Lunes, 09 de noviembre de 2009

Lucas Alcaraz suena como primera opci?n para sustituir a Mandi?

Con el más que inminente cese de Juan Carlos Mandiá como entrenador del Racing, según el diario ABC los primeros cantos de sirena llegan desde Córdoba. El inquilino del banquillo andaluz es un viejo conocido de la afición cántabra, y aunque no salió del todo bien parado en la última temporada como técnico santanderino, puede ser del agrado de Francisco Pernía para tratar de sacar al club de la crisis. Y Lucas Alcaraz, preparador cordobés, tampoco ve la posibilidad con malos ojos. El consejo de administración y el presidente del Córdoba están razonablemente satisfechos del trabajo del entrenador, pero aún así este podría poner fin antes de tiempo a su contrato, que le liga por dos temporadas al equipo blanquiverde. Y lo haría de forma voluntaria, reclamado por otro club.

La papeleta de Alcaraz no es sencilla. El equipo cántabro sólo ha sumado una victoria en los diez partidos de Liga que lleva disputados.

Ayer volvió a perder frente al Athletic por 0-2. Los siete puntos que ha sumado hasta ahora lo dejan en el decimoséptimo lugar, al borde de los puestos de descenso y empatado con el antepenúltimo y a Mandiá lo colocan en el disparadero.

Entre las alternativas que se barajan para el banquillo está Lucas Alcaraz, que ya entrenó al Racing de Santander dos temporadas: entre 2003 y 2005, aunque la última no la terminó. Pese a su destitución, el buen sabor de boca que el técnico granadino dejó en El Sardinero ha hecho que el club cántabro vuelva a acordarse de él.

Ahora bien, ¿sería posible que un club «quite» el entrenador a otro en el transcurso de una misma temporada? Según la normativa de la Federación Española de Fútbol, sí.

Un técnico puede cambiar siempre que sea a un equipo de superior categoría. Nunca podría marcharse a un club que milite en su misma división o en otra inferior. Ya que el Córdoba está en la llamada Liga Adelante y el Racing de Santander milita en la Liga BBVA, la Primera División, Lucas Alcaraz podría marcharse si quisiera al equipo cántabro.

Igual que con un futbolista

Para ello el procedimiento sería similar al que se entabla cuando un equipo quiere el traspaso de un jugador que milita en otro club. Se contacta con el técnico para realizarle una oferta que le satisfaga tanto en la retribución económica como en el periodo de tiempo y se dialoga con el club para ofrecerle una compensación económica por la pérdida del técnico.

Hasta ahora los antecedentes no son demasiado numerosos, excepto en los casos de técnicos que «ascendieron» a Primera División tras estar entrenando a filiales. Juan Ramón López Caro pasó de dirigir al Real Madrid Castilla en Segunda a estar al frente del primer equipo, igual que Manolo Jiménez en el Sevilla.

En 1998, Javier Clemente empezó como seleccionador nacional aunque una derrota precipitó su destitución en septiembre. Un mes más tarde, el Real Betis contrató sus servicios en una operación con el visto bueno de los organismos federativos.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:59 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario