Domingo, 23 de enero de 2011

Al? Syed, al rescate del Racing y del Gobierno

Ashan Al? Syed comprar? el Racing por catorce millones de euros. Siete ser?n para Dumviro como precio por sus acciones. Casi otro tanto (6,7 millones) ir? a parar al Gobierno de Cantabria para pagar su cr?dito y, con ello, levantar la pignoraci?n de las acciones. A esa cifra se le a?adir? un mill?n de euros para sufragar los gastos que ha generado la propia operaci?n (entre otros, el pago a Credit Suisse). Esa es la realidad, dinero, que convertir? al magnate indio en due?o del club. 'M?ster Al?' har? un primer pago, al contado, de un mill?n y medio de euros nada m?s llegar a Santander. Ese dinero se lo repartir?n Dumviro y el Ejecutivo a partes iguales. Lo mismo ocurrir? con un aval inicial de tres millones. Y, a partir de ah?, avales sucesivos para liquidar las cuentas pendientes en un periodo de 18 meses. Con garant?as, eso s?. Justo las que se negocian en este momento y que faltan por firmar para cerrar el trato.

Con esos catorce millones habr? cerrado la compra. A partir de ese momento y ya al frente del club, tendr? que asumir los gastos inmediatos de la entidad. ?l ya conoce que Hacienda reclama con urgencia una deuda ya vencida de 1.800.000 euros. Esa cantidad es la ahoga la tesorer?a del Racing a corto plazo. Una cifra que tambi?n el Gobierno regional exige que se pague a la firma del contrato. Lo siguiente, en un orden l?gico de gesti?n, ser?a convertir en capital sociel los cr?ditos que quedar?n pendientes (el de 1,3 millones de Dumviro y el de 6,7 del Gobierno). Con la estabilidad patrimonial ya conseguida, Syed acudir?a a la primera de las ampliaciones de capital previstas con el derecho preferente que le otorga el 80% del accionariado. La segunda ampliaci?n -tambi?n se aprobada en la pasada Junta General de Accionistas-puede que ni siquiera sea necesaria en funci?n de sus decisiones como propietario de la entidad.

Habr? de hacer frente a otros trece millones m?s de deuda m?s con Hacienda, a otros dos con la Seguridad Social y a siete, en total, relativos a pagos pendientes a jugadores y clubes (plazos de los traspasos). Todo eso depender? ya de su gesti?n.

Esas son las cifras. De lo que se habla en las ?ltimas horas es de las formas. Ya hay acuerdo sobre el mill?n y medio que se pagar? al contado como primer paso. La mitad para cada uno de los 'acreedores'. Tambi?n sobre un primer aval de tres millones. Sin embargo, Al? present? una propuesta en la que pedir?a nuevos avales tras el vencimiento de los anteriores. A Dumviro le pareci? bien. Al Gobierno, no. Ah? empez? el intercambio de documentos y de garant?as. El Ejecutivo quiere garant?as para la totalidad de los pagos desde el principio.

Tras las negociaciones de los ?ltimos d?as se cerr? un plazo definitivo de 18 meses y avalado en su totalidad para que ni un euro quede pendiente de decisi?n. Es m?s, la Administraci?n quiere asegurarse de que la estabilidad del club estar? garantizada y se reserva un derecho de retorno de las acciones si no se cumplen los acuerdos. Una recuperaci?n -que no se desea- con un precio simb?lico. Lo que equivale a poner en el documento que se firme una garant?a jur?dica para que 'M?ster Al?' no pueda 'echarse atr?s'. Una operaci?n de riesgos controlados. Esa terminolog?a jur?dica es la que resta para el s? definitivo. De hecho, creen que el 'arre?n final' para el acuerdo se solucionar? con la cercan?a. Las negociaciones, hasta ahora, se han llevado a cabo en pa?ses distintos, con necesidad de intermediarios y hasta de traductores. Cuando Al? llegue a Santander, cara a cara, resolver?n los ?ltimos matices.

Y es que todos tienen prisa. Al? la tiene (como demuestra el comunicado del viernes, que dej? desconcertados al resto de implicados). Pero tambi?n el Racing. Y es que hay dos motivos de peso. El primero es el del cierre del mercado de fichajes. El segundo es el del pago a Hacienda de la cantidad que ya ha vencido (1.800.000).?
La ?ltima parte del puzzle econ?mico est? reservada para la inversi?n pura y dura en un club de f?tbol: el dinero que Al? va a poner para hacer del Racing ?un club grande en Espa?a y en Europa?, como daba a entender en su comunicado del viernes. Las cifras, en este caso, forman parte de un proyecto, no de una obligaci?n. Es ah? donde aparecen esos tres millones que, en principio, viene dispuesto a gastarse en fichajes de forma inminente. Y tambi?n los cincuenta millones de inversi?n en los pr?ximos cinco a?os. Pero eso depender? de sus deseos y de su implicaci?n con el que, en pocos d?as, ser? ?su equipo?. En definitiva, declaraciones y buenas voluntades anunciadas en la distancia por un Al? Syed cuyos movimientos han sido puestos en entredicho en Inglaterra y sus empresas, m?ltiples, apenas si tienen actividad. Un velo de misterio que abre dudas que se espera se resuelvan cuando el magnate indio recale, por segunda vez, en Cantabria. Y es que Syed conoci? Santander el pasado 22 de noviembre de 2010

De ese primer y ?nico encuentro en la capital c?ntabra quienes lo vivieron tienen recuerdos particulares. Vivencias que ahora traducen al presente... ?Han transcurrido -rememoran- casi ocho horas?. Frases y frases en ingl?s que Francisco Pern?a, presidente del Racing, maneja pero no con fluidez. Le ayuda un experto de la consultora Deloite Abogados. Enfrente tiene a un empresario indio, de 36 a?os, al que esa misma ma?ana ha conocido en el aeropuerto de Parayas a donde ha llegado en su jet privado. Su nombre es Ahsan Al? Syed, del que nada se sabe en Cantabria aunque s? lo suficiente: ha sido propuesto por Credit Suisse, que lleva tiempo poniendo en el mercado al Racing. Es el primer contacto y ocurre en Santander. Es lunes, 22 de noviembre de 2010.

Desde aquella fecha a hoy ha pasado poco tiempo. Quiz? demasiado para el Racing y para sus necesidades financieras, reo de una deuda con la Agencia Tributaria del Estado, con dificultades de liquidez y con una ampliaci?n de capital anunciada. Syed quiere comprar el equipo y lo explica. ?Es un h?bil negociador, duro. Cuando trabaja, como ese d?a, no come. Apenas bebe, casi para mojar los labios... Es educado, est? preparado y s?lo se relaja cuando la reuni?n concluye?. As? recuerdan la escena quienes se vieron envueltos en el primer encuentro celebrado en Santander, en las instalaciones del Racing, con el que ya parece el seguro nuevo propietario del equipo c?ntabro.

En aquella jornada, Pern?a desgran? la realidad racinguista: cuentas, deudas, jugadores... Nadie comi?. Pasadas las ocho de la tarde Al? Syed dijo un adi?s respetuoso y retorn? al espacio a?reo a bordo de su avi?n. Un medio de transporte privado y habitual para alguien que diceposeer una gran fortuna; para un magnate que dirige decenas de empresas, las principales con sede en Bahr?in (la Western Gulf Advisory, instalada desde agosto de 2010 en la planta 27 de Bahr?in Puerto) y Suiza. Syed se marcha pero ha dejado claro su objetivo: quiere comprar el Racing de Santander, su totalidad; incluidas las participaciones de los peque?os accionistas si estos as? lo desean. Les devolver? el dinero, explica. Desea entrar con buen pie en Cantabria.

Pasado el tiempo, Pern?a s?lo puede decir que aquel contacto fue satisfactorio. La primera piedra de una venta de uno de los clubes hist?ricos de la Liga Espa?ola, acuciado por las deudas. Tantas como quince millones de euros de d?bito a la Agencia Tributaria; tantas como casi 6,7 millones de euros de Cantur (a trav?s de un cr?dito participativo que vence a mitad de a?o) y con varios 'picos' -millones- por otros conceptos. De ah? que el Racing exhibiera desde hace meses el cartel de ?se vende?. ?Algunos inversores for?neos anunciaron que quer?an el club, pocos dieron un paso m?s?, recuerdan en la entidad.

Al? Syed no ha sido el caso. Tras aquella primera reuni?n llega una segunda, 'obligada' desde Cantabria. Es el Gobierno c?ntabro, con intereses m?s que l?gicos en la operaci?n, quien mueve ficha. Descubre el contacto y quiere saber. Le insta a Pern?a a que le ponga en antecedentes. Exige m?s. Reclama mantener un encuentro con quien dice estar dispuesto a comprar el Racing. Se negocia, se acuerda. Pasada la Nochebuena, todo est? dispuesto. Soderc?n cede una de sus oficinas para celebrar una videoconferencia. Se establece el contacto. Uno frente a cinco. M?ster Al? aparece solo en pantalla. Los conferenciantes c?ntabros son Francisco Pern?a, ?ngel Agudo (consejero de Econom?a), Luis Egusquiza (director del Instituto C?ntabro de Finanzas) ; Pedro L?pez (responsable de la Agencia Tributaria regional) y un experto de Deloite Abogados. Vuelve el ingl?s. A medida que avanza la conversaci?n, el empresario indio formado en Londres va aumentando el tono cordial. Pasan unos minutos y la conexi?n se interrumpe. Las nuevas tecnolog?as quiebran el di?logo. Todo intento de reanudar la videoconferencia fracasa. Se opta por cambiar de sede y los interlocutores c?ntabros se desplazan hasta la Consejer?a de Industria en la Finca Labat de la Avenida de los Infantes. ?Se notaban las fechas navide?as porque casi no hab?a nadie?, recuerda uno de los presentes. Era el 27 de diciembre. Metidos de nuevo en conversaci?n, Agudo interpela: ??por qu? Santander??. Al? contesta r?pido: el f?tbol le gusta y es una oportunidad de inversi?n, la Liga Espa?ola tiene fuerza, la operaci?n es rentable, el Racing le sale barato y la marca 'Santander, tanto por el Racing como por el Banco Santander, tiene una gran potencial. Pern?a revela m?s tarde otro dato: el Gran Premio de F?rmula 1 de Bahr?in fue otro espaldarazo para que el t?rmino 'Santander' se fusionara como neurona m?s al cerebro del empresario indio.

Aunque no lo dice con esas palabras, el empresario echa mano de un credo que siempre usa cuando se trata de hacer negocio. Es el anticipo de c?mo ve su nuevo proyecto: ?Muy a menudo la gente comienza sus vidas y negocios sin haber desarrollado capacidades financieras para sostener la vida o los negocios. Nuestra misi?n es ayudar a transformar esas incapacidades en habilidades. As? los fracasos se convertir?n en ?xito?. Es el anuncio de c?mo ser? la gesti?n futura en el Racing para que la ya ese mismo d?a se empieza a intuir la posibilidad de que el nuevo propietario contar? con Francisco Pern?a y probablemente con el equipo que ?ste diga, incluidos algunos miembros del actual consejo de administraci?n racinguista, amigos fieles del actual presidente. Hay sinton?a.
El Ejecutivo de Cantabria ha puesto cara al comprador. Ve en ?l a ?un hombre educado, muy ingl?s, conocedor del mundo de las finanzas y h?bil e n la gesti?n empresarial?. En ese an?lisis, los 'examinadores' c?ntabros coinciden. Pern?a, el ?nico que se ha reunido en persona con Syed, ratifica la teor?a. En su curriculum tambi?n se avanzan esas capacidades: licenciado en derecho y finanzas, varios masters en Europa y la India.

En Doha

Ya es enero y la operaci?n se va cerrando. Se desarrolla una segunda videoconferencia Bilbao-Doha s?lo con los gestores del Racing y Syed. Se cierran flecos. El remate llega el fin de semana pasado (15-16 de enero). Francisco Pern?a, Jacobo Montalvo (m?ximo accionista del club) y dos expertos de Deloite, viajan a Doha (Qatar). Veinticuatro horas despu?s, ambas partes tienen rubricado un preacuerdo.

En Doha, Pern?a ya sabe que seguir? al frente de la nave racinguista. El futuro comprador le asegura la continuidad. El que fuera consejero del Gobierno regional y hoy hombre fuerte del club c?ntabro ha tenido que conciliar dos realidades durante toda la negociaci?n: defender los intereses del Racing y, al tiempo, los de quien le paga, la empresa que es mayoritaria y en la que trabaja desde hace a?os, mucho antes de llegara a pensar que iba a tener que gestionar un equipo de f?tbol.

Tras el regreso a Santander en la noche del 16 de enero, todo queda supeditado al cumplimiento de dos premisas: poner dinero sobre la mesa y cumplir las condiciones que pueda fijar el Gobierno ya que tiene pignoradas las acciones, que debe liberar. El Ejecutivo pone negro sobre blanco y reclama que le devuelvan los siete millones de cr?dito participativo con cargo a Cantur y el pago de la deuda con la Agencia Tributaria del Estado. Y hay un plazo que parece no se cumplir?: ma?ana, d?a 24 de enero. Si Al? Syed quiere ser due?o del Racing ya, tal y como ?l mismo ha anunciado, deber? pagar al Gobierno los siete millones (de una vez o en plazos) o depositar un aval por dicha cantidad; y tendr? que depositar, tambi?n ya, 1,8 millones para evitar que la Agencia Tributaria estatal ejecute la deuda y proceda al embargo del club. Un peligro de ejecuci?n que deb?a haberse hecho realidad hace tiempo pero que qued? en suspenso cuando se conoci? que el Racing pod?a tener un comprador firme. Cuando se trata de cobrar, mejor tirar de pragmatismo aunque haya una cierta espera, debi? pensarse desde Hacienda...

Las condiciones, en suma, hablan fundamentalmente de dinero, ese que parece que le sobra al magnate indio. Al menos Credit Suisse, en documento rubricado por Sebastian Schaefer, as? lo certifica. Subraya incluso que la empresa con la que se har? la operaci?n, la WGA, gan? el pasado a?o 102 millones de euros, una cantidad que supera a la cifra estimada que costar?n los cinco primeros a?os del nuevo proyecto (m?s de 35 millones en pagos de acciones y deuda y acciones y 50 millones en inversi?n).La certificaci?n de solvencia emitida por la entidad suiza no hace sino ratificar algunos datos que ya se sab?an. Diferentes publicaciones econ?micas atribuyen a Al? Syed una fortuna personal cercana a los 8.000 millones de euros.

Educado y multimillonario

Fan del cricket, su verdadera pasi?n son los caballos (en Bahr?in fund? los Establos del Golfo y adquiri? los conocidos, selectos y caros caballos 'thorougbreds'). Una circunstancia que algunos sugieren que ha podido ser el origen de que la operaci?n de compra del Racing tenga el apelativo de ?Proyecto Furia? en los escritos de Credit Suisse; puestos a especular, otros asocian el citado nombre a la ?furia? que siempre ha sido santo y se?a de los futbolistas espa?oles. A la postre, solo teor?as para el anecdotario.

Syed, casado y padre de tres hijos, reside entre el cant?n suizo de Zug y en Bahr?in, aunque el hecho de que su imperio tenga m?ltiples sedes le convierte en ciudadano del mundo. Pese a su anunciado poder econ?mico, quienes han contactado con ?l hablan de un hombre ?sobrio, elegante, trajeado pero casi siempre sin corbata, muy educado?. De su historia vital se dice que a los 18 a?os gan? su primer mill?n de libras en un negocio. Luego llegar?an m?s. Hoy su gran empresa matriz radicada en Bahr?in es la Western Gol Advisroy, que cuenta con activos por importe de 8,5 millones de euros y de la que posee el 90%. En el informe anual interno de la propia compa??a se aporta otro apunte econ?mico mareante: es una de las multinacionales de mayor crecimiento en Oriente Medio al pasar de 64 millones de euros a 1,2 billones en un ?nico ejercicio contable.

En Inglaterra, el cartel de Syed es distinto. Diversos medios hablan de deudas, de empresas que no tienen actividad. Dudas.

Fuente: El Diario Monta??s

?


Publicado por Castro2 @ 20:12 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario