Viernes, 16 de septiembre de 2011

Serrano apunta al once tras 17 meses lesionado

El mundo del deporte, en general, y el del fútbol en particular, ofrece siempre muchas anécdotas. Unas veces con la visión de escenas degradantes, poco edificantes y nada educadoras pero, en otras, en la mayoría, con algunas historias que acaban con final feliz. O, al menos, ese es el deseo del protagonista de hoy. Óscar Serrano (Blanes, Girona, 30 de septiembre de 1981) lleva muchos meses viviendo un auténtico calvario.

El 25 de abril de 2010, el gerundense sufrió una grave lesión durante el partido frente al Villarreal. A Serrano se le diagnosticó una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda de la que fue operado el 3 de mayo, colocándole una pieza procedente de su propio tendón rotuliano. En su regreso a los terrenos de juego, el 12 de diciembre de 2010, después de siete meses y 17 días de lucha, el catalán marca el único tanto del Racing ante el Mallorca, dándole la victoria (0-1). Pocas jornadas después, el 10 de enero de 2011, recae de la misma lesión, en un partido frente al Sporting. El 18 de enero vuelve a ser operado del ligamento cruzado de la rodilla izquierda. Al jugador, en esta ocasión, se le coloca una nueva plastia del recto interno y semitendinoso de la pierna izquierda. Ahora, después de 17 meses de lucha, de duro entrenamiento, de soledad, quiere ver la luz al final del túnel.

Más duro. Y que mejor ocasión que el reencuentro con Las Tertulias del Gambrinus para que Serrano, en la tercera oportunidad que acude a las charlas, cuente las sensaciones que tiene, sus deseos, su ánimo de cara a la presente temporada y sus objetivos:

"Cada vez pienso menos en la rodilla y más en jugar pero sí es cierto que tengo que buscar de nuevo sensaciones. Llevo más de un año sin jugar y cuesta mucho entrar en la dinámica. He perdido un poco de masa muscular y, según me han comentado los médicos, tiene que pasar un año para volver a recuperar el tono idóneo. Cuando sufres lesiones de este tipo, y más si son dos veces seguidas, te fijas en otros profesionales que lo han padecido. En mi caso, la segunda vez que me lo rompí, la recuperación ha sido más sostenida. La primera vez fue más a tirones y había días que no sabías si avanzabas o no. Pero, en la segunda oportunidad, el tema psicológico fue más duro que el dolor de la rodilla. Llegué a pensar que no me iba a poner otra vez las botas. Me operé y no tenía las ganas de recuperarme de la primera vez. Estaba hundido psicológicamente".

Ahora llega el Atlético de Madrid y Óscar Serrano lo tiene claro. ¿Hay más ganas o miedo de ser titular?:

"Lo que quiere es jugar y ponerme al 100%. Físicamente me encuentro bien. Pero entrenar solo, luego con el grupo y más tarde jugar, no se parece en nada. Notas hasta los cambios de tiempo y tampoco sé si estaré para los 90 minutos. Ahora, si tengo que jugar, ya saben como soy. Si el míster lo estima conveniente, estaré. Creo que el equipo está bien para hacer algo bueno ante el Atleti. Ellos son buenos, pero también tienen que acoplarse. Ahora mismo, Reyes parece su jugador más determinante. Falcao no es Kun; es rematador, pero Kun es más peligroso. Forlán y Kun ya han demostrado todo y los que están ahora lo tiene que demostrar, aunque son muy buenos" .

Los boquerones con pan de cristal, la ensalada de guacamole, langostinos y nabos, el rodaballo relleno de marisco con crema de oricio y la tarta pasiega con mousse de maracuyá que nos ha preparado Miguel Martín ya se han quedado atrás. Ahora hay tiempo para hablar de muchos temas (futuro, cantera, Alí, Cúper, Liga, deudas, Ley concursal...)

Futuro. Este es su último año en el Racing después de siete temporadas en Primera División (ocho si se suma la del Espanyol) y 200 partidos disputados. ¿Tiene motivación?

"El nuevo contrato, si viene, ya vendrá. No pienso en ello. Estaré, por primera vez en esa situación. Habrá que pensar en cómo está la rodilla, qué contrato me ofrecen y la situación del club. De no haber tenido lesiones lo hubiera vivido de otra manera, pero la verdad es que me la juego este año y mi deseo es seguir jugando al fútbol, si no es aquí en otro sitio".

Cuando se le pregunta por la cantera se le iluminan los ojos y se acuerda de sus inicios:

"Son jóvenes, buenos y con hambre. Me acuerdo de hace ocho años en el Espanyol, cuando Lotina me llamó en pretemporada. Luego ya no bajé. Los de aquí, sobre todo Álvaro, me recuerdan ese camino".

Cuando le mencionas a Héctor Cúper, también lo tiene muy claro:

"Cada año de los que he pasado aquí he tenido a uno o dos entrenadores y nunca he llamado a un compañero para que me diga cómo es el técnico; me gusta verlo por mi mismo. A la gente le puede parecer distante. Para mí no lo es".

Tiene también un amargo recuerdo de Alí, de sus andanzas en el Racing y de la tan traída y llevada Ley concursal:

"Cuando bajó al vestuario para decirnos que ya nos había pagado a mí no me dejaban entrar; sus guardaespaldas no sabían quien era y tuve problemas para poder acceder. El año ha sido duro pero he pensado más en la rodilla que en el dinero que me deben. Me lo tomo con filosofía, aunque me cabree mucho no cobrar por mi trabajo. Lo que sí tengo claro es que el comportamiento de esta plantilla ha sido ejemplar y muy profesional".

La conversación termina y los temas de actualidad quedan para el final:

"¿Esta temporada? Será como todos los años. Tendremos que apretar los dientes y luchar con otros 9 o 10 equipos y, sobre todo, hacerte fuerte en casa, juegues con quien juegues. Madrid y Barça juegan otra Liga aparte. Ningún otro equipo tiene opciones de ganar. Habrá cuatro, cinco o seis equipos para luchar por las plazas europeas y los demás para no bajar. Ahora mismo están los dos muy bien, pero quizás el Barça tenga ventaja. Se conocen todos desde hace muchos años y eso cuenta".

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 19:30 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario