Lunes, 19 de abril de 2010

Tambi?n perdi? el avi?n

El fútbol es un deporte de tópicos. De frases que definen situaciones y que se repiten cada domingo. Está el de 'este partido es una final', el del 'gol psicológico', el del sabor agridulce, el de 'el que perdona lo acaba pagando' o ese de 'se perdieron dos puntos más que ganar uno'. Pues con ese ramo de aburridas palabras se puede resumir lo que ayer ocurrió en Chapín. Porque el Racing dejó escapar un avión -y no por la nube de Islandia- que le dejaba en un aeropuerto de Primera. Ya se sabe, 'el fútbol es así y hay que seguir trabajando'.

En los primeros minutos de partido hubo más tráfico aéreo en Xerez que en los cielos de toda España. El balón bajó al césped con ceniza volcánica. Momo, acostumbrado a volar para viajar a casa, supo quitársela con una soberbia pared que descolocó a dos defensores del Racing cuando el reloj sólo había llegado al seis. Balón al segundo palo y escena para el baúl de las curiosidades. El chileno Orellana remata y Coltorti trata de quitar la pierna -dió la impresión de que su tiro iba fuera-. Al suizo le pega y el rechace es una invitación para la ventaja. Gol de un Xerez con hambre de esperanza. Como va de tópicos, 'disparo en boca de gol' y 'el que da primero...'.

Es llamativo. El Racing necesita que le aprieten para encontrar un sentido a su fútbol. Y es que después del enésimo inicio complicado, los cántabros empezaron a insistir. Cuatro córners seguidos, una falta de Arana y hasta un intento de Colsa ante un Renan que se desorientó fuera del área... Con sus armas. Con un Tchité que volvió a parecer futbolista, con un Arana que abandonó el letargo y con un Bolado que trataba de caer y encontrar un hueco entre tanta pierna... Orellana y Momo le buscaban las cosquillas a las bandas cántabras pero 'la verdad es que' -es el tópico más repetido de la historia del fútbol- la justicia empezaba a encontrar un aliado en el empate.

Crespo y Tchité

Fue la lluvia la que espabiló definitivamente a los de la camiseta verde y negra. El diluvio hizo que el Racing se sintiera como pez en el agua. Lo dicen de otra ciudad, pero el chaparrón fue una maravilla en Xerez. Cuando los futbolistas pensaban ya en secarse, el Racing recordó el sentido que en este deporte tienen los carriles. La rebelión de los condenados. Porque un crucificado Crespo se apuntó al protagonismo y enfatizó la esencia de las pizarras. Esas que hablan de las subidas de los laterales para alcanzar superioridad en banda. Lo hizo fantástico. Primero, uno atrás. Luego, otro. Y, por último, pase rasito para que el delantero haga su trabajo. Y esta vez lo hizo. Tchité adelantó la puntera de su pie izquierdo. Para marcar sin necesidad de un penalti. 'Lo de lo delanteros es cuestión de rachas'... Otro de los residentes en el corredor de la muerte pidió clemencia. Ayer la mereció. Jugó bien.

Tiempo de descanso (los locutores siempre dicen 'jugadores al túnel de vestuarios'). En el balance, un Racing que llegó más sin hacer mucho. Un empate justo.

Ya 'en la reanudación', Tchité quiso 'destapar el tarro de las esencias' (mira que es cursi esta otra expresión repetida). El congoleño se puso el disfraz de pasador y la careta le quedó perfecta. Dejó a Arana sólo ante el guardameta brasileño de los andaluces. Pero el portero 'le ganó la partida' (o el 'mano a mano', que también se usa mucho). Esa jugada inauguró una tanda de ocasiones en el mismo sentido. El propio Arana se la jugó directa en un córner con 'balón envenenado'. Eso que llaman 'gol olímpico'. Era el preludio de lo importante.

Porque la jugada, el penalti, el gol, los puntos y la victoria hubieran sido muy importantes con un final distinto. Bolado, titular por primera vez este año -dio un poco de rabia que fuera casi por obligación-, escribió una partitura afinada de habilidad. Se fue de tres en carrera y encontró pierna, suelo y silbato. Fue su despedida. Como si estuviera pactado. Antes de que se lanzara la 'pena máxima' (como si un penalti fuera lo que más pena da) el canterano ya estaba fuera del campo. Su puesto lo ocupó Toni Moral.

Tchité alegró la tarde a Pernía, que ya tiene cuatro motivos en dos semanas para mandar vídeos por toda Europa, con la 'lotería del penalti'. Los tira bien. Y eso que Renan se vio los dos del domingo anterior. Pero cuando se el balón viaja raso y aterriza el palo y el hierro de la portería la física no permite las paradas.

Rematar la faena

Un triunfo en Xerez era media vida. Era casi pensar en la toalla y las chanclas. La oportunidad para la placidez. Desde casa y ante el televisor, los aficionados echaban las cuentas del alivio. Porque, además, por primera vez en mucho tiempo, el Racing parecía superior a otro equipo. Lo que en el argot mecánico de las fotocopias futbolísticas se dice 'tener el partido controlado'.Y lo tenía.

Faltaba esa puntilla. Era como esa elección que se sabe ganada... Era tan obvio que se olvidaron de ir a votar. Y el cadáver empezó a moverse en el ataud. Con coletazos que parecían controlables. Hasta que uno dejó de serlo. Alustiza y Calvo fueron los resucitadores que el 'Pipo' Gorosito mandó al rescate. Que buen trabajo está haciendo el argentino...

Un balón colgado al espacio entre los dos centrales del Racing permitió un 'remate inapelable' de Víctor Sánchez. 'Cabeceó a la red', dirán en los resúmenes. Empate. Vuelta a empezar en la Liga de los pobres, esa que mira de reojo varios partidos a la vez.

Con todo, seguía pareciendo que al Racing le iba a salir bien la tarde de abril. Y más cuando Portugal decidió darle quince minutos a un Canales que ya no recordaba lo que era la suplencia. Hasta Edu Bedia se apuntó a ser futbolista mucho tiempo después.

El Xerez 'quemó sus naves' con riesgo. El Racing aprovechó los huecos que deja la temeridad. Y los dos pudieron haber marcado en uno de esos finales 'de infarto'. Pero nadie lo hizo. Nadie se apuntó a la conclusión. Es más, el punto no gustó en ninguna casa. Les deja como estaban (sentenciado y temeroso).

En fin. En un día de tópicos, una antigua crónica hubiera empezado con un 'se pudo ganar, se pudo perder... Y, al final, se empató'.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:09 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario