Jueves, 22 de abril de 2010

Tchit? 'Que piten, una, dos o tres veces... yo estoy tranquilo'

Aparte del típico saludo 'rapero' con el que da los buenos días a compañeros, aficionados y periodistas, Mohamed Tchité (Bujumbura, Burundi) se autodefine con una palabra: «Tranquilité (tranquilidad en francés)». Es algo que le gusta repetir cuando se le pregunta por la escasez goleadora del conjunto cántabro. Ahora parece haber encontrado la solución y lleva cuatro goles, en tan sólo dos partidos. Fue en el choque ante el Espanyol cuando el jugador congoleño consiguió abrir lo que los entrenadores llaman, la 'lata' de los goles. Ahora está en racha y el Racing debe aprovecharlo. El domingo ante el Villarreal tendrá, de nuevo, una oportunidad.

Llegó a Santander con la vitola de goleador y en sus prácticamente tres temporadas ha conseguido marcar 21 tantos. Para algunos demasiado pocos, teniendo en cuenta sus números anteriores: 20 goles en 29 partidos, en la temporada 2006-2007 de la liga belga.

Él no se pone nervioso, sabe que su secreto es el trabajo. Confía en que los goles terminarán llegando. La lata ya la abrió ante el conjunto periquito pero tampoco quiere sacar pecho. Se podría decir que es un profesional que está a las duras y a las maduras. «Me encuentro bien, como siempre. Yo sigo trabajando, los goles son lo de menos», afirma modestamente el jugador congoleño. Nadie duda de que Tchité es un jugador especial, distinto, que cae bien entre la afición, pero su discreta temporada (sólo ocho goles en liga) le están pasando factura. Incluso llegó a decir en medios de comunicación belgas que la próxima temporada su intención es no continuar en la entidad cántabra. El Racing no vería con malos ojos una posible salida del jugador. Además Tchité escuchó en alguna ocasión -esta temporada- pitos y abucheos en el Sardinero, aunque él lo encaja con entereza.

Relación con la grada

«Es evidente que no puedes estar bien con todo el mundo, no se puede tener a toda la afición contenta», asegura Tchité que incide en que «para mí eso no es un problema, si quieren que piten, una, dos o tres veces. Yo busco el bien del equipo y si puedo marcar goles», afirma con rotundidad el máximo goleador del Racing.

Sin embargo, en el fútbol todo puede cambiar de la noche a la mañana, los jugadores y en especial los delanteros, son víctimas de los resultados. Memé Tchité pone en cada partido todo de su parte para invertir esta situación. Los dos goles de penalti ante el Espanyol y otros dos (uno de ellos de penalti) ante el Xerez podrían cambiar los ánimos de la afición.

Ahora tiene en el punto de mira el partido contra el Villarreal. Sabe que es su oportunidad en casa. Nunca tuvo un momento mejor, aunque prefiere ser cauto, ya que pese a estar en racha, la pelota puede entrar o no. «Si quiere entrar, pues bien», asegura el delantero y, «si no quiere entrar pues nada, lo importante en el final de liga es que el equipo gane partidos, da igual quién marque los goles». Él lo que quiere es «ayudar» al equipo.

Momento feliz

Lo que no esconde el jugador congoleño es el estar atravesando por un momento dulce. Las cosas le están saliendo bien y se siente confiando, tranquilo y seguro hasta tal punto de que no duda a la hora de coger el balón para tirar los penaltis. «Engañaría si dijera que no estoy contento. No lo estoy tanto por la situación del equipo en la tabla, que no es la deseada. Antes y ahora hago exactamente el mismo trabajo. Sólo me importa que el equipo gane», afirma Tchité, que no deja de reconocer que, «hay que seguir trabajando, me preocupa más eso que marcar goles».

Hasta la jornada 31 los números no acompañaron al congoleño. Sólo había marcado 4 tantos. Él, sin embargo, no cayó nunca en la desesperación. «Nunca perdí la calma, ante la falta de goles siempre trabajé mucho en los partidos, no llegué a desesperarme», cuenta el jugador congoleño que considera más importante aportar trabajo al equipo que goles. El objetivo del Racing y de él está ahora teñido de amarillo. Es un partido importante, que en caso de victoria aportaría mucha tranquilidad en la lucha por la salvación. El máximo artillero del Racing lo sabe. Conoce que el final de liga va a ser de infarto, aunque sabe que la ventaja de 4 puntos «ya la quisieran para sí otros». El secreto, para él, «está en ir partido a partido, no podemos mirar más adelante, que nadie dude de que vamos a dejarnos la piel por cerrar cuanto antes la permanencia».De lo que no tiene ningún tipo de duda es de que el equipo jugará la próxima temporada en la máxima división del fútbol nacional. «Yo pienso que sí nos vamos a salvar, y seguro que todos -por los aficionados- también lo piensan».

Serio, rotundo y sincero. Ahora sólo queda esperar a que su cumplan sus pronósticos. Como él suele decir, 'tranquilité'.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:32 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario