Lunes, 12 de septiembre de 2011

Demasiados asientos vacíos

Que la gente va cada vez menos a los estadios para ver los partidos de Primera División es una realidad. Y que el Racing cuenta esta temporada con menos seguidores en las gradas, es una obviedad que se pudo comprobar ayer en los Campos de Sport de El Sardinero. Y eso que era el debut liguero en casa. Ni la presencia de Cúper en el banquillo, ni los refuerzos, ni la importancia de los tres puntos en juego sedujeron a los aficionados para dejarse ver y animar al equipo.

Excusas puede haber muchas. Que sí hacía buen día para disfrutar de la playa, que si Cobo se estaba jugando la Vuelta a España, que si el horario era demasiado temprano... Lo cierto es que las 'calvas' dominaron la mayor parte de las zonas del estadio. Incluso en las acotadas para los periodistas. Aunque esto último tiene fácil explicación. Las radios no pudieron entrar a El Sardinero y si por si alguno se las ingeniaba para hacerlo, se encontró con que las cabinas desde donde se retransmitían los partidos hasta la temporada pasada estaban cerradas con llave. Por cierto, ni el palco se llenó. Estuvo más vacío de lo habitual. Eso sí, lo que se vio fueron algunas caras nuevas. Como la de los integrantes del nuevo Gobierno regional. También acudió el anterior propietario, Jacobo Montalvo, que no quiso perderse el partido.

Con este panorama, los que, sin duda, más esfuerzo hicieron para apoyar al equipo fueron los espectadores ubicados en la denominada 'Gradona de los Malditos'. No dejaron de animar ni un sólo minuto, cantando, saltando e invitando al resto de los presentes a que les acompañaran. Según explicó el Racing en un comunicado, en total fueron 10.500. Una cifra no elegida al azar y eso que, «por un fallo técnico en los tornos», el club verdiblanco no pudo facilitar el número exacto. Duro trabajo el de los técnicos de los accesos que los debieron contar a dedo y uno a uno.

Tarde de ovaciones

Pero los aficionados que apostaron por el Racing fueron agradecidos con su equipo. Sobre todo, con Pinillos que se llevó una de las ovaciones más grandes de la tarde. Saltó al césped minutos antes de que Undiano Mallenco pitase el inicio. Sin duda, era justo que recibiese el cariño del respetable tras su retirada como futbolista en activo. Aunque el riojano, también estuvo sólo en el césped. Nadie le acompañó al centro del campo. Tampoco se llevó una placa de recuerdo. Pero a 'Pini' le da igual, porque nadie le podrá quitar los aplausos del respetable. El resto de ovaciones se las repartieron, a partes iguales, Serrano (en su reaparición), Tziolis (por haber elegido al Racing otra vez), Acosta (por el partido) y Juanjo Cobo (por su hazaña).

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:24 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario