Lunes, 18 de enero de 2010

Canales seduce a la afici?n

En los prolegómenos del partido, los aficionados ya aventuraban lo que podía suceder en el encuentro. Todos se inclinaban a que la presencia de Sergio Canales sería decisiva para el triunfo del equipo.

La animosidad ha subido muchos enteros entre los aficionados, que han visto como el equipo ha pasado de ofrecer un juego tedioso, a mostrar acciones mucho más vistosas y con sentido futbolístico.

Su presencia en la formación inicial animaba los corrillos ante de acceder a las localidades. Los comentarios eran para todos los gustos, valoraban el fútbol del jugador que se ha convertido en la referencia del cuadro santanderino.

Los jóvenes aficionados que se fotografían con el equipo ya tienen un nuevo ídolo, así como los que desde las gradas solicitan a la nueva figura su camiseta. Incluso el encargado de la megafonía al dar las alineaciones puso un énfasis especial cuando nombró a Sergio Canales en el último lugar.

Los aficionados se mostraban expectantes durante el transcurso del juego, esperando que Canales tuviera el balón e hiciera una de sus genialidades. Hasta la fecha tan sólo unos pocos habían podido ver, en directo, la 'magia' del canterano. Barcelona y Sevilla habían sido los escenarios en los que se había mostrado su riqueza y calidad. La parroquia local tenía ganas de presenciar un gol de su 'estrella' y ayer lo pudo celebrar.

Cada balón era una exclamación de los seguidores cántabros. Incluso en el palco el murmullo se dejaba sentir cuando el jugador se aproximaba al área visitante. El aficionado racinguista acude al campo con un motivo claro, ver a Canales, el jugador más deseado del fútbol español.

A esto hay que unir que nada más comenzar el encuentro quedó claro que el chaval era el comodín con el que contaba Portugal para desarrollar el juego de los suyos. Incluso los córners, cuando no se sacan desde la banda buena para el jugador, se hacen en corto para que en un segundo toque Canales pueda centrar.

Lo hace con buena rosca y bien situados para el posible remate de sus compañeros. Quizá sea una carga excesiva para un chaval de 18 años. Aunque Canales no elude la responsabilidad. La afición le premia perdonándolo cuando las cosas no salen como los racinguistas desean.

Fue el encargado de la estrategia lanzando las faltas, sacó los córners y elaboró las mejores jugadas del equipo. Hasta el punto que mediada la segunda mitad el capitán Pedro Munitis no discutió a Sergio quien tenía que lanzar la falta y le cedió el balón para que su compañero volviese a colocar el balón en el área.

Durante la primera parte intervino, de forma directa, en once acciones de juego y todas con peligro. La primera a los cinco minutos de comenzado el choque con un recorte dentro del área que no finalizó el gol por el acierto de la defensa pucelana. Su acertado criterio futbolístico se pone de manifiesto en todas las ocasiones en que el balón pasa por sus botas y estos detalles los agradece el graderío. Ayer, las mejores ovaciones fueron para Sergio cuando finalizaba cualquier acción de juego.

Los seguidores racinguistas abadonaron El Sardinero con el disgusto, lógico, de haber cedido un empate de forma injusta. Pero la mayor parte de los comentarios estaban encaminados a premiar el gol conseguido por Sergio Canales que significaba la igualada en un partido más o menos correcto.

Fue un gol que levantó a los aficionados se sus asientos. El juego entonces no estaba siendo bueno y el aburrimiento se había comenzado a apoderar de los seguidores locales. Entrar el balón en la portería rival y el estallido de jubilo de los aficionados fue unánime. Ni uno sólo de los miles de aficionados se quedó impasible. Incluso los seguidores vallisoletanos supieron premiar la 'obra de arte' que Canales había vuelto a ejecutar para el delirio de la afición.

Nada más culminar la acción del gol se volvió a la grada para dedicar el tanto a los suyos, sus compañeros le abrazaron y reconocieron el valor de la acción ejecutada por el racinguista.

El chaval abandonó el campo en el minuto treinta de la segunda mitad. Y de nuevo El Sardinero se pronunció con claridad. Puesto en pie despidió al jugador con una sonora y pronunciada ovación. Canales no dudó en devolver a la grada los aplausos en señal de agradecimiento por el apoyo recibido.

Los componentes del equipo técnico del conjunto, con Portugal al frente, no dudaron en felicitar al jugador por su actuación. Sus compañeros también estaban junto al canterano que había conseguido lo más difícil ser profeta en su tierra.

En los corrillos de los seguidores cántabros, el comentario era unánime sobre la dependencia que tiene el equipo. La afición tiene una nueva referencia.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:36 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario