Lunes, 14 de diciembre de 2009

Una junta con s?lo 17 accionistas

Plácida. Así fue la junta general de accionistas del Racing que ayer aprobó las cuentas del último ejercicio y, también, el presupuesto para la temporada 2009-2010. Francisco Pernía y el resto del consejo de administración de la entidad vieron, como no podía ser de otra manera, como las cuentas que presentaban resultaban aprobadas por una rotunda mayoría, superior al 99,9% en todos los casos. Y todo en medio de un clima de tranquilidad, ya que sólo 17 accionistas acudieron a la cita y la mayor parte de ellos estaban en el propio consejo de administración.

La reunión comenzó con la presentación de las cuentas de la pasada temporada, cerradas el 30 de junio. El resultado final arroja un saldo positivo de 213.600 euros que se destinará en su totalidad a compensar resultados negativos de ejercicios anteriores. Este beneficio, escaso, pero beneficio al fin y al cabo, se produce gracias a dos factores fundamentales. Por un lado, a la contención del gasto, que se ha visto reducido de una forma más que considerable. En este sentido, cabe destacar el dinero destinado a pagar los salarios, algo más de 15 millones. Por otro, al montante obtenido por la venta de jugadores, concepto por el que el Racing obtuvo más de 10 millones de euros en el pasado ejercicio.

Respecto al presupuesto del actual ejercicio, el de la temporada 2009-2010, el club vio como resultaba aprobada una propuesta ligeramente superior a los 36 millones de euros. Los conceptos más destacados en el capítulo de gastos son el relativo a los salarios de la plantilla profesional, que se llevará unos 15,6 millones. En lo que hace referencia a los ingresos, las dos partidas más importantes serán la de derechos de televisión (11,2 millones) y la de traspaso de jugadores (10,6 millones).

Estas cuentas fueron valoradas de una manera positiva por el presidente de la entidad verdiblanca, que considera que el pasado año «fue satisfactorio tanto para el consejo de administración, como para los racinguistas de bien». Pernía hizo el habitual repaso a los cuatro pilares en que a su juicio se basa el Racing. Respecto al económico, el presidente se mostró muy satisfecho por la política desarrollada y lamentó las críticas «infundadas» respecto al futuro de la entidad en este capítulo. En el pilar deportivo, repasó la trayectoria europea del club y el papel más o menos digno que hizo en la Liga.

Los otros dos pilares, el social y el patrimonial, también se cerraron de forma positiva. El primero tras haber alcanzado el techo del club en lo que a número de abonados se refiere y haber intensificado la relación con la sociedad cántabra. El segundo, por la firma de un acuerdo para continuar con el uso de La Albericia y, posteriormente, para la reforma de estas instalaciones.

Ruegos y preguntas

Aunque eran pocos, los pequeños accionistas que acudieron a la reunión, también dejaron oír sus críticas y, en algunos casos, sus alabanzas. Aspectos como la escasa publicidad que se le ha dado a la junta, el coste del despido de algunos jugadores y técnicos o la remodelación de la página web, además de algunos otros de índole económica, centraron las críticas.

Además, uno de los aspectos sobre los que giraron buena parte de las intervenciones de los accionistas fue el relativo a la situación de Sergio Canales. Todo el mundo pidió un esfuerzo para que el canterano continúe en el club, algo respecto a lo cual Pernía se mostró optimista. «El Racing quiere que Canales se quede y él quiere quedarse... llegaremos a un acuerdo que será bueno para todos», indicó el mandatario verdiblanco para cerrar la junta más plácida de los últimos tiempos.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:40 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario