Lunes, 07 de septiembre de 2009

El Racing, desde Cantabria... hacia Europa

En materia social, dos han sido los aspectos que han centrado los esfuerzos de Francisco Pernía desde su llegada a la presidencia del Racing en el año 2006. Por un lado, estrechar los vínculos entre el club y la sociedad. Por otro, dar a conocer la entidad verdiblanca en el extranjero.

Respecto al primero de estos dos aspectos, uno de los pilares del club según ha destacado con insistencia el mandatario verdiblanco en innumerables ocasiones, el trabajo desarrollado por la entidad verdiblanca ha consistido, básicamente, en potenciar su implantación en la sociedad cántabra. Para conseguirlo, el club, bien con sus directivos, bien con los componentes de su plantilla y cuerpo técnico, han acudido a cada pueblo, colegio, ayuntamiento, hospital o centro benéfico que se lo ha pedido. En este sentido, merece la pena destacar la puesta en funcionamiento de la iniciativa 'Siempre Racing' con la que el club se centra en un municipio en el que hace acto de presencia y, además, se instala una exposición sobre el pasado y el presente de la entidad.

Estas medidas, como repercusión directa, se han traducido en los mejores registros de la historia del club en lo que a abonados se refiere, si bien en este sentido, la buena marcha deportiva del equipo ha tenido, como es lógico, una influencia determinante. Se ha pasado de estar situado en torno a los 15.000 socios a llegar a los 19.300 de la pasada temporada, el máximo posible dada la capacidad del estadio. Cierto es que la clasificación para la Copa de la UEFA tuvo mucho que ver en esta masiva creación de abonados, aunque este año, después de una temporada mucho más pobre, se ha superado con mucha holgura la cifra de 17.000 socios.

Los niños, verdiblancos

En cualquier caso, en el club consideran que el aumento de aficionados que acuden a El Sardinero ataviados con camisetas, banderas o bufandas verdiblancas es un síntoma evidente de que el racinguismo está calando en la sociedad cántabra cada vez más. Esta situación, continúan afirmando desde el club, tiene una especial incidencia en los sectores más jóvenes de la población.

La vinculación tanto a la comunidad autónoma como a la ciudad de Santander ha sido también otro de los aspectos potenciados, tal y como queda patente, por ejemplo, en la colocación de logotipos referentes a Cantabria (una estela o el mapa de la región) en diferentes equipaciones o en el apoyo a Santander como candidata a Capital Europea de la Cultura en 2016. Otro detalle, el hecho de que en los últimos años, el Racing haya lucido en la parte posterior del cuello de sus camisetas las banderas de Cantabria y Santander.

El fomento de unas estrechas relaciones con las casa de Cantabria distribuidas por España es otra de las iniciativas promovidas por el Racing en los últimos años y que, visto lo visto, parece estar dando buen resultado.

Pero, además del trabajo realizado en la sociedad cántabra, en el Racing han mostrado en los últimos tiempos una especial preocupación por la internalización del club.

Espaldarazo internacional

La clasificación para la Copa de la UEFA fue, sin duda, el espaldarazo que necesitaba el club en el desarrollo de sus planes de expansión internacional. No es que el Racing sea a día de hoy uno de los equipos más conocidos en Europa. Ni mucho menos. La cosa es mucho más modesta, aunque como consideran en el club se trata sólo del principio de una apuesta que tardará en llevarse a cabo por completo.

En este sentido, cabe destacar que el Racing ha retomado en las últimas temporadas la costumbre de hacer la pretemporada fuera de España (Alemania ha sido el lugar elegido por la actual directiva) y que, además, ha disputado varios partidos, al margen de los tres de la Copa de la UEFA, en el extranjero.

Quizá los más destacados fueron los de la participación hace un par de campañas en la Copa de la Paz en Corea. El Bolton y el Chivas de México fueron entonces sus rivales. Posteriormente, y ya dentro de los compromisos de pretemporada, el Racing visitó los campos del Olympiakos (2008-2009) y Nápoles (2009-2010). Por supuesto, el debut en la UEFA ante el Honka Espoo de Finlandia, la visita al Twente holandés y, sobre todo, los duelos con el Schalke 04 y Manchester City, en El Sardinero, y con el París Saint Germain, en el histórico campo del Parque de los Príncipes, sirvieron para abrir con cierto lustre el hasta ese momento inexistente bagaje europeo del Racing y, también para situar al equipo verdiblanco en el mapa futbolístico europeo.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:43 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario