Martes, 01 de junio de 2010

Los cedidos, un caso aparte

Unos vuelven para quedarse y otros vuelven para preparar su marcha definitiva. Algunos, incluso, su paso será efímero y en los casos más extremos ni siquiera volverán por Santander. Se trata de los cedidos que el Racing ha tenido esta temporada pasada. Cada uno tiene una historia. Salvo Mario Ortiz, que por su edad y trayectoria se trata de un proyecto de futuro y quien le restan tres temporadas más de contrato, el resto son jugadores a los que el Racing tratará de buscar salida. La situación es un tanto rocambolesca. En este sentido regresan Juanjo tras su paso por el Córdoba y Damián Ísmodes que militó en el Sporting de Cristal en Perú. A ambos, la entidad santanderina ya les ha comunicado que no cuentan con ellos y ahora el problema o la solución, según se mire, es buscarles acomodo. Por su parte, Jorge Dias Gonçalves, hace apenas quince días llegó a un acuerdo para desvincularse de la entidad que dirige Francisco Pernía. El año pasado jugó cedido en el Vitoria de Guimaraes. Caso aparte es el que representa Brian Sarmiento. El argentino jugó cedido en el Girona pero sólo hasta Navidad ya que el bajo rendimiento y problemas de indisciplina, según cuentan desde el club catalán, le trajo de regreso a Santander y ha estado entrenando con el Racing B hasta el final del campaña. Los últimos dos casos, Jonatan Valle y Cristian Portilla, son un tanto especiales. Ambos llegaron a un acuerdo con el Racing a principio del pasado ejercicio para desvincularse del club pero no del todo. Con lo que respecta a Valle, el Castellón se lo quedó en propiedad pero los santanderinos se reservaban una opción de recompra para este año, opción que no han ejercido, y además el Racing sigue teniendo un porcentaje de derechos sobre un hipotético traspaso posterior del club castellonense. En cuanto a Portilla, los verdiblancos optaron por la misma mecánica, el Sporting de Gijón se llevó al joven futbolista en propiedad pero el Racing tiene tres años con una opción de recompra preferencial y, además, unos derechos en el caso de que los asturianos le vendan y le saquen una rentabilidad.

Cada uno, un caso

En lo deportivo, cada jugador ha vivido su particular situación. Juanjo viajó a Córdoba con la vitola de un futbolista apetecible. Su pasó por el Sevilla B le dio cierto prestigio entre los clubes de segunda y varios equipos se pelearon por él. Su situación en el Racing fue difícil dado que surgió un cierto desencanto entre su juego y la grada. El rendimiento con los cordobeses este año está siendo muy pobre, un gol (Córdoba-Real Sociedad, 17 marzo 2010) y poca confianza en el chaval de Ontaneda hacen que su cesión no haya salido como se quería. 18 partidos ha jugado con los andaluces hasta la fecha. Además, este cántabro criado íntegramente en las secciones inferiores del club ha cumplido tres cesiones consecutivas puesto que junto con su paso por el club hispalense también vistió la camiseta del Alavés. Con Damián Ísmodes la fotografía no cambia mucho. Llegó como una de las promesas del fútbol peruano, de la mano de Jesús Merino por aquel entonces Director Deportivo del Racing. Su bagaje es mínimo. Aunque su interés es volver a Santander y jugar, en el club tienen claro que no cuentan con él. El primer año ante las pocas oportunidades con las que contó la entidad cántabra le cedió al Eibar dónde apenas jugó.

Por su parte, Brian Sarmiento constituye un caso muy singular. Llegó sin cumplir los 18 años, sus papeles no estuvieron en regla y no pudo jugar en la temporada 2007-2008, año de Marcelino García Toral. Levantó mucha expectación dado el cartel de joven promesa con el que se marchó de Argentina. La campaña siguiente fue cedido al Xerez y pese a que no contó mucho para el entrenador sí que alguno de sus goles sirvió para que los andaluces consiguieran el ascenso. Fue un jugador querido por la afición jerecista, más por su personalidad que por su rendimiento. De vuelta el año pasado a Santander volvió a ser cedido, esta vez al Girona, club en el que no cumplió las expectativas que levantó. Además, su presunta indisciplina acabó con el argentino entrenando con el Racing B y sin poder jugar.

Jorge Dias Gonçalves llegó la temporada 2008-2009 bajo la tutela de Juan Ramón López Muñiz y tampoco cayó con buen pie en el Racing. Hace más de tres meses los agentes del portugués se dejaron ver por Santander para llegar a una desvinculación que era un secreto a voces.

Finalmente, los casos de Jonatan Valle y Cristian Portilla responden a dos productos de cantera a los que se les ha dado oportunidades, más sin lugar a dudas al primero de ellos, y a la postre ambas partes llegaron a un acuerdo para buscar una salida que beneficiara a todos. Jonatan Valle ha sido y será uno de los jugadores con más calidad que ha dado 'La Albericia' sin embargo no quedó patente en sus años en el primer equipo. Portilla, internacional en todas las categorías, tampoco ha tenido la suerte necesaria para convencer en su tierra.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:29 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario