Domingo, 31 de enero de 2010

El metodo Portugal

Confianza. Es la clave. El elemento en que se ha basado el cambio. La llave que separa el éxito del fracaso. A partir de ella surge todo los demás: solidaridad, trabajo, orden, táctica, resultados, puntos... Los jugadores hablan de ella a cada pregunta que se les hace; el presidente la destaca por encima de las demás; y hasta el propio afectado asiente con la cabeza cuando se le cuestiona por el motivo del cambio. ¿Cuál es el éxito de Miguel Ángel Portugal? Su confianza en el trabajo que desempeña, en sus ideas, en su conocimiento del mercado, en su valentía en las apuestas (léase Zigic, léase Canales). ¿Cuál es la clave del cambio radical que ha dado el Racing esta temporada? La confianza que el técnico ha logrado transmitir a los jugadores, a futbolistas que han pasado de la nada al todo, de las críticas a las alabanzas. ¿Cuál es el origen de todo ello? La confianza de un presidente que apostó por un entrenador en el momento más complicado de su gestión deportiva: con el equipo rondando el descenso; con una grada crispada, enojada, cabreada; y con un conjunto lleno de dudas, incapaz de encontrar sus señas de identidad.

Miguel Ángel Portugal es el hombre que ha obrado el milagro gracias a su método: la confianza.

El hombre tranquilo

Portugal es el hombre tranquilo. Un calificativo que ha servido para encabezar titulares y perfiles en los diferentes medios de comunicación. El técnico que sin voces, sin aspavientos, sin ofrecer grandes frases a la prensa, ha logrado cambiar el rumbo de un equipo que se dirigía sin remedio hacia la Segunda División.

Los datos que arroja el entrenador burgalés al frente del Racing son espectaculares. En su primera etapa en Santander (temporada 2006-07) dejó al equipo en la décima posición, plaza únicamente superada hasta entonces por el Racing de Javier Irureta. Apostó por un desconocido goleador serbio de más de dos metros de estatura de nombre Nikola Zigic y tuvo la capacidad necesaria para modificar su sistema de juego en base a este gigante convertido en delantero. El resultado no tardó en llegar y el equipo llegó a encadenar una racha de diez partidos sin conocer la derrota.

En la presente temporada, Portugal cogió al equipo a finales del mes de noviembre (debutó en el Santiago Bernabéu), con el Racing situado en la decimoséptima posición de la tabla, con siete puntos, los mismos que un Atlético de Madrid colocado en puestos de descenso a Segunda División.

Nueve partidos después, el Racing respira con tranquilidad en la decimotercera posición, con 23 puntos, a seis del descenso. Su balance es brillante: seis triunfos, tres derrotas (dos de ellas en los dos primeros partidos que dirigió Portugal) y un empate. En esos nueve encuentros ha logrado sumar un total de 19 puntos.

En la Copa del Rey, Portugal ya ha logrado igualar la gesta de Marcelino García Toral de hace dos temporadas y tiene al equipo situado, por segunda vez en su historia, en una semifinal.

Todos estos datos se redondean con el hecho de que el Racing es el único equipo de Primera División que se mantiene invicto en el presente año, tanto en Liga como en Copa. En la Liga, sólo el Barcelona mejora los números del Racing en 2010, aunque el cuadro blaugrana cayó en la Copa del Rey y sumó su única derrota este año ante el Sevilla.

«Su conocimiento del fútbol es extraordinario», sostiene el presidente de la entidad, Francisco Pernía. «Es una persona capaz de sintetizar en pocas palabras un partido de fútbol con una sencillez que hace que todo lo complicado sea sencillo», añade. «Si a eso unimos el conocimiento que tiene del mercado nacional e internacional, resulta que es el hombre perfecto para llevar los destinos de un club como el Racing». Pernía, al que le une una buena amistad con Portugal pese a la marcha de éste al Real Madrid al término de la temporada 2006-07, sonríe cuando se le pregunta por los motivos que le hicieron confiar en el burgalés para sustituir a Juan Carlos Mandiá. «Prefiero guardármelos para mí», afirma manteniendo un halo misterioso.

Portugal tiene el extraordinario acierto de ver lo que otros no ven. En su primera etapa apostó por un desconocido Nikola Zigic, y en la segunda, la actual, ha hecho lo propio con un joven de 18 años llamado Sergio Canales. Ha sido el único. Ni Juan Ramón López Muñiz, ni Juan Carlos Mandiá se atrevieron a dar el paso de conceder galones a un jovencísimo futbolista convertido ahora en una estrella galáctica.

«El tema psicológico en el cambio de rumbo que ha experimento el Racing ha sido muy importante», sostiene uno de los 'pesos pesados' del vestuario, José Moratón. «Y aquí es donde entra la figura de Miguel Ángel Portugal», añade. «El míster llegó con una serie de ideas muy claras y el mensaje que ha querido transmitir ha llegado al equipo. Suyo es el mérito de que ahora estemos más unidos en el campo. Se ve más piña y todos vamos hacia el mismo sitio».

«Somos los mismos, pero es evidente que ha habido un cambio en la marcha del Racing», afirma el centrocampista Mehdi Lacen. «Llegó el nuevo míster y hemos cogido confianza. Ahora estamos en un buen momento», apunta.

«El cambio de entrenador nos ha venido bien», afirma sin tapujos Pablo Pinillos. «Con Miguel Ángel Portugal en el banquillo el equipo ha cogido confianza, moral. Ha logrado que mejoremos en lo individual y también en lo colectivo. Tácticamente, hemos cambiado respecto al inicio de la Liga. Ahora, las líneas están más juntas, somos agresivos y hemos conseguido empezar la casa desde atrás encajando pocos goles».

¿Y qué piensa el propio Portugal? «Uno de los principios básicos que debe tener un entrenador con su plantilla es que los jugadores saquen a relucir todo lo que tengan y sólo lo hacen si el entrenador les da confianza para que ellos tengan y valoren la autoestima en su justa medida», dice. «Yo creo que la confianza es clave para que el jugador haga aquello que sabe hacer porque el entrenador confía en él y lo que no sabe, que no lo haga. Es fundamental la confianza. Cuando elijo a un jugador lo hago por sus virtudes más que por sus defectos y el jugador tiene confianza por poder hacer lo que sabe», añade.

Junto a la confianza, Portugal ha sabido y ha podido sacar lo mejor de cada jugador. De unos futbolistas asuelados por las críticas en el inicio de la temporada y que partido tras partido se han ganado el respeto y hasta la admiración de la afición. «Sí, pero es mérito de ellos», sostiene el técnico. «Todos están muy implicados y muy seguros». Y ello apoyado en una excelente base táctica. «La clave para que un equipo funcione bien es la seguridad, saber guardar tu casa, y cuando sabes guardar tu casa sales mucho más seguro de ella. Si no está bien guardada siempre sales con desconfianza, concluye.

Son los secretos de Portugal, las bases de su método de trabajo, las claves de su éxito en Santander.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 13:01 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario