Domingo, 17 de enero de 2010

Canales se doctora en su casa

Sergio Canales volvió ser el protagonista del partido por otro golazo que esta vez sirvió para que el Racing empatara contra el Valladolid (1-1) en un encuentro en el que los de Miguel Ángel Portugal fueron bastante mejores, pero en los que la mala fortuna en el tanto de Pinillos en propia meta y la falta de puntería dejaron el marcador en tablas.

El chaval centró todas las miradas desde el comienzo del partido después de su exhibición en el Pizjuán y de ser protagonista toda la semana por ser objeto de deseo del Real Madrid. Y lo cierto es que Canales no se arrugó. Con 18 años demostró no sentir ninguna presión y en todo momento fue el baluarte ofensivo de su equipo, que elaboró su juego en base a él y a Munitis. Para rubricar su actuación marcó otro golazo marca de la casa antes de que Portugal le sustituyera. Pero, al margen del gol -que fue otra obra de arte-, lo más positivo es la sensación que deja, los detalles que aporta y, sobre todo, su manera de moverse por el campo e inteligencia con el balón en los pies.

En cuanto al partido, el Racing fue más equipo que el Valladolid, que acusó la plaga de bajas más que su rival y que dispuso un once inicial raro y defensivo. A José Luis Mendilibar le dio por hacer experimentos raros en lo que lo único coherente y destacable fue el debut oficial directamente de titular del canterano Carlos Lázaro, de 19 años.

Desde el principio fue el conjunto cántabro el que llevó la voz cantante, siempre con Canales como actor principal. Primero definió revolviéndose de espaldas, pero se encontró con Justo Villar. Luego puso un balón a Christian en una falta. Y más tarde no llegó a completar una buena jugada entre él y Munitis. Sin embargo, paradojas de la vida, el Valladolid se adelantó en el primer balón que tuvo y fue casi sin querer. Medunjanin saca mal un córner al primer palo donde Diop despejaba mal hacia atrás y el esférico le pegaba a Pinillos para entrar en la portería de Coltorti.

El 0-1 no cambió la situación del encuentro porque el Racing siguió dominando. No obstante, pocas ocasiones más tuvieron los locales. En concreto, otro disparo de Canales que se marchó fuera. Antes del descanso Munitis se fue al suelo por un leve agarrón de Arzo que bien pudo ser penalti, pero donde el capitán racinguista se dejó caer de forma teatral y que ayudó al colegiado a no pitar pena máxima.

Conexión munitis-Canales
En la segunda parte continuó el mismo guión. Y mientras Mendilibar no era capaz de ofrecer ninguna respuesta desde el banquillo. Sólo realizó los cambios al final en una clara intención de perder tiempo. El marcador jugaba a su favor, pero era evidente que le iba a costar mucho mantenerlo con el juego tan pobre que ofrecía su equipo. Exactamente le aguantó 14 minutos más, lo que tardó la sociedad Munitis-Canales en funcionar.

El primero vio el desmarque de fuera hacia dentro del segundo, puso el balón en el área y la perla racinguista, bajando el balón con clase, resolvía de vaselina. Quinto gol del chaval, tercero en dos partidos y primero ante su afición, algo que le hacía especial ilusión y que llegó en forma de obra de arte. De ahí al final, las ocasiones decrecieron. Óscar Serrano pudo desequilibrar la balanza y Geijo tuvo la última en la frontal, pero mandó el balón a las nubes para respiro de un Valladolid que sacó demasiada tajada para tan poco fútbol.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 21:38 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario