Mi?rcoles, 27 de julio de 2011

Al? incumpli? ayer otros dos pagos: 2,85 millones

Al? Syed contin?a aumentando su estad?stica de morosidad: ayer vencieron los terceros plazos que deb?a haber abonado tanto a Dumviro, la empresa de Montalvo, como a Cantur por la compra de las acciones del Racing. No lo hizo. En el primer caso deb?a haber entregado 1,5 millones de euros y en el segundo, 1,35. Obviamente, no fue una sorpresa ya que a estas alturas nadie espera que el indio cumpla con sus obligaciones econ?micas.

De hecho, el propietario de WGA, t?cnicamente la poseedora del 99% de las acciones del Racing, no ha pagado a Jacobo Montalvo m?s que medio mill?n, el que entreg? a la firma del contrato, de los siete en que se fij? el precio de venta. Al Gobierno, a trav?s de su empresa Cantur, le pag? motu proprio s?lo el plazo inicial, ya que el segundo fue cobrado a trav?s de la ejecuci?n de un aval que, por cierto, no ha repuesto.

Ausente. La realidad hasta ahora del papel del asi?tico en el Racing es que ha puesto 5,5 millones de euros entre lo abonado a los vendedores, un pago a Hacienda de 1,4 millones y una n?mina de 450.000 euros que adelant? desde Suiza. A eso hay que sumar los numerosos gastos en viajes y fastos en los que incurri? durante aquellos cuatro meses de extravagancias y mentiras.

A cambio ha logrado ser el hazmerre?r del f?tbol europeo y gastar fama de estafador a nivel mundial. Lo curioso es que, al menos en este caso, a nadie le pidi? en Cantabria ni un euro. Su capacidad de influencia en el Racing es nula: Pern?a ("mis ojos, mis o?dos...") no le coge ni el tel?fono.
Al Gobierno de Cantabria ya no le caben dudas

Los asesores legales del Gobierno de Cantabria ten?an en las ?ltimas semanas una duda: saber si WGA era o no, t?cnicamente, moroso ante Cantur. Desde el 26 de julio esa duda se ha desvanecido. Lo es. La raz?n por la que los abogados discut?an el tema es porque, aunque WGA no abon? en tiempo y forma el pago, el dinero del segundo de los plazos acab? en las arcas regionales una vez que se ejecut? el aval de Credit Suisse que se adjunt? a la firma de los contratos de compraventa de las acciones. Era, al parecer, discutible que se le pudiera demandar entonces por impago. Ahora, s?. El problema es que hacerlo es una decisi?n pol?tica.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 18:53 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario