Domingo, 13 de febrero de 2011

Alfombra roja de Palop a Marcelino

Marcelino Garc?a Toral se encontr? con un aliado inesperado en su regreso al banquillo del Sardinero. Andr?s Palop, otrora santo y se?a del Sevilla m?s ganador de la historia, regal? dos tantos y dio la puntilla a un equipo, el suyo, que luch? contra los elementos en un partido loqu?simo de dif?cil disecci?n.

Porque no puede haber m?s giros argumentales en tan s?lo 90 minutos. Y casi todos, por cierto, por dem?ritos de sus protagonistas. El 1-0, obra de Christian tras un salto dividido en el que el defensa monta??s le gan? la partida a Palop, marcar?a la hoja de ruta de un encuentro de resultado imprevisible.


Poco tard? el defensa racinguista en devolver el favor, pero su claro penalti a Navas fue desperdiciado por Negredo, tan activo como desafortunado en una noche para olvidar. Del posible empate a uno se pas? al 2-0 en una inocente falta botada por Kennedy que Rakitic desvi? a los mallas.

A estas alturas, los nervionenses estaban groguis y s?lo esperaban la puntilla, que bien pudo llegar en un cabezazo de Adri?n que Palop despej? en su mejor intervenci?n de la noche. Para hac?rcelo mirar la inoperancia de los centrales rojiblancos en la citada jugada. Dos estatuas de sal imponen m?s respeto.

Roja a Christian
El duelo dio un nuevo giro de tuerca a los 38 minutos, cuando Christian vio la roja por una entrada tan dura como absurda a Dabo. De esa falta nacer?a el 2-1, al cabecear Fazio el bal?n colgado por Rakitic. El argentino incluso pudo igualar la contienda antes del descanso, pero mand? la pelota a las nubes tras una dejada de cabeza del croata.

La segunda parte pintaba mal para un Racing en inferioridad, pero los c?ntabros apretaron los dientes y aguantaron el chaparr?n con gallard?a. Con todo, las ocasiones nervionenses se suced?an con cierta regularidad con Negredo como principal protagonista. El vallecano, que hab?a sido padre el pasado lunes, no pudo dedicar un tanto a su hija Aitana, aunque anduvo muy cerca en una cabezazo al palo a los 78 minutos.

Tuvo que ser otro error local el que concediera a los sevillistas la oportunidad de empatar. Kennedy comet?a otro penalti tan tonto como claro sobre Capel y Luis Fabiano enga?aba a To?o con su lanzamiento raso y centrado. Quedaban siete minutos y El Sardinero se tem?a lo peor.

Pero como en las grandes superproducciones hollywoodienses, la pel?cula deparaba una ?ltima y monumental sorpresa a la sufrida parroquia racinguista. Aranda controlaba un patad?n de un defensa local y marcaba de vaselina ante la salida en falso de Palop. A estas alturas, el indio Al? Syed, nuevo propietario del club monta??s, hab?a entrado completamente en trance y la grada cantaba como si hubiera ganado un t?tulo. Y no era para menos: Palop, el gran Palop, demostraba que, como dice el adagio, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 1:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario