S?bado, 09 de octubre de 2010

Ariel 'La tocamos pero no llegamos mucho al ?rea y yo vivo del gol'

Lo primero que hace es retirar el pan. Evita tentaciones. "Me gusta mucho comer. Cuanto menos lo vea mejor". Y debe ser cierto. Mientras el resto dan buena cuenta de las almejas a la marinera, gambas al ajillo, puding de cabracho, bacalao con tomate y natillas de chocolate preparados por Miguel Mart?n, el invitado tan s?lo se lleva a la boca una ensalada mixta mezclada con pasta y regada con agua. Ni postre ni caf?. "En un mes he perdido kilo y medio de grasa. He estado muerto de hambre. Uno tiene que sentirse bien, pero no se puede sufrir..."

Es Ariel Gerardo Nahuelpan Osten (Buenos Aires, Argentina, 15 de octubre de 1987), delantero del Racing a quien todo el mundo en Santander ya conoce como El Loco.

Varias cosas llaman la atenci?n de los periodistas. Primero, sus tatuajes; los tiene de varias formas y tama?os y, alguno, a?n sin concluir. En su brazo derecho los nombres de B?rbara (su mujer) en peque?o y Bautista (su hijo) en grande. En su hombro izquierdo se halla el inconcluso, que deber? esperar un tiempo.

"Los tatuajes me los hace un amigo que tengo en Buenos Aires. Cuando regrese me acabar? el que me queda".

Segundo, su pelo, mejor dicho, su ausencia total.

"En mi primera temporada en Nueva Chicago, a los novatos nos hac?an varios cortes de pelo en la cabeza y ten?amos que pasar tres o cuatro d?as as?. Para arreglarlo me lo cort? del todo y as? sigo".

A pesar de su imponente presencia (ronda el 1,90 de altura) se le nota su origen humilde y sus cercanos 23 a?os (los cumplir? dentro de seis d?as). Sabe de donde viene y lo que le ha costado llegar. Proviene de Mataderos un barrio de Buenos Aires, ubicado en su l?mite oeste, lugar en el que convivieron el campo y la ciudad; all? se instal?, en 1899, el matadero de ganado vacuno. Cuando el barrio comenz? a poblarse con trabajadores atra?dos por la nueva actividad, fue llamado "la Nueva Chicago", en alusi?n a la ciudad estadounidense, centro de la industria de la carne. El club de f?tbol del barrio se llama Nueva Chicago y all? comenz? Ariel su andadura futbol?stica, entre 2005 y 2008.

"Vengo de familia humilde; mi padre sigue trabajando de alba?il y mi madre, que era asistenta, ya no lo es. Cuando las cosas iban mal en mi pa?s trabaj? como pe?n ayudando a mi padre. Ahora, por suerte, hemos superado aquella etapa; desde primeros de a?o tengo una empresa, muy cerca de mi barrio, que se llama 'Todo relleno' especializada en empanadas y pizzas. La lleva mi cu?ado y va bastante bien. No soy derrochador; antes que tener muchos autos prefiero invertir en casas".
Racing.

La ilusi?n del argentino era venir a Europa y desde el 5 de junio, fecha en la que anot? su ?ltimo gol con el Coritiba, se marc? ese objetivo.

"Segu?a mucho el f?tbol en Europa; aqu? es m?s r?pido e intenso, mientras que en Argentina es m?s pausado. Donde he notado la diferencia es en las aficiones. En Argentina es m?s pasional; pierdes tres o cuatro partidos y el entrenador va a la calle. Aqu? es m?s tranquilo, aunque me emocion? cuando me cantaron ?Loco, loco! el primer d?a. A mi representante le dije que hasta el ?ltimo momento no quer?a saber nada, ni del Racing ni de ning?n otro equipo. Que no me dijera nada hasta tener los pasajes. Me lo dijo y a los dos d?as viaj?".

Y enseguida habla del equipo y de su juego actual:

"Con la forma de jugar actual no estamos llegando mucho. Es complicado formar el esquema, pero hay que intentar no sufrir. Hay que jugar bien y sacar puntos. Puede que en los partidos se vaya de m?s a menos, el rival tambi?n juega. Nos falta llegar. La tocamos pero no llegamos al ?rea. Yo vivo de goles; soy un delantero centro puro que, adem?s, nunca he jugado con este sistema".

Es contundente cuando responde a la pregunta de si puede jugar junto a Rosenberg:

"Claro, depende de todo el grupo, que tire para adelante. Tenemos que ser m?s agresivos. Si quieren que sea un jugador m?s de ?rea tiene que llegar el bal?n. A m? me gusta chocar, rematar, ser una referencia arriba y buscar los centros. Creo que tenemos que ser un equipo m?s compacto. T?mido no soy, soy bromista. Me gusta vacilar a los doctores".

Asegura que en Argentina, sus familiares y amigos ven todos sus partidos por la tele: "All? dan todo; no hay problema para que me vean. Cuando estoy jugando y fallo me acuerdo de ellos. Ojala un d?a me vean con la camiseta de la selecci?n, pero s? las limitaciones de cada uno y es complicado".

?Y Cantabria?

"Es espectacular para vivir. Me gusta visitar los sitios y enseguida ir? por ah? con mi familia. Su comida me encanta".

Nadie lo pone en duda, salvo por la cena que ha ingerido. Seguro que ha pasado hambre.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 12:29 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario