Viernes, 12 de febrero de 2010

La ilusi?n dura ocho minutos

Mi ilusión, o como quieran llamarlo, duró exactamente hasta el minuto ocho del partido, cuando marcó el Atlético. Justo debajo de donde estaba se marcharon tres aficionados. Si no hubiese tenido que trabajar, me hubiese ido con ellos.

La verdad es que, a pesar de no ser alegre como unas castañuelas, una semana escribiendo de remontadas y milagros había dejado poso, y cuando el Racing se adelantó (minuto dos), la cuenta que me eché es que, a ese ritmo, se podía acabar perfectamente con un 45-0.

Y digo lo de largarme y no es por desprecio al Racing -no voy a hacerme ahora el listo y decir que ya lo sabía: si lo hubiese sabido, también lo habría escrito antes- sino por el frío.

Habitualmente, los que vamos al campo a trabajar llegamos un rato antes para preparar un poco las cosas, enfadarnos con el que se sienta en nuestro sitio y tomar un café. Ayer, esa media hora de más acabó con nosotros.

Recién llegado a la grada, desplegué los sentidos para buscar alguna tontería que contar. La encontré, facilísima: por la megafonía sonaba 'Highway to hell'. Pensé que de la misma forma que de chaval se grababan cintas a las muchachas con 'lentas' para animarlas a adoptar una postura cómoda la próxima vez, el Racing -más concretamente, el hombre al mando del aparato- enviaba un recado al Atlético: '¿Esperabas un paseo? Pues lo va a ser... ¡pero al infierno!'. Agotado el 'hit' de AC/DC... ¡'Misión imposible'! Maravilloso -ahorro la lectura de la explicación-. Pero ahí se acabó. El frío me agarró y ya no pude ni hacer caso a la música ratonera que siguieron poniendo. Encima, canciones sin mensaje.

Medio congelado como estaba, ya pocas cosas me llamaban la atención. Sí me pareció curiosa, por ejemplo, la 'seta de los conjurados' que formaron sobre el campo los jugadores del Racing abrazaducos antes del comienzo. Poco más. ¡Ah, no! ¡Que se me olvidaba! Me fijé en el montón de cuellos polares -cualquiera que haya hecho la mili, sabe que son 'bragas', pero no voy a entrar en polémicas estériles- del Racing y el buen tino de los usuarios a la hora de adaptarlos a las necesidades concretas del momento -ya saben: bufandilla, gorrito...-. No sé si habrá quedado alguno sin vender.

El análisis deportivo

Llegó el momento de repasar las alineaciones. En ocasiones así, me tomo muy a pecho el once del rival, porque con él te dice lo que piensa de ti. Sánchez Flores formó un equipo decente, una muestra de respeto, aunque el hecho de dejar sentados a Simao y Forlán se podía interpretar como una clara señal de confianza en sus posibilidades. Tampoco hacía falta ser un genio para verlo después de un 4-0.

Portugal también se portó: compuso una alineación con mucha juerga en la zona adelantada. Tchité y Xisco como delanteros, con Munitis y Canales por detrás, un poco metidos hacia el centro, sin llegar a ocupar la posición de extremos. La única novedad, el regreso a la portería de Mario Fernández, el chico llamado a recuperar, en el futuro, el puesto para la cantera. Una prudencia muy lógica.

¿El partido? Pues ya lo vieron, o lo leyeron dos páginas atrás. Fue bonito mientras duró y duró demasiado poco. Si el 4-0, lo justo para la prórroga, ya era complicado, en el momento en que el Atleti empató ya se veía que el Racing no tenía tantos petardos en el almacén como para celebrar todos los goles. Yo le pregunté entonces al que tenía sentado al lado que si todavía se lo creía, y me dijo que sí. Pero le miré a la cara y comprendí que no es que se lo creyese o no: lo que le pasaba es que se le habían soldado los dos hemisferios cerebrales por el frío, se le habían congelado también las ideas y por eso seguía pensando lo mismo que cuando entró al campo.

Así fue pasando el tiempo, entre tiritonas y algún espasmo, hasta el final. Ya bajando hacia la salida, junto al palco, pasé junto a un ejecutivo del Atlético hecho un pincel, pero un poco fresco. «Sí, sí. Vais a jugar la final -le dije por lo bajinis- pero tú te vuelves a Madrid con catarro».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:03 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario