S?bado, 24 de abril de 2010

El f?tbol de las botas de colores

Dicen los nostálgicos que cualquier tiempo pasado fue mejor y a medida que crecemos en edad, esta afirmación parece todavía más acertada. No sé si pensarán lo mismo los jugadores que cada domingo se tienen que calzar las botas de fútbol. Aunque hoy en día, a los zapatos de cuero con cordones con los que se daba 'vejigazos' a un balón -aunque lo llaman también botas- se parecen más las zapatillas conocidas con el nombre de 'deportivas'. Antes, como recuerda la Academia en uno de sus registros, también servían para cubrir parte de la pierna. Ahora, es raro que lleguen a cubrir los tobillos. Incluso algún podólogo ha llegado a situar este complemento como el responsable de la gran cantidad de lesiones que cada temporada sufren los deportistas. Aseguran que tanta ligereza y flexibilidad no es buena.

Grandes marcas

Pero hablar de botas de fútbol en los tiempos actuales es hablar de grandes marcas y de grandes futbolistas. Todos y cada uno de los mejores jugadores de la Liga de la Estrellas, tienen su marca patrocinadora y su modelo exclusivo. Hagan la prueba y pregunten a cualquier joven de la región cuál es el río más largo de Cantabria o el número de municipios que componen la Comunidad y, seguramente, no acertarán a decírselo. Pero hagan la prueba y pregúnteles por la marca y el color de la zapatillas de Cristiano Ronaldo, pero de las últimas, ya que éste jugador -como otros muchos- cambian cada mes de 'modelito'. Las de ahora son violetas y rosas de la marca Nike. Se parecen a 'Trancas' y 'Barrancas', las simpáticas mascotas del programa 'El Hormiguero'. Seguro que las conocen. También las han visto. También las conocen los sufridos padres, madres y el resto de la familia que han querido comprar la réplica para sus retoños. El Racing no es una excepción. Modelos de las marcas Nike, Adidas, Reebok son algunas de las que cada día miman Manolo San Juan (utillero) y su ayudante, José Ruiz.

Bien colocadas

Ahora las tienen todas ordenadas en un módulo provisional en La Albericia, a la espera de que se terminen las obras de las nuevas Instalaciones Nando Yosu, donde podrán disfrutar de las 'modernidades' de un almacén de Primera División. Al entrar en él se puede retroceder en el tiempo y oler a cuero y humedad y, algunos casos, a grasa de caballo, porque todavía quedan clásicos en esto del balompié, incluso «a pies» bromea el utillero del conjunto cántabro. Lleva más de 25 años cuidando, entre otras cosas, los pies de los futbolistas y ha visto evolucionar el calzado deportivo. «Antes sólo había botas negras de cuero y como mucho tenían tiras blancas», relata San Juan pensativo que las compara con las de ahora «que son de plástico». Una curiosidad es la de Adidas. Las tres tiras blancas que las diferencian del resto en un principio se crearon para ayudar a reforzar el metatarso.

Tampoco tienen nada que ver los tacos. Antes eran redondos, de goma o aluminio, y ahora cualquier forma es posible. Circulares, rectangulares o con formas imposibles, incluso con agujeros. Hoy en día se combina la goma y el aluminio y ha entrado en juego la fibra de carbono, mucho más ligera y resistente. Una manía de los porteros, por ejemplo de Fabio Coltorti, es el emplear botas con tacos de goma -más blanda y flexible- sustituidos por tacos de aluminio. Así consigue mayor agarre y un mayor tacto a la hora de golpear el balón.

Cientos de pares

Es imposible saber el número de pares que puede haber en el almacén, sólo Henrique tiene 15 y «eso que ha venido este año», aunque el que más tiene es Munitis, asegura el utillero del club. Es sin duda, el jugador del Racing al que más le gustan los nuevos modelos, muy al contrario de José Moratón, más clásico con sus Adidas de cuero «de toda la vida».

Nadie sabe responder a la pregunta de cuáles son mejores, si las de antiguas o las modernas. Pero para los encargados de tener listo el material del Racing no hay dudas. Se quedan con las actuales, «mucho más fáciles de limpiar». Con un trapo húmedo y una esponja quedan como nuevas. A las de cuero hay que limpiarlas con un trapo y luego darles grasa de caballo y cepillarlas. La misma operación se produce antes y después de cada entrenamiento o partido y les lleva un par de horas a los utilleros. Otro asunto es el del transporte. Cada jugador necesita, por lo menos, tres pares. De goma, aluminio y unas mixtas. Los porteros y la defensa siempre juegan con aluminio, «para no resbalarse». Aunque no tienen demasiados problemas económicos ya que no son ellos los encargados de comprarlas. A la mayoría se las regalan. Están patrocinados por las casas comerciales y personalizadas con su número, su firma o la bandera de su nacionalidad -como las de Sergio Canales-.

Pero no sólo han cambiado las botas. La evolución de la tecnología aplicada al fútbol ha permitido que cada jugador se prevenga de las lesiones utilizando plantillas ortopédicas. Cada futbolista tiene las suyas hechas a medida y, «como todas son negras, hay que marcarlas con números para que no las confundan», cuenta San Juan.

Del negro se pasó al blanco y de ahí a una amplia variedad multicolor. Miguel Ángel Portugal contaba al presidente Pernía, antes de la foto oficial, que «para jugar con botas blancas hay que ser muy bueno, se te ven mucho los pies». Precisamente Canales utiliza este color, ¿coincidencia? De las verdes de Munitis, a las amarillas de Serrano, pasando por las negras de Moratón. Antes era impensable que un jugador utilizase el amarillo. Eso -dicen- trae mala suerte. Que se lo pregunten a Nando Yosu o a Delfín Álvarez (entrenador en la 87-88). Éste último, muy supersticioso. «Una vez mandó a un jugador a casa por venir vestido de amarillo. No lo soportaba», recuerda San Juan.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 11:05 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario