Lunes, 21 de diciembre de 2009

Una Navidad para reflexionar

El Racing se marchó ayer de vacaciones con el amargo sabor de boca de haber cerrado un año 2009 con una derrota, un resultado demasiado habitual durante un año en el que el conjunto santanderino no ha estado precisamente brillante. No lo estuvo en la etapa de Juan Ramón López Muñiz, aunque al final se consiguió la tan ansiada permanencia. No lo estuvo con Juan Carlos Mandiá, con el que se dio un gran paso hacia el descenso que, afortunadamente, aún se puede evitar. Y no lo está siendo con Portugal, el recurso fiable para que el Racing se mantenga una temporada más en la élite del fútbol español.

El 4 de enero comenzaba el Racing su andadura por el 2009, y lo hacía de la mejor forma posible, con una victoria en Valladolid (0-1). El Racing, como le ocurriría a cualquier equipo, comenzaba el año con un espaldarazo anímico importantísimo. Y la verdad es que debió surtir efecto, ya que las tres jornadas siguientes se saldaron con resultados positivos para los cántabros. Empataron en Santander con el Recre y lograron dos triunfos importantísimos en Getafe y Sevilla. El Racing estaba comenzando a sentar las bases de la permanencia, aunque eso sí, todavía tendría que sufrir un poco más hasta que ésta se hiciera realidad. Y es que tras estos buenos resultados, el conjunto cántabro encadenó una serie igual de larga de malos resultados.

Habría que esperar hasta la jornada 27, que se jugó el 15 de marzo, para que el Racing se reencontrara de nuevo con la victoria, la cuarta de 2009. El rival, un débil Numancia que ya por esas fechas tenía pie y medio en Segunda División. En cualquier caso, el 5-0 final fue un importante espaldarazo anímico para los cántabros que un par de jornadas después volvían a ganar, esta vez en Gijón ante un correoso Sporting.

El 5-1 al Atlético de Madrid en El Sardinero, el 3-2 endosado al Valladolid y el 0-1 del Nuevo Colombino en el anteúltimo partido del campeonato completan la nómina de victorias en 2009 durante la pasada temporada, en la que un jugador, Nikola Zigic, desempeñó un papel esencial para que el Racing sellara una temporada más en la máxima categoría del fútbol español.

A las ocho victorias del pasado año hay que sumar las tres conseguidas en lo que va de temporada. La primera llegó en la tercera jornada, el 19 de septiembre, y tuvo lugar en Málaga, en donde se produjo el reencuentro de Muñiz con el Racing. El partido, muy flojo por parte de ambos contendientes, acabó con un 1-2 favorable a los cántabros, entrenados entonces por Mandiá. Fue la única victoria del técnico gallego en su corta etapa al frente del Racing.

Las otras dos victorias de este año han tenido ya a Portugal como protagonista en el banquillo. El Racing goleó al Espanyol en su nueva sede de Cornellá y venció, con más apuros de los esperados, al Xerez en el que, por el momento, es el único triunfo de la temporada en El Sardinero para los cántabros. En definitiva, once victorias en 37 partidos. Un bagaje que no permite demasiadas alegrías.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:49 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario