Domingo, 13 de marzo de 2011

Duro retorno a la realidad

A los cinco minutos de un partido cualquiera el futbolista ya sabe que no se siente c?modo. Todo va demasiado deprisa, le falta el toque, le molesta la bota y mira a su lado para encontrar en el rostro de su compa?ero la misma sensaci?n de malestar. Encuentra mil pretextos para entender que no es su d?a. Nada sale y, lo normal, es que, lejos de arreglarse, ese inc?modo fantasma se haga m?s evidente. Y eso es, precisamente, lo que le pas? al Racing en el Reyno de Navarra. Jug? un partido que nunca pudo ser suyo, dio facilidades, perdi? su identidad, cometi? errores infantiles y cay? con toda justicia ante un Osasuna que no necesit? demasiado. El peor d?a desde que volvi? Marcelino. Vuelta a la realidad y preocupaci?n.

Ni una defensa ordenada, ni unas l?neas juntas, ni frescura en ataque. Ni siquiera la esperada presencia de un Giovani convertido en determinante en las ?ltimas jornadas. Marcelino no opt? por el mexicano y volvi? a ?enga?ar? a los que pronostican su once. Poco o nada funcion? en el presunto campo talism?n. Apenas unos minutos trabados que recordaron a aquella victoria en Getafe o al empate heroico en Almer?a. Quince minutos de estabilidad.

Pero duraron demasiado poco. Y no fue a bal?n parado, como se predijo durante toda la semana. Lo cierto es que el esf?rico se movi?, y mucho, en la jugada del primer gol. Fue de la izquierda a la derecha, ingres? en el ?rea y encontr? dos inquilinos. Al primero se le fren? con dificultades, pero Kike Sola golpe? sobre la pierna de un Pinillos ya rendido para inaugurar la tarde goleadora. Demasiadas facilidades: al que pasa, al que recibe, al que falla y al que acierta...

El Racing inc?modo dej? a?n m?s patente su ?agobio? sobre el terreno de juego poco despu?s. A la contra, con su presunta idea de hacer da?o al rival, acabaron por rematarle. Robo en el centro del campo, bal?n a la espalda de la defensa y un penalti en el que Christian dio la raz?n a los que dicen que es peligroso dentro de su propio ?rea. El lateral se ech? sin remedio sobre la espalda de Sola. Clar?simo. El delantero, secundario habitual ante los estelares Pandiani y Arana, aprovech? sus minutos ante las ausencias de los habituales. Mendil?bar se frot? las manos cuando Nekounam la envi? pegada al palo. En poco m?s de veinte minutos el balance era ya desolador. Dos a cero, mal en defensa y nulo en ataque.

Sin reacci?n

La primera parte fue muriendo sin noticias. Los trescientos racinguistas que viajaron a Pamplona esperaban su turno en forma de reacci?n ante un rival que ya hab?a cumplido con creces sin necesidad de grandes cosas. Pero esa sensaci?n de venganza no se apreci? antes del descanso. Munitis, Kennedy, Rosenberg y Ariel ?llamados a llevar el peligro? participaron lo mismo en el juego que sus seguidores desde la grada. El argentino, al menos, dej? ver ese car?cter combativo que gusta, aunque sirva de poco. Colsa y Lacen apenas contactaron con el bal?n. Los laterales fueron superados y no supieron qu? tiempo hac?a en campo contrario. Y para colmo, los centrales ?muy especialmente Henrique? volvieron a mostrar su cara m?s habitual durante esta temporada.

El central brasile?o cometi? poco despu?s de volver del vestuario uno de esos errores imperdonables. El tercer gol se carg? de un plumazo el intento de Marcelino en forma de doble cambio durante el descanso. Giovani y Francis fueron su respuesta para intentar la remontada. Sin embargo, un bal?n inocente de Osasuna se resisti? a abandonar el ?rea verdiblanca. El barullo parec?a llamado a su fin cuando la bola qued?, c?moda, a los pies de Henrique a poco m?s de un metro de la l?nea de gol. El libro no escrito del f?tbol dice que la ?nica acci?n posible ante un caso similar es el despeje. Pero mientras Henrique decid?a qu? hacer y levantaba la cabeza, al ?viejo? Soriano no le hizo falta ser un h?bil ladr?n para robarle la cartera. Fue tan f?cil... Tres a cero.

El gol y nada m?s

Con todo ya decidido, un Racing carente mostr? su ?nico intento de revolverse con un latigazo de Rosenberg tras una buena recuperaci?n de Lacen. El sueco recogi? el servicio, se hizo hueco y sac? un disparo seco y ajustado que le sirvi? para anotar su sexto gol. Quedaban casi cuarenta minutos por delante para autoconvencerse de que la remontada era posible. Pero todos y cada uno de los jugadores que vistieron de blanco volvieron a sentir ese fantasma de la incomodidad.

Ni las carreras de Giovani, ni la entrada de un Diop descentrado, ni el perd?n del colegiado para la expulsi?n de Rosenberg (le perdonaron la segunda amarilla) consiguieron frenar la evidente carencia de argumentos. Hasta Osasuna se empe?? en darle una oportunidad a su rival al dejarse a un hombre menos por una tarjeta tan justa como infantil por una mano de Soriano para llevarse el bal?n en una contra. Mendil?bar debi? estar ?encantado? con la acci?n de su futbolista.

Pero con diez fue lo mismo que con once. S?lo un cabezazo de Rosenberg en la libreta de los periodistas. Un cuaderno con pocas notas, pero con una evidente preocupaci?n. El Racing ve de cerca el peligro al mirar la tabla y m?s a?n cuando esta semana repase el v?deo de su actuaci?n en Pamplona. Vuelven los fantasmas...

Fuente: El Diario Monta??s


Publicado por Castro2 @ 20:38 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario