían echado atrás a los interesados.

En este contexto, y aunque Diego insistió en que el Racing es una entidad privada y que, por lo tanto, «el Gobierno debe guardar la debida distancia», el presidente aseguró que el gabinete que él preside «está en disposición de colaborar con el Racing para intentar sacarlos de esta crisis». Después de todo, «sabemos lo importante que es el equipo para muchos cántabros y la sensación de orgullo que se siente al ver la camiseta verdiblanca», señaló.

«Empujaremos»

Eso sí, Diego adelantó que «empujaremos, ayudaremos y colaboraremos en la medida de lo posible, pero sin meternos dentro del club y, por supuesto, sin inmiscuirnos en su dirección». Además, ya se dio por seguro en su día que de las arcas públicas no saldría dinero para el Racing. Diego, además, está convencido de que en la crisis que sufre el equipo actualmente, tiene una gran culpa el Ejecutivo que presidió su antecesor en la Presidencia, «pues no supo guardar la distancia debida que se debe de tener con una institución privada». Se trata de una crítica reiterativa que ya estuvo presente cuando se firmaron en Zúrich los acuerdos por los que el Gobierno daba 'luz verde' a la operación de venta del club y levantaba su prenda sobre las acciones.

Diego, como ya ha señalado siempre que se le ha preguntado por el Racing, repitió ayer que «el anterior Gobierno desembarcó en el equipo, se metió en los vestuarios, en la dirección y, casi casi, hasta en el vestuario y adoptó decisiones que han llenado al club de incertidumbre». Una actitud que, hoy en día, «está pasando factura también en lo deportivo».

Consecuencias

El presidente regional no puede olvidar que el Racing acudió en busca de Alí Syed «de la mano del Gobierno» y que, a su juicio, todos esos errores y desaciertos que se sucedieron desde el final de la temporada pasada «han llevado al equipo a esta lamentable situación».

Consecuente con su argumento, Ignacio Diego evitó hablar de Francisco Pernía y no quiso opinar sobre sí debe o no dimitir ya que, según indicó, «este Gobierno no se meterá en la dirección de una entidad privada». En ese sentido, reiteró su lamento sobre la situación a la que se ha llegado en esta temporada «tanto en lo económico, como en lo deportivo».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario