Mi?rcoles, 21 de abril de 2010

El Racing no encuentra una defensa fija

¿Cuántos científicos dedicaron una vida a dar con la pócima perfecta? La historia cotidiana está llena de ejemplos en los que buscar el dar con la tecla y que salte la chispa es la piedra angular de todo. El fútbol no es menos, no en vano, es un accidente más de la vida social. Ni Miguel Ángel Portugal ni su predecesor, Juan Carlos Mandiá, han sabido o, quizás, no han podido, encontrar el antídoto para solventar los problemas defensivos del Racing. Un equipo modesto cimienta sus objetivos poniéndole un cerco a su portería. El conjunto cántabro es el quinto equipo más goleado de la categoría, con 48 goles y sólo superado por los tres del descenso: el Zaragoza y el Atlético de Madrid. ¿Porqué será? Hay que preguntarse, ¿qué fue primero el huevo o la gallina? Este axioma responde a la perfección a lo que ocurre en la línea de retaguardia cántabra. Sólo en trece ocasiones, sólo trece domingos, los cuatro que formaron de inicio fueron los mismos de la jornada anterior. En el caso de la época de Mandiá, la cosa habla por sí sola: diez partidos, tres repeticiones. Dos de ellas ocurrieron, como mandan los canones, tras una victoria, ante el Málaga en La Rosaleda o, a lo sumo, un buen resultado, un empate ante el Osasuna. Hay que decir que en lo que respecta al técnico gallego, los malos resultados le obligaron a discurrir más de la cuenta. Cuando algo no va bien todo pasa por probar para que cambie y esa fue la teoría que 'exprimió' el técnico con el que empezó la liga el Racing. En el resto de partidos, Mandiá llegó a utilizar a los dos laterales derechos que tenía, Pinillos y Crespo, a cuatro centrales Henrique, Morris, Torrejón y Moratón e, incluso, a un chaval del filial el último día antes de su despedida y cierre, Osmar. Para el lateral izquierdo también utilizó a los dos que tenía Sepsi y Cristian. Lo probó todo.

Con la llegada de Portugal, el decorado no cambió mucho, es más, todavía rebusco más en su plantilla y, no contento con lo visto, jugó cuatro partidos con Morris de lateral derecho. Aquel 'invento' no surtió efecto y el sudafricano pronto desapareció de las convocatorias. Por desaparecer, lo hizo hasta del mapa ya que tardó en volver más de dos meses de las vacaciones de Navidad. Durante el mes de enero, el Racing hace sonar la flauta. Los resultados le acompañan y, curiosamente, coinciden con la época en la que más se repiten las alineaciones en su totalidad y, por lógica, también en defensa. Los cuatro jugadores más utilizados en los 33 partidos disputados repiten tres jornadas seguidas consiguiendo siete puntos. Cristian, Torrejón, Henrique y Pinillos forman de inicio ante el Tenerife y Valladolid en casa y ante el Sevilla a domicilio, ganando los dos partidos fuera de El Sardinero y empatando ante los pucelanos en casa. El destino juega sus cartas y las sanciones y lesiones suelen tender alguna emboscada a los técnicos. No obstante, en este caso no es una excusa porque las ausencias no han sido excesivas. Torrejón se ha perdido seis partidos por lesión y en el caso de Henrique, en la jornada 29, dijo adiós a la temporada porque su rodilla hizo 'crack', por lo que para los datos no cuenta.

Demasiadas pruebas

Cada entrenador ve las cosas de una manera y el mejor ejemplo es la figura de Oriol. Defenestrado por Mandiá con Portugal pasa a ser casi fijo y a jugar en las cuatro posiciones. Centrales reconvertidos a laterales, laterales reconvertidos a centrales dan prueba de que los resultados y las prestaciones no han coincidido con lo que se buscaba. Existe una cantinela en el fútbol que no por ser popular deja de ser menos cierta: 'cuando la afición se sabe de memoria una alineación es porque las cosas van bien'. No responde a ningún rigor científico pero es lo que más se aproxima a ese antídoto del que hablábamos al principio. Con Marcelino García Toral en la temporada 2007-2008 jugaban: Pinillos, Garay, Navas y Ayoze. Con Juan Ramón López Muñiz la campaña 2008-2009: Pinillos, Garay, Navas y Marcano.

Puestos a sacar punta a estas conclusiones, precisamente, dónde más fichajes se hicieron al principio de este curso fue en esta línea a debate. La marcha de Garay, César Navas e Iván Marcano obligaba el desembolso. Se buscaron tres cesiones con Crespo, Henrique y Morris y una contratación en propiedad, Torrejón. Los resultados ahí están.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario