Viernes, 28 de agosto de 2009

Tchit? no lo ve claro y mete miedo al Racing

Ni médicos, ni especialistas, ni nada. Al final ha tenido que ser el propio Tchité el encargado de decir que lo ve fatal para que el Racing se ponga en movimiento y se lance al mercado en busca de un delantero. Aunque el presidente, Francisco Pernía, se resistía ayer a decir claramente que el club sale a la caza de un ariete, reconoció un par de cosas que ayudan a echar la cuenta. Por un lado, confirmó que se busca acomodo para Juanjo, lo que quiere decir que está o va a estar de más en cualquier momento; por otro, asumió un cambio de prioridades, que se traduce en que ya no es necesario contratar al tal Henrique, ese central que tanto nos ha hecho escribir a lo bobo.

Pernía ha intentado por todos los medios que alguien apoyase su tesis, esto es, que la plantilla está ya cerrada y no hace falta gastar más. Y lo ha hecho pese al empeño de Juan Carlos Mandiá en llevarle la contraria, porque el entrenador no se ha mordido la lengua y prácticamente cada vez que ha hablado ha reclamado un nueve.

Cambio de rumbo 

Tchité le ha obligado ahora a dar su brazo a torcer. En una conversación que mantuvo ayer con él, el africano confesó que no se ve con fuerzas ni está seguro de su recuperación. Y esa confidencia ha dejado sin argumentos al presidente del Racing.

Habla ahora de estar «atentos» al mercado, una expresión que quiere decir que ya entran las prisas y que quizás no baste con esperar a las sobras del mercado.

Después de mucho fisgar, Xisco Jiménez, ex del Deportivo y ahora en el Newcastle, es la pieza a seguir. El afán de ahorrar de Pernía -de no derrochar, dirá él- se topa con un 'ligero' inconveniente: los 1,8 millones de euros que cobra por ejercicio. Una pega que se suma a otra, y es que el Newcastle aún no ha dicho que quiera ceder al futbolista.

Lo más probable, y esto es terreno de suposiciones, es que el propio delantero esté realizando parte del trabajo en el club inglés, negociando hasta que exista una posibilidad de acuerdo concreta, que el Racing asumirá o no.

La mala temporada vivida y marcada por las lesiones, que en un año le han devaluado desde los siete millones que pagó el Newcastle a los tres en que está tasado ahora, es una razón de peso para que a Xisco le apetezca un cambio de aires. Si se cuenta con los apuros económicos que el equipo, como todos los de Europa, atraviesa, y la conveniencia para el Newcastle de ahorrarse una pasta en jugadores con los que no cuenta, Xisco puede tener luz verde para hacer las maletas.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 23:47 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario