Jueves, 22 de septiembre de 2011

UN PUNTO DE ILUSIÓN

La visita del Real Madrid olía a funeral en los muchos asientos vacíos de los Campos de Sport y al final resultó una fiesta de reencuentro entre la afición y el equipo. Un gran suspiro de alivio y un punto de ilusión después de 95 minutos de tensión y de coraje frente a la vulgar 'galaxia' blanca. Si no tenemos un equipo de calidad, por lo menos que demuestre vergüenza torera. Se gana, se pierde o se empata, pero ni un sonrojo más como del Calderón.

Lo mínimo es lo que vimos anoche: actitud, concentración, sacrificio, solidaridad. Tziolis se animó pronto a disparar a puerta, Francis y Christian acosaron a sus pares y hasta subieron un par de veces hasta la raya, Álvaro -un cacique en la zaga- le metió el cuerpo sin complejos a Benzema, como Bernardo a Cristiano, el chico guapo, rico y con 'peineta' que pasó tan desapercibido como sus compañeros, de no ser por los silbidos. Jairo le puso desparpajo, Diop se batió el cobre, Ariel y Stuani desaprovecharon alguna ocasión por su gran lentitud y Serrano probó la categoría de Casillas en la mejor ocasión del partido. Todos los demás dieron lo que tienen.

Fuera de la gran alegría de anoche, la situación es esperpéntica: Acosta no puede jugar tres partidos consecutivos por prescripción facultativa. Munitis, renqueante, quiso llegar pero sólo le alcanzó para un ratito. Arana se da cuatro carreritas en dos partidos y se rompe. Ahí entra Serrano, dos temporadas casi inédito por dos lesiones gravísimas. Colsa, operado en el verano, se acaba de incorporar al trabajo en grupo, Kennedy y Torrejón convalecen sin apuro. El campeonato acaba de empezar, pero el Racing no parece que venga de una cuidadosa pretemporada sino de la guerra del Vietnam. Lo peor es que este panorama ya se conocía y no se ha puesto remedio.

Ahora hay que tirar con lo que hay. El partido de anoche supone un plus de crédito para Héctor Cúper. Frente al Atlético no estuvo fino, pero ha sabido hacer cambios, recuperar el espíritu y mejorar la autoestima y el rendimiento del equipo en 72 horas. La experiencia y la presencia de ánimo del técnico argentino es un valor importante para este Racing tan precario. El domingo, otro examen en Gijón.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:56 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario