Domingo, 12 de junio de 2011

135 d?as de incertidumbre

De 'M?ster Al?' a Al? a secas. Del hombre ?rico y sabio? al ?mentiroso compulsivo?. De ?magnate indio? al ?mangante indio?. De la ilusi?n por ser ?el tercer grande de Espa?a?, a la decepci?n por el futuro incierto del equipo. Del espectacular s?quito de Mercedes blancos, al solitario taxi en el que lleg? al Sardinero por ?ltima vez. De los megaproyectos de inversi?n en Cantabria, al silencio m?s absoluto. De todo esto, es responsable el que sigue siendo m?ximo accionista del club, Al? Syed. Un m?rito que ha conseguido en s?lo 135 d?as. Al? Syed cumpli? su ?sue?o? el pasado 29 de enero cuando en el epicentro del racinguismo, los Campos de Sport de El Sardinero, firm? el contrato que le permiti? hacerse con el 80,38% de las acciones de la entidad. Una semana antes, Dunviro (antiguo due?o) y el propio Al?, a trav?s de su empresa WGA, anunciaron con sendos comunicados la compraventa del club. Eran tiempos felices y todos se frotaban las manos. El Gobierno porque se quita un peso de encima a cuatro meses de las elecciones (el cr?dito participativo que ten?a avalado Cantur); el presidente Pern?a porque encontraba, por fin, a un inversor con ?perras?, y los aficionados porque hallaron a su 'Salvador Al?'. Sin embargo, las dudas en torno a las intenciones reales de Syed, provenientes de Inglaterra, siempre acompa?aron a sus espectaculares apariciones por Cantabria: jet privado, una docena de Mercedes, escoltas de 'discoteca', suites en hoteles de lujo y tiendas que abr?an para que el siempre sonriente Al? gastara su dinero en ropa igual de cara que hortera. Pero daba igual. Eran buenos tiempos y todo le estaba permitido. No importa que llegara tarde, atascara la ciudad o se saltase los sem?foros en rojo. Despu?s de reunirse con el pol?tico de turno, todos sal?an encantados. Tres millones de euros para el Proyecto Comillas, 500.000 para otro solidario en Santander, hacer un estadio ?m?s c?modo? para los aficionados o patrocinar el Mundial de Vela de 2014 fueron algunas de sus promesas. Sue?os rotos En el plano deportivo, el indio tampoco ha cumplido nada. Ni los 50 millones de euros de inversi?n prometidos, ni los fichajes de relumbr?n con los que aterriz?, ni las promesas de pago a los futbolistas. Fue ?l mismo el que asegur? que el Racing ?nunca m?s iba a tener problemas econ?micos?. Lleg? en enero, un d?a antes de que se cerrase el mercado de fichajes de invierno, pregunt? qu? a qui?n quer?a la afici?n, le dijeron que a Zigic y lleg? a decirle a Pern?a que o le fichaba antes de que se cerrara el plazo o no presenciaba su primer partido en el palco frente al Valencia. Otro farol. Despu?s, lo quiso arreglar con el despido de Portugal y la llegada de Marcelino. A partir de aqu? todo han sido problemas y falsas promesas. Lo peor de todo es que la masa social que sigue al equipo se lleg? a ilusionar. So?aba con ser como el M?laga. All? s? que acertaron con su 'jeque'. Presumido Desde su llegada a Santander, Al? siempre ha presumido de ser rico. Dice que su primer mill?n lo gan? antes de los 18 a?os y que acumula una fortuna de m?s de 8.000 millones de euros. Incluso en una cena con empleados del club lleg? a presumir diciendo que ten?a m?s dinero que Emilio Bot?n. Puede que tuviera raz?n. Un viejo dicho de pueblo dice que el m?s rico no es el que m?s gana, sino el que menos gasta. Da igual, porque ya nadie le cree. En el Racing ya se han cansado de ?l y por eso las ?ltimas semanas est?n siendo intensas en la b?squeda de un nuevo inversor. Pern?a no lo oculta. El pasado martes, en compa??a del director general Roberto Bedoya, se lo traslad? a los medios de comunicaci?n. Al? est? al corriente y le da igual, porque ?l, durante todo este tiempo, ha estado haciendo exactamente lo mismo. Fue el mismo Pern?a el que confirm? que la familia real de Bahrein estaba detr?s de Al?. Tras echar un vistazo a la p?gina web corporativa del empresario indio, se puede adivinar la realidad de sus intenciones. Western Gulf Advisory se dedica a 'salvar' empresas al borde de la quiebra y despu?s venderlas previo pago, claro est?, de los intereses correspondientes. Y en eso est? el indio, que no se niega a vender su paquete accionarial ?siempre que me devuelvan el dinero?. Por eso, Pern?a est? convencido de que puede buscarle un comprador mucho antes que ?l. Mientras tanto, est? en juego el futuro de un club que roza los 100 a?os de historia y que conf?a en que no le abandone su 'mala' salud de hierro. Fuente: El Diario Monta??s
Publicado por Castro2 @ 23:46 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario