Viernes, 23 de septiembre de 2011

Jairo 'Fue empezar a jugar y adiós a los nervios'

Aparentemente, al hablar con él, es como si nada especial hubiera pasado. Jairo Samperio, de apenas 18 años, no parece que haya debutado como titular en El Sardinero con el equipo de su tierra, ante el Real Madrid y que fuera elegido por muchos como el mejor futbolista del partido. No parece que haya dejado colgado tras un regate al lateral de la selección brasileña o que haya tumbado en carrera, hombro con hombro, a un tipo llamado Cristiano Ronaldo. La timidez y la falta de costumbre de un chico que aún no tiene carnet de conducir. Su teléfono no hace más que sonar. Y confiesa haber leído El Diario Montañés a primera hora. «Me lo trae todos los días el panadero». Por su descaro, por su valentía, por su trabajo... Por esas cosas, Jairo es ahora una de las alternativas que ya baraja Cúper. Al acabar la entrevista, su madre le espera para llevarle en coche a casa...

-Ayer le habrán llovido las felicitaciones...

-Sí, la verdad. Me ha llamado mucha gente y se agradece. No ha dejado de sonar el teléfono y también los compañeros me han dado la enhorabuena.

-Cuando uno sueña con el debut lo pinta exactamente como ha sido el suyo...

-Sí. Yo siempre soñé con debutar algún día en El Sardinero. Es el sueño de todo niño de Cantabria que empieza a jugar de pequeño. Pero, si te soy sincero, no lo soñé jugando contra el Real Madrid y, además, saliéndonos las cosas tan bien.

-¿Y está satisfecho?

-Claro, cómo para no estarlo. Estoy muy contento por el resultado del equipo, porque para nosotros es muy importante, y también porque me salió un buen partido.

-¿Ya le ha dado tiempo a asimilar todo lo que puede suponer para usted algo como lo del miércoles?

-Estoy en ello, tratando de asimilarlo. Todo pasa muy rápido, pero, al día siguiente, cuando te llama tanta gente es cuando piensas que algo diferente ha pasado. En principio, tú sales a jugar, que es lo que tienes que hacer, y sólo te preocupas de eso. Pero luego, un día como hoy, te das cuenta de más cosas.

-¿Cuando se enteró de qué iba a ser titular?

-Una hora antes de salir en autocar para el estadio. El entrenador da la charla como siempre y ahí es cuando escuché mi nombre y también lo vi escrito en la pizarra. En ese momento, me puse muy contento. Me entraron los nervios y también las ganas de que empezara el partido cuanto antes.

-Y, sin tiempo, al estadio. En el autobús se le tuvo que pasar de todo por la cabeza...

-Me felicitaron los compañeros, me aconsejaron que estuviera muy tranquilo y que hiciera lo que sé. No se me pasó nada en concreto. Sólo que quería aprovechar la oportunidad. Lo que hubiera pensado todo el mundo.

-¿Cuál fue su primera visión ya en el estadio? ¿Hay algo que se le haya quedado grabado?

-La afición animando desde el principio, antes ya de empezar. De ahí, de ese momento, recuerdo que tenía muchas ganas de jugar y de que todo empezara. Pero intenté aislarme un poco del ambiente. Traté de estar concentrado en lo mío.

-Cuando tocó el primer balón no le temblaron las piernas...

-En cuanto empezó a rodar la pelota me empecé a encontrar más cómodo. Creo que el primer balón que toqué fue el que me fui de Marcelo por la banda. Era un partido muy importante para nosotros y el público lo vivía. Se notaba.

-¿Habló con los jugadores del Real Madrid? ¿Intimida tener cerca a tipos como Cristiano Ronaldo?

-Durante el partido no da tiempo a hablar con nadie. Todos estamos a lo nuestro. Los jugadores del Madrid discutían entre ellos de vez en cuando. Se decían los unos a los otros que se levantaran pronto para no perder tiempo. Al acabar el partido sí que hablé con Marcelo y Casillas me felicitó. En la carrera que tuve con Ronaldo me di cuenta de que es como un toro. Alto, fuerte y rápido.

-Y su paisano Juanjo Cobo hizo el saque de honor. Cabezón está de moda...

-Sí, la victoria de Juanjo Cobo en La Vuelta nos ha hecho internacionales. Estos días ha sido la leche. El pueblo estaba en la calle. Yo vivo en la urbanización 'El Concejero', al lado del Barrio de La Pesa, así que le conozco. En Cabezón nos conocemos todos. Estuve el día que le hicieron el homenaje.

-Del Juvenil al primer equipo. ¿Va muy rápido?

-El año pasado ganamos la Liga con el Juvenil de División de Honor. Nos fuimos de vacaciones y pensé que, como mucho, me tocaría hacer la pretemporada con el filial. La pretemporada con la primera plantilla empezó el 11 de julio, mi cumpleaños, y días antes me llamaron para ir a Alemania. Fue una sorpresa, pero pensé que este año era una oportunidad muy importante para los canteranos. Debía aprovecharla y trabajar a tope para ganarme la confianza del entrenador.

-La cantera es eso que se utiliza cuando no hay dinero...

-Sí, se usa un poco por obligación cuando no hay mucho dinero. Para nosotros es un buen momento. Cuando fui a la pretemporada no habían llegado fichajes y los jóvenes vimos que había una oportunidad de luchar por un hueco. Trabajas motivado porque ves posibilidades.

-Y llega Valencia y a jugar unos minutos. Fue distinto, ¿no?

-Sí. Aquel día salí con unos nervios de escándalo y en El Sardinero fue empezar el partido y adiós a los nervios. En Valencia entré con 2 a 3 ganando, pero con el partido loco. El primer balón que toqué se me fue el control.

-¿Qué pensaría si el domingo no juega y si le mandan a entrenar con el filial?

-Estoy tranquilo. Estoy jugando bien en el filial y lo del miércoles es como un premio. Las cosas están saliendo y yo lo que quiero es convencer a los entrenadores. Lo más importante es trabajar para que te den la continuidad.

-Venga, termine la frase: Jairo es un futbolista...

-No sé, es difícil. Creo que soy un jugador rápido, que saca buenos centros, con gol y que debo mejorar en el remate de cabeza.

-Y racinguista de pura cepa...

-Sí. Empecé a jugar en Cabezón, en la Textil, y en infantiles llegué al Racing. Me ofrecieron ser recogepelotas y lo hice encantado. Fue el año en el que jugaba Serrano, Antoñito, Damiá, Alfaro... Estaba Piqué en el Zaragoza. El año pasado fue bonito en el Juvenil.

-¿Cómo es Cúper?

-Un entrenador muy exigente, con mucha experiencia y que le gusta que sus equipos muerdan.

-¿El futuro?

-Veo al grupo muy centrado en sacar el año adelante. Salvaremos la categoría, que es el objetivo. De lo demás, Ley concursal y esas cosas, no tengo mucha idea. En el vestuario no se habla de ello, así que yo no pienso mucho.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:23 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario