Lunes, 24 de mayo de 2010

Goles y m?sica para levantar el ?nimo

La motivación de los jugadores es un aspecto fundamental para poder sacar el máximo rendimiento de un equipo. Así lo cree Miguel Ángel Portugal, entrenador del Racing, que dedica una especial atención a esta cuestión. Lo hace en los entrenamientos, en donde está siempre pendiente de todas las cuestiones que puedan afectar al ánimo de sus jugadores. Y lo hace antes y durante los partidos para tratar de sacar lo mejor de cada uno de los jugadores que pone sobre el césped. La atención psicológica es una función más de las que tiene que hacer un polifacético Portugal, que compagina su trabajo a pie de campo con el que hace en los despachos para encontrar los mejores jugadores posibles para su próximo proyecto en el Racing.

El mejor ejemplo lo encontramos en lo ocurrido justo antes de que diera comienzo el trascendental partido de hace una semana contra el Sporting de Gijón. El Racing se jugaba la vida ante el equipo de Manolo Preciado, que llegaba a Santander casi de vacaciones, con la permanencia sellada. Portugal, que quería tener atados y bien atados todos los cabos, preparó un vídeo de unos 15 minutos de duración en que hacía un repaso de todos y cada uno de los goles marcados por su equipo a lo largo de toda la temporada. Todo envuelto en la canción 'Viva la vida' de Coldplay. Como en los viejos tiempos, cuando Dmitri Piterman amenizaba las esperas de sus futbolistas en el vestuario con música. Pero eso es harina de otro costal. Ni los entrenadores son los mismos, ni la situación se puede comparar.

Por hacer una comparación, lo realizado por Portugal podría ponerse en el mismo cesto que lo que Guardiola ha hecho en repetidas ocasiones para poner los ánimos de los suyos por las nubes. Eso sí, el trabajo del técnico del Racing tiene mucho más mérito, ya que si se trata de buscar sólo lo bueno, parece claro que resulta más fácil tener material de trabajo en el caso del Barcelona que en el del conjunto santanderino. En cualquier caso, parece más probable que sea el técnico catalán el que ha tenido algún tipo de influencia sobre Portugal, que la posibilidad de que ésta haya provenido del empresario estadounidense que en su día fue presidente y entrenador del Racing.

Concienciar a la plantilla

En el caso de Portugal, el objetivo no era hacerles disfrutar con la parte bonita del fútbol. No, era otro. El técnico buscaba concienciar a su equipo de que lo que habían hecho en otras ocasiones podían repetirlo esa tarde ante los asturianos. Quería que todos y cada uno de los jugadores que iban a participar en el último partido de la temporada saltaran al terreno de juego con los ánimos por las nubes. Se trataba de motivar a una plantilla que había pasado por muy malos momentos en las semanas previas a ese encuentro. Se pretendía que los futbolistas afrontaran el encuentro en las mejores condiciones anímicas posibles.

Tal y como reconocía a José Emilio Amavisca en la entrevista que éste hizo al técnico verdiblanco, Portugal tiene claro que la motivación es un aspecto fundamental en el fútbol moderno. Prácticamente tanto como lo pueda ser el aspecto físico o la calidad técnica.

«Solemos hacer mucha motivación en base a lo bueno que se haya hecho en los partidos que han pasado», reconocía Portugal a Amavisca, al que dejaba claro que una de las vías de motivación es hacer una especial incidencia en aquellos aspectos que pueden ser más positivos, dejando un poco al margen los negativos, cuya corrección es más propia de los entrenamientos que de las arengas de última hora. «Corregimos errores, pero también hacemos mucho hincapié en aquello que se ha hecho bien para que tengan la motivación necesaria», insistía el técnico verdiblanco.

«Antes de los partidos estudias detenidamente al rival, lo enfocas, y luego vuelves a lo que tienes que hacer», reconoce el entrenador del conjunto santanderino, que repasa cómo son los minutos previos al inicio de cualquier partido. «Me gusta, antes de salir al campo, dar una charla de diez o quince minutos para recordar lo que tenemos que hacer y reavivar el espíritu, la motivación... lo que buscamos siempre en el jugador», destaca Portugal, que, como en otras muchas situaciones en el mundo del fútbol, recurre a los tópicos: «A los jugadores les decimos las cosas típicas que se dicen. Se habla de lo de la garra, la lucha, de cuáles son nuestras armas... eso es lo que al jugador antes de saltar al terreno de juego y enfrentarse a un rival más le llega».

Máxima concentración

Además de concederle muchísima importancia a la motivación, Portugal también tiene sus manías. Por ejemplo, al entrenador burgalés del Racing no le gustan las bromas en el vestuario en los instantes previos a un partido. «Quiero que los jugadores están concentrados en lo que les espera, que estén visualizando el partido que van a tener que disputar antes de saltar al campo» destaca el técnico, que no quiere, por ejemplo que sus hombres «estén charlando o haciendo otras cosas. Quiero que estén concentrados».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:17 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario