Mi?rcoles, 10 de noviembre de 2010

Entraban todos en un futbol?n

Lloviendo a mares. Un fr?o atroz. Un d?a desapacible y encima pr?rroga. Lo peor que pod?a pasarle a un aficionado ayer, en El Sardinero, era perder en el ?ltimo minuto. Y as? fue. La libertad de expresi?n es para eso, para expresarse libre, y el p?blico ayer lo hizo. En muchas fases fue ventajista. Con el 3 a 0, lleg? el momento de animar y con el 3 a 1 empezaron los gritos de !Portugal!, dimisi?n! ?Pasar? a la historia?, comentaban los m?s viejos del lugar. No es para menos. La insignia de oro y brillantes del club se la ganaron los 6.500 que ayer estuvieron en El Sardinero. Y la de diamantes, los doce que vinieron desde C?rdoba. Hab?a que verlos, en una esquina, d?ndose calor humano.

Desde los tiempos en los que el Racing pululaba por los campos de la segunda B no se recuerda una entrada tan pobre. Por faltar, falt? hasta el de la trompeta. Casi como si lo hubiesen ensayado, los 'valientes' que acudieron se colocaban en las zonas d?nde la lluvia no llegaba. Es decir, las primeras 30 filas que estaban desiertas. Los porteros gritaban y les contestaba el eco. La Fuente de Cacho la cant? un solista.

El de la megafon?a arengaba por los altavoces y su misi?n s?lo consist?a en subir la m?sica cuando la afici?n, es decir, los 'valientes' festejaban el gol a grito de: ?Portugal, dimisi?n, Portugal, dimisi?n! Sin duda, tambi?n pasar? a la historia la manera de festejar el primer gol de Bolado. Por cierto, los pe?istas estuvieron todos, o al menos uno vino a poner las pancartas.

El p?blico se contuvo. Empez? el partido con aplausos. La esquina del Fondo Norte animaba. Rod? la bola y dej? de animar. Juan 'Banderas' corr?a la banda con su herramienta de trabajo. En el minuto quince empezaron los silbidos.

Los que animaban lo hac?an por el qu? dir?n, aunque, todo hay que decirlo, hubo cuarenta o cincuenta que se ganaron el derecho de ocupar el palco si se hubiera llegado a la final. Alg?n tambor sonaba en la lejan?a. En el palco, con menos gente que de costumbre, la estampa fue la misma de siempre.

No hubo ni puros. El de Pern?a ni se encendi? y el del presidente del Ejecutivo c?ntabro, Miguel ?ngel Revilla, ni vino.

Faltaron los socios

Aunque los socios no pagaban, no vinieron. Al menos, no todos. Al descanso, nuevamente, la m?sica m?s alta que en el concierto de 'Met?lica' y el p?blico a echar mano del bocadillo. Ni se aplaudi?, ni se pit?.

Lleg? el segundo gol y despu?s de ese ritual tan pintoresco: Primero celebraron y luego gritaron ?dimisi?n! Pareci? como si alguien hubiese cambiado al p?blico. Ya no pitaron m?s. Ni siquiera cuando lleg? la pr?rroga. Con el 3 a 0, empezaron a disfrutar y con el penalti final, volvi? a entrar el p?blico de antes.

Ayer hubo un p?blico que animaba y otro que pitaba y no se pusieron de acuerdo a lo largo de todo el partido.

Fuente: El Diario Monta??s


Publicado por Castro2 @ 18:57 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario