Domingo, 18 de septiembre de 2011

A Madrid, con todo

El punto de Cúper no es el que sumó frente al Levante. Sus victorias no están en la tabla. El argentino piensa rápido y trabaja con la misma celeridad. Porque, sin tiempo, ha dotado al entorno de un factor que estaba pidiendo asilo político en cualquier lugar que no fuera Cantabria: la confianza. Ahora, los taxistas de Santander ya no dicen «este año no nos salva nadie». Han cambiado la frase por un «menos mal que está Cúper». Y ya se verá... Porque el Racing más limitado de la historia reciente tiene una idea de juego, un esquema, un orden y hasta parece un equipo (pedir espectáculo parece rizar el rizo con lo que hay). Mérito de Héctor 'Súper'. Por eso, hasta alguno piensa «¿y por qué no?» cuando escucha comentar al argentino que contra el Atleti y el Real Madrid, él piensa en seis puntos. Imposible hace un mes. Al Calderón (hoy, a las 18.00 horas) va con todo.

El míster se anticipa. Es fácil el augurio de plantarse en la quinta jornada en el farolillo rojo dando por hecha una derrota en la doble jornada 'madrileña'. Antes de que se lo pregunten, él responde y suelta el órdago: seis puntos y no salir a defender ante el Atleti. Y no se le han oído quejas ni tópicos por el momento. Podría tener motivos. Entre otros, las lesiones no le han permitido aún definir cuál es su verdadero once. Sin ir más lejos, hoy no contará con Colsa, Torrejón, Kennedy, Munitis y Diop (este último, por sanción). Cinco teóricos titulares en una plantilla no sobrada de efectivos. Pero Cúper prefiere hablar de las dificultades en las que quiere poner al Atlético. De unas debilidades que existen en el rival, pero que el entrenador no quiere desvelar.

Los chicos de Cúper han entrenado a puerta cerrada sus estrategias para hacer daño a un equipo que, como siempre a estas alturas, construye expectativas. Es cierto que el equipo de Manzano tiene muy buena pinta. Diego ya manda en el Manzanares y Falcao estrenó esta semana su cuenta. Turan, Tiago, Reyes, Adrián... Buen equipo. Pero en la tabla clasificatoria, esa plantilla prometedora lleva los mismos puntos que la humilde lista de jugadores del Racing.

Ambos equipos perdieron con el Valencia tal vez sin merecerlo y sacaron su punto de un empate en casa. O sea, que el rendimiento de verdiblancos y colchoneros no ha estado tan lejos por ahora. Es una realidad a la que aferrarse para ser optimista.

Habrá que mejorar cosas. «Cosillas», como apunta el míster. Los niños centrales de los que ha tirado el míster se empezaron a hacer hombres ante el Levante. Osmar mostró menos debilidades y Álvaro mantiene esa prometedora línea que prosigue la saga de centrales jóvenes que se han forjado un nombre en El Sardinero (Mellberg, Garay, Marcano...). El juego aéreo fue un problema en la primera jornada y tendrán que cuidarlo en el Manzanares. El 'tigre' Falcao no es alto, pero recuerda en sus saltos a rematadores de mérito como Iván Zamorano. Sin Diop, por el centro, alguien tendrá que llevar a cabo una contención que no deje pensar a Diego. A Tziolis le puede llegar pronto y la velocidad no es su fuerte. Ahí puede haber un problema.

En punta

Eso, en cuanto a la defensa (en la que tendrán que colaborar también los extremos). Pero en ataque también hay 'cosillas'. Stuani dejó buenas intenciones en su primera aparición, pero no remató a puerta. A Arana le faltó llegada y la presencia de futbolistas en área contraria no fue muy numerosa. Sólo Acosta. Acosta contra todos. El argentino debe multiplicarse para robar balones, hacer la jugada y rematarla. El pequeño jugador es otro de los elementos que ha cimentado esa confianza que ha ganado el equipo. Pero necesita de colaboración. Más cuando resulta evidente que la línea más vulnerable del Atleti es esa defensa en la que abundan jugadores fantásticos de 89 minutos, pero desastrosos en uno (Perea es el mejor ejemplo de ello). Lautaro necesita un poco de frescura para aprovechar ese error que siempre llega en la zaga colchonera y más cuando han jugado un partido importante esta misma semana.

Tal vez su mejor aliado pueda ser Luque, el reducto de la ilusión de la afición cántabra. Se lo ganó el año pasado. Si a la grada de El Sardinero le preguntaran qué jugador tienen ganas de ver triunfar, su nombre sería el más repetido. Es de la casa, es rápido, es atrevido y hace algunas cosas de las que se van a ver poco este año. A la sombra de Giovani, hace unos meses, el torrelaveguense dotó al fútbol del Racing de una 'electricidad' que ahora sólo pone Acosta. Hoy debe demostrarle a Cúper que tiene 'ese algo' que hace falta y que su aspecto enclenque no es un problema. Verle en acción es uno de los grandes alicientes de esta tarde.

Acosta, Luque, Álvaro, Cúper... Todos se aferran al 'efecto Valencia'. A ese partido lleno de carencias y de inexeperiencia, pero que dejó un poso de esperanza. Eso sí, con mejor resultado.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 12:12 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario