Lunes, 17 de mayo de 2010

S?lo 18 minutos en Segunda

Era día de cábalas, de análisis, de empates y desempates, de estudios... Y la gente se preparó para ello. Transistor entre los útiles llevados al campo para escuchar la marcha de los partidos en Punto Radio y chuleta de EL DIARIO con la resolución de todos los posibles cuádruples y triples empates para comprobar en todo momento en qué lugar se encontraba el Racing. ¿Nervios? Hubo al principio -algunos-. Y más -muchos- cuando el Málaga, sorprendentemente, se adelantaba en el marcador ante el Real Madrid. Fueron 18 minutos los que el Racing, con el gol del Málaga y el empate de El Sardinero, estuvo en Segunda División. 18 minutos larguísimos, porque el Racing llegaba, se plantaba ante la portería de Juan Pablo, pero no acertaba. 18 minutos en los que una extraña sensación se apoderó de El Sardinero. Preocupado, tenso, nervioso. Hasta que Tchité acertó y el Racing volvió a ser de Primera División. Era el minuto 27 del partido y desde ahí, hasta el final, el Racing siempre fue un equipo de la Liga de las Estrellas.

A partir de la media hora, la afición respiró tranquila. Fue el momento en que Pedro (antes Pedrito) con la inestimable colaboración de la defensa pucelana lograba el 1-0 ante el Valladolid de Javier Clemente. La victoria de El Sardinero y la derrota del Valladolid dejaron la situación 'perfectamente controlada' hasta que Tchité lo certificaba plenamente en el inicio de la segunda parte con su segundo tanto. Tanta era la tranquilidad que entonces se respiró en El Sardinero, que la afición ya prácticamente 'pasó' del partido y se dedicó a mirar al palco, a Francisco Pernía, y al banquillo, a Miguel Ángel Portugal.

Pese a la tensión que se vivió en todos los campos durante toda la jornada, lo cierto es que la situación en las tres plazas de descenso se mantuvo inalterable desde las siete y media, justo cuando Tchité anotaba el primer gol y dejaba en puestos de descenso a Xerez, Tenerife y Valladolid, los tres equipos que definitivamente jugarán la próxima temporada en Segunda División.

La única variación que se produjo llegó cuando Málaga y Racing rotaron sus posiciones. Fue cuando el Real Madrid logró el tanto del empate.

Tensión final

Sin embargo, el final de liga sí dejó cosas muy curiosas, todas ellas presididas por la tensión en los diferentes campos, con la única excepción de El Sardinero.

En Málaga, el empate a uno mantenía a los de Juan Ramón López Muñiz en Primera, pero un gol del Real Madrid o del Tenerife en Valencia le mandaba a Segunda División.

En Valencia, el Tenerife buscaba desesperadamente el tanto que le diera la permanencia en Primera en lugar del Málaga. Los de Oltra lo intentaron hasta el último minuto del partido, justo en el momento en que el cuadro de Unai Emery lograba su tanto. Un gol celebrado por todo lo alto en La Rosaleda, y presidido por el abrazo que Florentino Pérez se dio con Fernando Sanz.

Mientras tanto, en Pamplona el Xerez buscaba una triple carambola que permitiera a Gorosito obrar el milagro. El empate ante Osasuna era insuficiente para lograr la salvación, pero aún mantenía las esperanzas. Todo pasaba porque lograra el segundo gol, el Tenerife perdiera en Valencia (cosa que sucedióGi?o y el Real Madrid perforar por segunda vez la la portería del Málaga. Pero no fue posible. Nada cambió y el milagro de Gorosito al frente del Xerez no llegó. Por poco. Por muy poco, el equipo más simpático de Primera División volverá al pozo de la Segunda.

Ahora, tras noventa minutos de nervios y emoción, llega el momento de la reflexión. En todos los clubes que llegaron a esta última jornada sin los deberes hechos, incluido el Racing, deberán analizar lo que se ha hecho mal para no repetir errores. Llega el momento de las renovaciones, de las bajas, de los fichajes. Y lo mejor de todo, quizá la única nota positiva, es que el Racing seguirá en Primera División.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:10 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario