Domingo, 23 de octubre de 2011

El Espanyol aprovecha las miserias del Racing

El Espanyol aprovechó las miserias del Racing para conseguir su segunda victoria consecutiva fuera de Cornellá-El Prat. Después de atravesar una racha de nueve meses sin vencer a domicilio, el cuadro de Pochettino acumula seis puntos de una tacada. Ante el cuadro de Cúper, muy esforzado pero con muy poca chicha, muy poco juego, le bastó un zarpazo de Sergio García tras un maravilloso pase de Verdú. Se queda el Racing como colista y único equipo que aún no ha ganado, mientras que el Espanyol culmina de forma inmejorable su serie de dos salidas consecutivas.

El Racing tiene muchas carencias y tiene todas las papeletas para pasar una temporada angustiosa. Es un equipo bien trabajado defensivamente, pero cuando se compite al máximo nivel hace falta algo más. Sin Kennedy, apenas tiene futbolistas que marquen la diferencia en ninguna faceta del juego, ni pasando, ni rematando ni a balón parado. Ha marcado cuatro goles en ocho jornadas y el dato no es casualidad.

El Espanyol fue un equipo serio y bien plantado en El Sardinero. El equipo de Pochettino, quizá con más confianza tras la victoria lograda en Vallecas, tuvo empaque y trató de manejar bien la pelota. Cuando se juntaron Javi Márquez, Romaric y Verdú lo logró, con la ayuda de Dídac en la izquierda. El Espanyol pudo muchas veces con el centro del campo del Racing, pero casi nunca con la defensa. En el borde del área se bajaba la persiana. Con todo, daba más sensación de peligro el equipo de Pochettino, que gozó de un par de disparos de Romaric y Sergio García.

El Racing tuvo en Diop a su mejor futbolista. Trabajó en el medio y además trató de llegar donde no llegaron los delanteros ni los interiores racinguistas. Un disparo suyo antes del descanso puso en apuros a Cristian Álvarez, a quien la pelota botó delante. Tras el descanso, en los mejores minutos del Racing, cuando el equipo cántabro dio un paso hacia adelante, el senegalés se encontró con la madera. Lanzó de forma sutil una falta, tocadita, que superó la barrera pero el larguero evitó el gol. Poco después, Stuani remató de primeras un buen centro de Óscar Serrano que Cristian Álvarez se encontró.

Justo después de esa acción, el Espanyol asestó el golpe. Verdú dio un pase fabuloso que superó a Torrejón y Cisma, y Sergio García batió con un disparo raso a Toño. El gol dejó muy tocado al Racing, que había tenido cerca adelantarse y se veía por detrás en el marcador. Con lo que le cuesta al equipo de Cúper hacer un tanto, se veía obligado a hacer dos en media hora: una montaña empinadísima. Lo intentó el Racing, con Koné, Ariel y Jairo sobre el césped. Hubo algún sobresalto en el área del Espanyol, pero nada serio. El cuadro de Pochettino, refugiado en el buen hacer de su joven línea defensiva, buscó la contra y Verdú tuvo el segundo. No fue necesario porque el Racing no tiene dinamita.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 13:11 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario