Martes, 13 de septiembre de 2011

Llega la hora de Tziolis

Tziolis y diez más. A estas alturas la alineación para el Calderón ya tiene una cosa clara, que pivotará en torno a la aportación del griego en el eje del equipo. Lo que parecía una decisión segura a medio plazo, la titularidad del último fichaje del equipo, se va a adelantar por la segura sanción de Pape Diop que le impedirá continuar frente al Atlético su buena racha de juego.

Héctor Cúper no ha visto jugar demasiado a Alexandros Tziolis ("ustedes le conocen más que yo" dijo el domingo en rueda de prensa), pero la primera impresión que le ha causado el ex del Siena es magnífica: "Su aportación va a ser muy buena para este equipo. Tiene mucho criterio, mucha sabiduría para jugar, mucha tranquilidad también. Seguramente va a ser un jugador importante". Los primeros entrenamientos han confirmado al míster racinguista todo lo que le había adelantado Juanjo González, máximo valedor del fichaje del griego.
Números.

La estadística del griego en el Racing, sin embargo, no responde a las expectativas despertadas en su entrenador ni a la confianza que genera tantos en sus compañeros como en el entorno racinguista. Los números no son ni demasiado elevados (lastrados, obviamente, por la grave fractura de tibia que padeció jugando con su selección la pasada temporada) ni demasiado brillantes: 12 partidos jugados, con tres victorias (2-0 al Zaragoza, 2-3 en Alicante y 2-1 al Atlético de Madrid); tres empates (1-1 en Sevilla, 1-1 con el Valencia y el 1-1 del domingo frente al Levante); y seis derrotas (0-3 ante el Barça, 1-0 en Valencia, 0-1 contra el Getafe, 2-0 en Villarreal, 2-1 en Gijón y 1-2 frente al Athletic).
Kennedy, muy mejorado, debe llegar al Calderón

La alarmante cojera que mostraba Kennedy Bakircioglü en las jornadas del jueves y el viernes, después de haber sido infiltrado el miércoles con factores de crecimiento para intentar cortar de raíz la tendinosis que padece en uno de sus tendones de Aquiles, prácticamente ha desaparecido. Un tratamiento con esa técnica lleva aparejado, irremediablemente, 48 horas de fuertes dolores, pero una vez superado ese calvario la mejoría debe ser notable. Así está sucediendo. El plan previsto es que entre hoy y mañana se entrene a un ritmo menor al de sus compañeros y que el jueves pruebe a entrar en el grupo. Tampoco preocupa el estado muscular de Lautaro Acosta, pese a que acabó con los gemelos contracturados el partido del Levante. Jugará en Madrid. Más lejana está la vuelta de Colsa y Torrejón.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 18:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario