Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2011

Bernardo 'No soy guarro ni tarjetero..., pero no soy una hermanita'

Tiene toda la pinta de parecer un galán de cine; espigado (1,92 de altura), fuerte (84 kilos), con una eterna sonrisa en los labios, de hablar pausado pero rotundo. Da la impresión que no es un futbolista. Podría ser torero, como su abuelo o su tío por parte materna, pero escogió el rectángulo de juego en vez del rendondel del albero. Nació en Cali (Colombia) tierra de grandes diestros pero, con apenas 10 años, toda su familia se trasladó hasta Marbella. Había que huír de un país que atravesaba por una mala situación, con apenas seguridad por las calles. Estudiaba y comenzó a jugar al fútbol; era 1999 y ahora, 12 años más tarde, sigue estudiando y ha debutado en la que llaman la mejor Liga del mundo. Se trata de Bernardo José Espinosa Zuñiga (11 de julio de 1989), la última incorporación del Racing en verano, procedente del Sevilla y que desde el partido frente al Real Madrid, forma en el eje de la defensa cántabra. Inicios. El central, de padre colombiano, madre madrileña y con una hermana mayor, abre la conversación hablando sobre su salida del país, sus comienzos en el fútbol y la llegada a Santander; "Llegué a Marbella con 10 años; mis padres tenían allí una casa donde veraneábamos. La situación en Colombia era mala y hubo que marcharse; había muy poca seguridad. Si tenías oportunidad, lo mejor era salir. En la Costa del Sol estudio y comienzo a jugar al fútbol y con 17 años firmo por el Sevilla. Al final de la temporada pasada hubo alguna conversación con el Racing pero era complicado que pudiera salir. Renové con el club y me desentendí. En el equipo del Sevilla es complicado jugar, Tienen muchos y muy buenos jugadores. Era titular en Segunda, pero era muy difícil subir al primer equipo. La eliminación de la Europa League cambió todo; no lo esperábamos nadie. Fue un palo. Futbolistas que estaban acostumbrados a jugar dos o tres partidos por semana iban a estar una temporada jugando sólo uno. Hablé con Marcelino; me dijo que estaba muy contento conmigo pero que tenía a cinco internacionales por delante. Me lo dijo y se lo agradezco mucho. Surgió otra vez la posibilidad de venir a Santander. Tenía ofertas de otros equipos pero eran de Segunda y para seguir en esa categoría prefería quedarme en el Sevilla; la única de Primera fue la del Racing. Cúper no me conocía, pero buscó referencias y dio el visto bueno. La ilusión de todos los futbolistas es subir al primer equipo y consolidarse. Soy consciente que tengo que mejorar y para eso hay que competir. Y aquí lo puedo hacer. De momento no echo de menos Sevilla. Soy más de lluvia; por eso me encantaría poder jugar en Inglaterra". Miguel Martín ya nos está deleitando con tartar de salmón y aguacate, almejas a la sartén, tacos de merluza y rape rebozados y tarta de manzana con helado de fruta de la pasión. Y Bernardo nos sigue hablando de su llegada a Santander y de su debut: "El Racing como institución me ha sorprendido mucho; a mí, al menos, me han tratado excepcionalmente bien. No he encontrado diferencias con el Sevilla. Allí hay más presión; apuntan muy alto. Estar en Ley Concursal, o la presencia/ausencia de Alí, no me hizo dudar nunca en venir. Éste es un club histórico. Físicamente, cuando llegué, estaba muy bien; como ahora..., pero tenía que esperar mi oportunidad para debutar. Y ante el Real Madrid era una buena ocasión, a pesar de hacerlo después del varapalo del Atlético. Te estrenas en tu campo, con tu gente; era complicado pero emocionante. Ver a todas esas estrellas frente a tí. Luego, en el partido, estuvimos cómodos, muy juntitos, arropados y ellos, además, no tenían fluidez. Noté su ansiedad cuando Xabi Alonso tiró a portería desde el medio campo cuando corría el minuto 30. Necesitaban gol y no marcaban. Luego metieron a todos arriba y tampoco lo lograron. Del debut en Primera con el Sevilla a mi estreno con el Racing ha sido muy distinto. En aquel partido sufrí mucho. Hice un máster cada día con Negredo y Kanouté y eso te hace aprender. ". Va pasando el tiempo y la conversación con el colombiano salta de un tema a otro sin solución de continuidad. Ahora llega el turno de los rivales, pasados y futuros: "El partido ante el Sporting era una final para ellos y salieron a morder desde el principio y creo que nosotros no lo pasamos mal. Ante el Rayo tenemos que ir a ganar. La concentración tiene que ser la misma, sean superestrellas o jugadores normales; da igual. El vestuario, tras el partido con el Real Madrid, recuperó aire. Vimos que éramos capaces de hacer las cosas bien, y ante el Sporting salimos igual. No hay que perder si no puedes ganar. Soy optimista; viendo lo que hay, si se hacen bien las cosas creo que no vamos a sufrir tanto. Estoy sorprendido con el vestuario. Me llevo muy bien con todos pero, ahora, con la lesión de Acosta, el grupo lo pasa mal". Nombres. Bernardo, a medida que avanza la conversación, se ha ido mostrando más abierto y no rehúye ningún tema. Es el turno de sus condiciones físicas: "Sé que la gente dice que soy lento. Toda mi vida he jugado de central, por los dos lados, pero de central. Vengo de un equipo que juega a ganar, que presiona arriba, que arriesga y no es algo que me dé miedo. Hay que ir poco a poco. No soy un jugador guarro, ni tarjetero..., pero no soy una hermanita. Creo que soy contundente y prefiero los delanteros tanques que los pequeños. Llevamos muy pocas jornadas de competición. No podemos mejorar todo de golpe. Habrá más oportunidades. Los equipos crecen de atrás para adelante; te sientes seguro si no encajas. De esa forma podremos ir hacia arriba; si subes y te marcan, te olvidas de subir". Tiene palabras de admiración y reconocimiento hacia muchos de sus compañeros en el equipo racinguista: "Álvaro me ha sorprendido mucho; me habían hablado muy bien de él, de su proyección. Cuando llegué a Santander lo ví y creo que no me exageraban nada. Estamos muy compenetrados". Ahora es el turno de Kennedy, con el que aún no ha podido coincidir en ningún partido: "Tener un especialista como Kennedy en la estrategia y argumentos puede ser un arma muy importante para nosotros. Si lo hacemos, y lo hacemos bien en defensa, también lo podemos realizar en ataque". Para la nueva perla de la cantera el colombiano también tiene palabras de elogio: "La primera vez que ví a Jairo fue en el partido frente al Real Madrid y la verdad es que me sorprendió muy gratamente. Creo que nos puede venir muy bien". Es el turno de Acosta: "Lautaro es un jugador diferente, como él no hay ninguno en la plantilla. Habrá que buscar alternativas. Hace mucho daño con su velocidad. Esperamos no tener que acusar mucho su ausencia". Y acaba la relación de nombres con José María del Nido, el presidente del Sevilla: "Es una persona auténtica y muy inteligente. Defiende lo suyo a muerte". Rituales y toros. La cena poco a poco va llegando a su fin. Pero aún queda tiempo para que Bernardo hable de la ciudad, del pesimismo que parece que habita entre los racinguistas y tenga tiempo para sorprender a los contertulios con su afición a los toros, sus manías y de su profunda religiosidad: "Soy muy religioso. Me persigno siempre cuando salto a un terreno de juego, ya sea en los entrenamientos o en los partidos. Lo que no tengo son manías o rituales que seguir. Lo único que hago es beber mucha agua en el descanso de los partidos, al menos dos litros; sudo mucho y hay que recuperar rápido". "Los toros me encantan..., pero desde la barrera. Tuve una vena torera hasta los ocho años y toreé vaquillas y admito que fue un choque. Mi abuelo y mi tío por parte de madre fueron toreros en Colombia; los dos se llamaban Joselillo de Colombia; de ahí mi afición. Sorprendidos aún por la afirmación del colombiano, la conversación deriva hacia la ciudad y el ambiente que se respira en torno al Racing: "Poco a poco voy conociendo la ciudad que me parece muy cómoda, pequeña y manejable. Tiene mucha vida y eso me gusta. De la región conozco menos. Desde que llegué no noté que la gente estuviera muy afectada. Un equipo, si tiene a su afición, es diferente. Ante el Real Madrid eran pocos y se notaba su apoyo. Ese pesimismo no lo he palpado tan exageradamente. Espero que sea porque está cambiando y eso será bueno para todos". La interesante charla con Bernardo llega a su fin. El central, con el título de traductor de inglés y francés, con dos cursos en Dirección y Administración de Empresas, al que le encanta estudiar y con fama de casero (vive con sus padres aquíGi?o, se ha ganado la confianza de Héctor Cúper para ocupar el eje central de la defensa. En las dos ocasiones que ha tenido no ha desentonado y espera seguir contando para el argentino. ¡Suerte, maestro! Fuente: As
Publicado por Castro2 @ 18:59 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario