Mi?rcoles, 27 de enero de 2010

El Racing apela al esp?ritu de Hoznayo

30 de enero de 2008. Miles de aficionados aclaman al Racing en la localidad de Hoznayo después de eliminar al Athletic de Bilbao en los cuartos de final de la Copa del Rey y alcanzar por vez primera en su historia una semifinal del torneo del k.o. Fue lo «nunca visto», la «apoteosis racinguista», tal y como titularon entonces sus crónicas los enviados especiales de este periódico. Aquel día marcó un antes y un después en la historia de un club casi centenario pero vacío de grandes títulos. Desde aquella jornada, equipo y afición buscan repetir las mismas sensaciones, anhelan sentir de cerca la final de Copa. Fue una experiencia única en Cantabria, bautizada como el 'espíritu de Hoznayo' y que representó la comunión perfecta entre jugadores e hinchada.

Casi dos años después, el Racing tiene la posibilidad de repetir un logro similar. Noventa minutos separan al Racing de volver a disputar una semifinal de la Copa del Rey y de pensar, de nuevo, en la final de la Copa del Rey. La empresa no será fácil. En el Reyno de Navarra de Pamplona esperan noventa minutos de sufrimiento tras el 2-1 que logró el conjunto de Miguel Ángel Portugal en el partido de ida y ante la llamada a filas que ha entonado el Osasuna en un intento de remontar la eliminatoria.

Tras el marcador de El Sardinero -¡lástima el gol de Pandiani encajado a dos minutos del final del partido!- el Racing tiene más cerca la semifinal. Está en ventaja. Dio primero y Osasuna se encuentra ahora con la obligación de derrotar a un equipo que aún no ha perdido en el año 2010. Pero nada de descuidos. En un partido de estas características cualquier detalle puede inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Lo que está claro es que el Racing ha dado prioridad a la Copa del Rey. Miguel Ángel Portugal no ha ocultado sus cartas. Dejó descansar a varios de sus titulares en el último partido de Liga en Gijón, y hoy formará con su once de gala en un intento de repetir la gesta del equipo dirigido entonces por Marcelino García Toral. El técnico únicamente mantiene la duda del joven Mario Fernández o Fabio Coltorti en la portería y tirará de todas sus estrellas para buscar la clasificación, incluido Sergio Canales.

Miguel Ángel Portugal está convencido de que el Racing superará la eliminatoria desde que acabó el partido de ida. Lo dijo entonces, y lo repitió ayer tras el último entrenamiento celebrado en La Albericia: «Pasaremos». Y para ello tiene perfectamente decidida la estrategia: «No iremos a especular con el resultado de la ida». Lo dejó todo tan bien atado, que hasta no se olvidó de ensayar los lanzamientos desde el punto de penalti. Por si acaso. Por si hiciera falta.

El técnico optó por dejar fuera de la convocatoria al 'desaparecido' Morris, a Crespo y Luis García. Tampoco viajaron hasta la capital navarra los lesionados Edu Bedia, Bolado, Toño y Arana.

«El Racing es un equipo duro de pelar, que no se ha resquebrajado nunca, ni en las buenas ni en las malas», reiteró ayer el entrenador burgalés, quien insistió en que el equipo afrontará el partido «con la misma mentalidad con la que acudimos a todos los campos de juego». El técnico quiere que sus futbolistas contrarresten «desde arriba» el juego de Osasuna, presionando a los hombres que hacen circular el balón, convencido de que así «es difícil» que el equipo navarro encierre al suyo en su campo. «Si no dejas que saquen el balón jugado, si no dejas que los que tienen que organizar organicen, el balón llegará de pelotazos, pero no como tiene que llegar. Nosotros trataremos de hacer nuestro juego: ser incómodos, presionar, intensidad, ritmo... Esas son nuestras armas», indicó.

En Pamplona, José Antonio Camacho también ha dado prioridad al partido ante el Racing y si en anteriores eliminatorias apostó por los menos habituales, todo indica que hoy jugarán los titulares. Al menos, el técnico optó ayer por mantener las cartas tapadas y no dar ninguna pista sobre el posible once que salte al Reyno de Navarra, bajo la dirección arbitral de Turienzo Alvarez.

Camacho cuenta con las bajas de los lesionados Oier Sanjurjo y Jokin Esparza y no dará hasta la jornada de hoy la convocatoria. «El partido habrá que jugarse con el corazón muy caliente y la cabeza muy fría», dijo ayer Camacho. «Mis jugadores van a salir sin prisa, pero sin pausa. A pesar del 2-1 de la ida favorable al Racing no hay nada perdido», añadió.

En opinión del técnico murciano, «será un partido igualado, porque somos equipos igualados, así lo demuestran los números. Tenemos la ventaja de jugar en casa ante nuestra afición y meternos en semifinales es un aliciente importante para todo el mundo», finalizó.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:36 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario