Lunes, 17 de agosto de 2009

Juanjo dispara su cotizaci?n

Un Racing ordenado y expeditivo necesitó poco para doblegar, con un gol en el inicio del segundo período, a un Real Valladolid que fue de más a menos en un encuentro amistoso disputado en la localidad asturiana de Luarca.

Desde el inicio del duelo quedó patente que el Real Valladolid iba a redundar en la presión asfixiante y en las triangulaciones elaboradas para llegar por las bandas. De esta manera, y en los primeros diez minutos, el conjunto vallisoletano acumuló dos ocasiones que Sesma y Nauzet Alemán no lograron materializar. El bloque blanquivioleta era el que manejaba el esférico a su antojo y ahogaba al Racing con un fútbol bien hilado, mientras que el conjunto cántabro se encomendaba únicamente a la estrategia a balón parado.

No en vano, esa facilidad para pisar las inmediaciones del área cántabra que lucía con aplomo el Valladolid se fue diluyendo sobre el minuto veinte del partido merced a una mayor aplicación defensiva de la zaga santanderina, cada vez más agresiva en las marcas.

De este modo, el fútbol de toque vallisoletano se trabó y el Racing se desperezó en posiciones atacantes, incidiendo en las segundas jugadas. En una de éstas, Munitis se quedó solo para encarar a Jacobo desde la frontal. No obstante, su disparo se fue alto.

Encuentro tedioso 

El tedio que parecía que no iba a llegar en virtud del entusiasmo ofensivo blanquivioleta se instaló cuando se acercaba el descanso debido a las múltiples imprecisiones de ambos equipos. Al Valladolid le empezaba a costar bastante meter esa quinta marcha con la que arrancó el choque.

En la reanudación, el Racing salió en tromba y, en un suspiro, un centro de Juan Luis lo remató de cabeza en el corazón del área Juanjo, aprovechándose de un clamoroso despiste generalizado de los blanquivioletas, y adelantando así a la escuadra cántabra cuando no habían transcurrido ni treinta segundos del segundo período.

Y es que, los canteranos del Racing que saltaron al terreno de juego revolucionaron el encuentro y maniataron al Valladolid con mucha mayor presencia que la exhibida en el primer tiempo.

Mientras, el Valladolid anhelaba más pausa y una mayor creatividad, dado que Héctor Font, la referencia desde la media punta, estaba anulado, mientras que el Racing especulaba con el marcador y mantenía su contundencia e intensidad defensiva, la misma que le hacía un bloque difícil de desarbolar. Y máxime cuando el conjunto vallisoletano, muy herido tras el tanto, no supo cómo recuperar la manija y finalizó el partido sumergido en una contagiosa apatía. 

Mandiá, satisfecho 

Al término del encuentro, Juan Carlos Mandiá aseguró estar «muy satisfecho con el trabajo y esfuerzo de todos los jugadores que han salido al terreno de juego, tanto los veteranos como los futbolistas de la cantera. Ha sido un partido muy disputado, intenso y ante un rival de nuestra misma categoría. Ha sido muy positivo».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 17:58 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario