Domingo, 31 de julio de 2011

AL? SYED, EL DUE?O EN LA SOMBRA

El nombre de 'Al?' escuece. No se pronuncia demasiado fuerte. Como si al decirlo se corriera el riesgo de volver a ver aquella corte de Mercedes blancos que el empresario utiliz? para representar su papel de magnate. Nadie le trajo y todos parecen dejarle de lado al hablar del presente y del futuro. Pero, a d?a de hoy, Ahsan Al? Syed figura en el registro de accionistas del Racing como propietario de m?s de un 99% de los t?tulos del club y en su ?ltima visita a Santander tom? posesi?n de un puesto en el consejo de administraci?n de la entidad. Acorralado por las denuncias que le llegan desde medio mundo, con sus cuentas bloqueadas y cada vez m?s solo, el ?hombre sabio? espera su turno desde un rinc?n para decir su ?ltima palabra. Y es que nadie est? dispuesto a gastarse casi cinco millones de euros a cambio de nada.

Sus ?ltimas palabras conocidas fueron de queja. Las pronunci? para los periodistas de la agencia de noticias econ?micas y financieras Bloomberg, propiedad del alcalde de Nueva York y con una notable influencia en los mercados de capitales. Se quejaba el 18 de julio de que se enter? con un solo d?a de antelaci?n de la marcha de Marcelino y conoci? el fichaje de H?ctor C?per por la prensa. Cada d?a consulta la web de El Diario Monta??s y recibe un dossier de prensa desde Espa?a. ?No puedo dirigir as? un equipo?, dec?a. ?No puedo seguir invirtiendo en el club mientras mi propiedad se discute. A d?a de hoy, ni siquiera me consultan?.

Es el mundo de Al?, en el que las noticias que ponen en entredicho sus negocios le convierten en v?ctima de ?un caballero que no est? contento con nosotros? y las que califican su origen multimillonario como -en el mejor de los casos- una fantas?a, se deben a que en India hay 1.200 millones de habitantes y ?no nos conocemos todos?. Esa nebulosa que rodea cada paso de su vida ha dado lugar a cientos de teor?as urbanas y rocambolescas en Cantabria. Desde la de personaje inventado por el anterior Gobierno con fecha de caducidad electoral hasta el de actor pagado para fingir el papel de supermillonario. Lo cierto es que la 'fachada' se rompi? en pedazos demasiado pronto. Ni su s?quito de guardaespaldas, ni los coches. Cuando empez? a incumplir pagos un grupo de estudiantes espa?oles se lo encontr? en Eurodisney con su familia. Estaba solo, sin esos 'imprescindibles' guardaespaldas a la vista (tambi?n ellos le denunciaron por impago).

Se cierra el cerco

Y no es un individuo infeliz con Western Gulf Advisory quien levanta su voz solitaria de queja ni India es tan grande como para que quienes han sentido la curiosidad de saber algo m?s sobre el flamante comprador de un club de La Liga no hayan podido encontrar los miles de millones que ocultaba su familia, ya perfectamente identificada. Lo que ocurre, simplemente, es que el cerco se aprieta inexorablemente sobre lo que se considera ya un presunto fraude internacional con or?genes siniestros.

Los medios indios le han asociado a dos personas con problemas con la Justicia de aquel pa?s. La primera es un gur?, o 'swami', conocido internacionalmente y procesado por fraude de nombre Hasan Ali Khan, encarcelado mientras se investiga una posible evasi?n de capital de 8.000 millones de d?lares -la misma cantidad que Al? dice administrar en su fondo familiar-. La segunda investigaci?n period?stica coloca su nombre junto al de un traficante de armas llamado Adnan Khashoggi.

La detenci?n de Al? Khan se produjo en marzo y la coincidencia de las investigaciones indias sobre sus fondos en bancos suizos con los aparentes problemas de liquidez de Al? Syed es llamativa. Porque, a diferencia de lo que ocurre con su operaci?n en el Racing, que, adem?s de crear problemas legales y econ?micos al club, es en principio una forma absurda de arrojar dinero, el otro negocio de M?ster Al? consiste en no soltar un duro. Keith Johnson y Gary McNabb son dos v?ctimas del supuesto fraude que han decidido romper las cl?usulas de confidencialidad de sus contratos y definir al empresario como un timador. Ellos son los protagonistas de los pleitos judiciales contra el fundador y directivo de WGA. McNabb es un multimillonario neozeland?s que, para desarrollar un complejo tur?stico y residencial, lleg? a un acuerdo de pr?stamo con Al?.

Pag? sus comisiones por adelantado, como siempre exige WGA, pero el pr?stamo nunca lleg?. Contrat? al detective privado y abogado Mark van Leewarden, quien logr? en mayo la congelaci?n de dos cuentas de la empresa en Suiza, ha denunciado a Al? por fraude en Z?rich y ha pedido a la Oficina de Fraudes Graves de Auckland que invoque la mutua asistencia legal entre pa?ses para culminar su persecuci?n.

Keith Johnson, constructor australiano, tampoco recibi? nunca el pr?stamo que siempre est? a punto de llegar (como la famosa transferencia a los jugadores del Racing). Es la v?ctima de aquel pa?s que ha tomado la iniciativa y tras presentar querellas en Bahrein habr?a logrado tambi?n la congelaci?n de cuentas de WGA. Seg?n la prensa de Ocean?a, hay v?ctimas tambi?n en Alemania, Rusia, Malasia, Corea del Sur, etc.

?No tengo intenci?n de vender este club a nadie?, dec?a Ali Syed en su conversaci?n con los periodistas de Bloomberg. ?Quiero que este club sea un equipo reconocido seriamente en el mundo del f?tbol?. A Ahsan Al? Syed quiz?s ya no le sobre el dinero para cumplir tal ambici?n, pero no cabe duda de que le empieza a faltar tiempo.

N?meros y situaci?n

Y pese a que todas las partes implicadas en la historia del Racing de los ?ltimos seis meses dejan de lado al empresario al hablar del futuro, todos saben que, de alg?n modo, volver? a aparecer. Pern?a habl? con ?l por ?ltima vez hace algo m?s de un mes. Tras esa fecha han quedado en llamarse, pero no han vuelto a hacerlo. Esta misma semana se ha incumplido un plazo m?s de los pagos que se firmaron en Z?rich. Le tocaba cumplir con sus obligaciones el d?a 26 pero nadie esperaba que lo hiciera.

Seg?n fuentes del club, la operaci?n para hacerse con el Racing le cost? 4,8 millones de euros. En ese dinero se incluye el aval de Credit Suisse que ejecut? el Gobierno (1,5 millones), un pago de 1,4 millones de su cuenta con destino a Hacienda y otros 404.000 euros para cubrir una n?mina mensual del club. El resto es lo que pag? a Jacobo Montalvo y al Ejecutivo c?ntabro (y de lo cual ellos tuvieron que abonar su parte a los abogados que intervinieron). Es decir, pagos por cuenta del Racing, pero nada de capital invertido en las arcas del club. A cambio, figura en el registro como propietario (Jacobo Montalvo ha solicitado volver a ocupar ese lugar ante los impagos) y tiene un puesto en el Consejo (precisamente el que dej? vacante el propio Montalvo tras la venta), pero no tiene firma ni, en la pr?ctica, capacidad de decisi?n. Al? es un propietario oculto y acorralado con un discurso sin audiencia. Pero a?n no ha dicho la ?ltima palabra y es m?s que posible que lo haga cuando alguien quiera ocupar su puesto.

Fuente: El Diario Monta??s


Publicado por Castro2 @ 10:55 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario