Viernes, 16 de abril de 2010

El que mal empieza... acaba perdiendo

Sí, está claro que lo importante de todo es como se acaba. Hasta ahí, todos de acuerdo. Ahora bien, en deporte hay un margen de maniobra, reacción o cómo se quiera denominar, que puede desnivelar el resultado final. El Racing sabe poco de ello. De las 32 jornadas disputadas, las huestes de Portugal han empezado perdiendo en 23 ocasiones y sólo en tres partidos fueron capaces de remontar y darle la vuelta al marcador para acabar ganando. Desde luego estos datos obligan a tener una fuerza mental al futbolista importante.

Los tres encuentros en los que el equipo santanderino giró su destino de un modo radical fueron, precisamente, a las ordenes del actual entrenador. El primero ante el próximo rival de los verdiblancos en liga, el Xerez. Un gol de Mario Bermejo adelantaba a los andaluces. El partido acabó 3 a 2 en El Sardinero consiguiendo la primera victoria en Santander. Corría la decimocuarta jornada de liga. La segunda ocasión que consiguieron dicha 'hazaña' fue ante el Osasuna en el Reyno de Navarra. Un gol de Miguel Flaño fue neutralizado por otro de Colsa seguido de uno de Christian y hasta Diop marcó. 1 a 3 en Pamplona. La tercera y última ocasión fue el pasado miércoles ante el Español. El gol de Iván Alonso acabó en anécdota tras los dos de Tchité y el de Arana. Idéntico resultado al de Pamplona. Y hasta ahí se puede leer. Los datos hablan por sí solos.

No extrañan aquellas declaraciones que hacía Juan Carlos Mandiá en las que venía a decir que necesitaban un partido en el que fueran capaces de marcar primero que sus rivales: «Es una lástima pero siempre nos pasa igual». Así de apesadumbrado se despedía el entrenador gallego, no en vano Mandiá dirigió nueve jornadas y sólo en una, en La Rosaleda, empezó ganando. Por cierto, su único triunfo. Su colega Portugal ha dirigido al Racing en 22 jornadas y en 15 de ellas fueron sus rivales los que se adelantaron en el marcador.


«Marcar primero te da opción»

¿Tendrá alguna explicación? Falta de concentración, de intensidad,... ¿Qué puede ser? Miguel Ángel Portugal lo tiene claro: «La tremenda igualdad que existe en los equipos de Primera división hace que el que marque primero tenga muchas más opciones de ganar o, cuando menos, de puntuar». Ya lo dice el dicho 'el que da primero da dos veces'. Razón lleva el técnico, puesto que los datos revelan que el Racing de esas 23 jornadas en las que sacó el balón de su portería antes que de la ajena sólo fue capaz de, al margen de las tres victorias ya comentadas, empatar en seis jornadas. Lo hizo en dos oportunidades y con idéntico resultado ante el Atlético de Madrid. En el Calderón empató a uno Serrano después de que Jurado se adelantara y lo propio hizo Colsa en El Sardinero ante los colchoneros tras el gol de Forlán. Además, ante Almería, Zaragoza y Deportivo, todos ellos a domicilio, los racinguistas consiguieron arrebatar un punto para sus cuentas. El otro empate cosechado tras marcar su rival fue logrado en El Sardinero ante el Valladolid que, para colmo, se adelantó con un gol de Pinillos en propia meta.

El Racing, por tanto, se puede decir que en esta liga se está acostumbrando a perseguir a sus contrincantes. En toda la presente campaña sólo fue capaz de ponerse por delante en el marcador antes de encajar gol en cinco partidos, eso sí, hizo pleno ganando en todas sus comparecencias. Málaga, Español, Tenerife, Sevilla y Sporting fueron sus víctimas y, cómo es lógico, tras analizar la trayectoria de este equipo, sólo ante los canarios se consiguieron los tres puntos en su feudo, para el resto hubo que coger la maleta para ganar.

En definitiva, marcar antes que tú rival te abre las puertas para puntuar en una liga tan competitiva como la española. Quedan seis partidos y con estos datos Portugal y los suyos deberán 'pinar las orejas' desde el minuto uno.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 15:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario