Mi?rcoles, 19 de agosto de 2009

Buen juego, pero pocos goles

El Racing de Juan Carlos Mandiá saldó con victoria su presentación en casa, sobre el Sporting de Manolo Preciado, gracias a un solitario gol de Munitis, que anotó tras rematar un saque de esquina botado por Arana. No fue un partido como para sacar conclusiones, con un primer tiempo en el que se midieron dos presuntos equipos titulares y una segunda mitad brindada a la chavalería, aunque resultó evidente para todo el público que se reunió en Barreda que el conjunto santanderino fue superior y que el triunfo por la mínima resultó escaso. 

Un rival flojo 

De hecho, costaba creer que el once asturiano de inicio sea, con algunos retoques, el que salga a pelear dentro de un par de semanas en la Primera División, o que tenga algo que ver con el que salía a matar o morir (sólo empató un partido) la pasada temporada. 

En cualquier caso, el Racing saltó al campo más despierto y con ganas de agradar, con Toño en la portería; Crespo, Moratón, Torrejón y Crespo en la línea de defensa; Colsa y Lacen en el doble pivote y Arana y Serrano por las bandas, dejando la delantera a Munitis y Geijo. Desde el inicio, el cuadro montañés dominó el partido con toques rápidos, presión y robo de balones. Geijo dio el primer susto al plantarse solo en la frontal del área rival, aunque acabó por los suelos. No hubo segundo aviso: en el minuto 9 Munitis marcó el gol del partido al rematar junto al segundo palo un córner de Arana. 

Protagonista 

Munitis fue el gran protagonista del choque, y no sólo por ese tanto. Con sólo una banda, la de Serrano, realmente operativa, y el doble pivote metido en labores de contención, el futbolista del Pesquero ejerció de delantero enredador y de media punta generoso a la hora de distribuir balones, hasta el punto de que, con el paso de los minutos, la defensa ya enlazaba directamente con él. Arana, en la derecha, completó su actuación con un par de disparos y la demostración de su maña para sacar faltas. Geijo, vivo y realmente pegajoso para la zaga contraria, no tuvo suerte por más que lo intentó, y obligó continuamente al portero, Juan Pablo, a salir a carreras para despejar bolas. 

El Sporting a duras penas logró cruzar el medio campo, y en las contadas ocasiones en que se acercó a Toño todo acabó en nada. Tampoco al Racing le fue mucho mejor a pesar de pasarse la vida en terreno contrario. 

Más ritmo 

La segunda mitad empezó como acabó la primera, con el Sporting un poco más animado pero sin inspiración. Barral, con tanto entusiasmo, terminó en la calle por protestar una tarjeta amarilla y dejó a su equipo con diez en el minuto 60, aunque esta circunstacnia no tendría grandes consecuencias, como se vio después. De hecho, había que fijarse para darse cuenta de que el Racing tenía uno más. 

Mandiá dejó pasar un cuarto de hora largo para dar entrada a todos los convocados, salvo Coltorti, con lo que el partido cambió de identidad y de registro. Preciado no tardó en hacer otro tanto, hasta lograr que se enfrentaran dos equipos diferentes. 

Juan Luis, con un buen trabajo en su posición y muchas ganas de subir por la banda, causó muy buena impresión. Sergio Canales, Edu Bedia y el debutante Luis García ofrecieron con el lateral los mejores detalles de toda la segunda mitad.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:09 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario