Lunes, 21 de diciembre de 2009

Demasiados errores

Como si del Racing de Mandiá se tratara, el conjunto santanderino ofreció ayer su peor imagen en Villarreal. Los hombres de Miguel ángel Portugal volvieron a repetir el mal partido de hace una semana ante el Xerez, aunque ayer, con un equipo mucho más poderoso ante sí, no tuvieron tanta fortuna.

Al final, tras dos regalos defensivos, uno de cada lateral, el Racing cerró el año con una derrota que confirma que el 2009 no ha sido el año del conjunto santanderino. Pasó por demasiados apuros en el tramo final del pasado campeonato con Juan Ramón López Muñiz en el banquillo y los está pasando también en esta primera vuelta, en la que pasando todos los apuros del mundo para no estar ya condenado al descenso a estas alturas del campeonato.

Ante el Villarreal, el Racing expuso todas y cada una de las carencias que ha venido mostrando a lo largo de toda la temporada. Fue débil en defensa, sobre todo en las dos bandas, donde se mostró como un verdadero chollo para cualquier rival. Fue inoperante en el centro del campo, donde Colsa y Lacen fueron meros espectadores de lujo ante los 'peloteros' del 'submarino amarillo'. Y arriba... lo de siempre. Pocas ocasiones y muchos errores. Con estos argumentos sobre el césped de El Madrigal, a poco o a nada podía aspirar un Racing que desde el mismo pitido inicial estuvo a merced de los de Valverde.

El conjunto santanderino tardó más de diez minutos en salir de su campo. Entre que el Racing se metió atrás y que el Villarreal apretó de lo lindo en ese momento, lo cierto es que el partido se desarrolló en las inmediaciones del área de Coltorti. El juego de los castellonenses era un vendaval que los cántabros no acertaban a amainar. Por medio de incursiones por ambas bandas, con combinaciones por el centro... de cualquier manera, el equipo de Valverde llegaba al área verdiblanca en donde eso sí, no estuvo en absoluto acertado.

Con el paso de los minutos, quizá porque el Villarreal perdió parte de su fogosidad inicial, quizá porque el Racing espabiló un poco, la situación dio un ligero cambio. El equipo local ya no dominaba con tanta claridad y el de Portugal salía un poco de la cueva en que había estado metido hasta ese momento. Fruto de este nuevo panorama, el Racing dispuso de la única ocasión clara de todo el partido. Un buen centro de Serrano desde la derecha -había cambiado su posición con Munitis- fue rematado a placer por Tchité que, como viene ocurriendo últimamente, estuvo plenamente desacertado. En definitiva, que su remate de cabeza salió fuera cuando lo más sencillo era, aparentemente, que acabara en el fondo de la portería de Diego López. Ahí terminaron los argumentos ofensivos del Racing. El resto, un nuevo paseo por el desierto en que Mandiá introdujo al equipo y que a Portugal le está costando un mundo abandonar.

Pero, como casi de cualquier cosa, siempre se puede hacer una lectura positiva y en el caso del partido de ayer es que el Racing logró irse al descanso con la portería a cero pese al vendaval de juego del 'submarino amarillo'. Sin embargo, el sueño de acabar con un empate a cero -lo máximo a que podía aspirar el Racing- acabó en los primeros minutos de la segunda parte, justo cuando Christian cometió un fallo absurdo que Llorente acabó convirtiendo en el primer gol de su equipo.

A partir de ahí, por mucho empeño que pusieran los del Racing, el partido estaba ya sentenciado. Unos, los de Valverde, se conformaban con el resultado positivo, sobre todo después de constatar la incapacidad del Racing para dar la vuelta al marcador. Otros, los de Portugal, trataron de mirar un poco hacia arriba pero lo único que consiguieron fue dejar aún más huecos en su defensa... vamos, miel sobre hojuelas para el Villarreal, que aprovechó un error infantil de Morris para, por medio de Rossi, marcar el segundo y definitivo gol. Ahí terminó el partido, si es que no lo había hecho ya mucho antes.

El Racing termina 2009 de la peor forma posible, es decir, con una derrota y, lo que es peor, dejando la sensación de que tendrán que cambiar mucho las cosas en 2010 para que no termine pasando por demasiados problemas al final de la temporada.

Por el momento se mantiene, aunque por poco, fuera de los puestos de descenso, aunque la realidad indica que el equipo santanderino, si no cambian las cosas, estará condenado a merodear por esta peligrosa zona.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:49 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario