Jueves, 18 de agosto de 2011

'Que solucionen su pasado, me den el club y cojan su dinero', dice Alí

«Lamento lo que está pasando y estoy triste por la situación que atraviesa el equipo. No hay necesidad, porque yo tengo dinero para invertir». Ashan Alí Syed mantiene su discurso y sus pretextos. El empresario indio ofreció una entrevista a la revista 'Vanity Fair' en la que vuelve a negar que pretenda -o que haya pretendido- usar el Racing para venderlo al mejor postor. «Yo quiero el club para mí y para mi familia», pero ejercerá de propietario cuando entienda que puede hacerlo: «No pagaré si no tengo el club. Sólo lo haré cuando sea el dueño. Lo único que digo es que solucionen ese problema con su pasado (en alusión a los antiguos socios de Jacobo Montalvo), me den el club y cojan su dinero».

Syed pasó dos días en Bahrein junto al periodista de la publicación, que también se entrevistó con Miguel Ángel Revilla. «Si ves a Alí, dile que el expresidente de Cantabria está muy enfadado con él, porque me mintió», le comentó el líder de los regionalistas. Revilla recordó algunas de las grandes promesas del presunto inversor. «No recuerdo esa conversación», responde un Alí incómodo ante las preguntas sobre su pasado y las denuncias llegadas desde Australia y Nueva Zelanda. «Vengo del sur de la India, de Hyderabad. Allí crecí. Estudié Derecho en Bangalore y empecé a hacer negocios», contesta en torno a sus orígenes familiares, que sitúa en el ámbito de la «agricultura y el negocio inmobiliario». «No diría rico. Diría un hombre de negocios. Todos, ricos o pobres, hacemos nuestro trabajo para vivir», asegura cuando le interrogan sobre su súbita fortuna. Es más, Alí pone cifras a su volumen actual de negocio: «WGA tiene, según el ejercicio 2010, 820 millones de dólares».

En el reportaje, que se publica hoy mismo y que repasa su irrupción en Santander y lo ocurrido desde entonces, se hace referencia a dos de los últimos episodios de la 'trayectoria' de Syed. Cuando se habla de las presuntas denuncias en India, Alí saca su lado más irónico: «En la India me conoce todo el mundo. ¿Quieres viajar allí y comprobarlo?». Una actitud que se repite ante las noticias de los embargos de sus cuentas en Suiza y Bahrein. «Mira a tu alrededor. ¿Tú crees que me han embargado?», apunta ante sus oficinas y el lujo que le rodea.

Muchas dudas

Un lujo en entredicho, ya que el reportaje pone más que en duda algunos aspectos de los que Syed ha presumido siempre. La veracidad respecto a la propiedad de los caballos que suele enseñar, la cantidad de dinero en sus cuentas bancarias (sólo 5.000 euros en Bahrein) o sus intenciones de irrumpir en el mundo del automovilismo. Hasta su vínculo con la familia real del país, ya que se asegura, por ejemplo, que no es uno de los invitados al palco real en el Gran Premio de Fórmula Uno.

Syed confiesa que el Racing ha hecho su vida «más frenética» y define como «empresarios con ganas de vengarse» a quienes le han denunciado por presunta estafa. «¿Por qué siempre nos atacáis a los ricos? ¿Por qué me atacáis a mí y a gente como Ecclestone o Abramovich?», cuestiona al reportero. «Si hay diez casos de empresarios que se quejen, me corto el cuello», llega a decirle, aunque no insiste cuando el periodista le detalla las denuncias.

«¿Promete aún invertir 50 millones en el Racing?», le cuestionan. «Invertiré lo que mi bolsillo me permita». Más llamativa es la declaración de un directivo de la Premier League preguntado por el frustrado intento de comprar el Blackburn: «No habría pasado nuestros controles. Si desde el Racing nos hubieran consultado, tal vez habrían podido evitar su situación actual».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 17:59 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario