Mi?rcoles, 12 de agosto de 2009

Los canteranos salvan al Racing

El Racing disputó frente al Nápoles su sexto partido de pretemporada con la tristeza y luto en el ambiente del estadio de San Paolo por el trágico fallecimiento del capitán del Real Club Deportivo Espanyol, Dani Jarque, el pasado sábado en Italia. Y es que sobre el césped del feudo napolitano el jugador blanquiazul disputó su último partido. Al homenaje en su memoria tributado por la entidad cántabra se sumó la escuadra local, saliendo al terreno de juego con una camiseta con su nombre y su dorsal, el 21, y guardando un respetuoso minuto de silencio, tras el cual ambos capitanes depositaron un ramo de flores en el círculo central. Además, los futbolistas del Racing lucieron brazalete blanco sobre su manga negra (vistieron el segundo equipaje confeccionado por SLAM para la Temporada 2009/10) en señal de duelo. 

Emoción 

Las emociones se apoderaron de los futbolistas, especialmente de sus ex compañeros de vestuario Óscar Serrano y Torrejón, y de los 10.000 espectadores del encuentro que brindaron una gran ovación a la memoria de Jarque. Todos los jugadores recordaron a un futbolista que permanecerá para siempre en el recuerdo del fútbol español, y al que todos brindaron el encuentro. El resultado (1-1), era lo de menos; lo importante, el homenaje al compañero que se fue.

En el capítulo estrictamente deportivo, que desgraciadamente ayer ocupaba un segundo plano, el Racing obtuvo una nota positiva en San Paolo. Juan Carlos Mandiá dispuso de inicio un once formado por Toño en portería, acompañado en defensa por Crespo, Morris, Torrejón y Christian. Lacen y Colsa formaron en el doble pivote, Arana y Óscar Serrano en las bandas (derecha e izquierda respectivamente), y Geijo y Munitis ocuparon la delantera.

Durante el primer periodo, los pivotes de ambos equipos lucharon por controlar el juego en la medular y el balón estuvo, durante buena parte de los 45 minutos, por la parcela central. Aunque, en el minuto 7, Toño hizo una buena parada a disparo desde la frontal del área del napolitano Maggio. Por parte racinguista, lo más destacado fueron las internadas por ambas bandas (Arana y Óscar Serrano se mostraron muy activos) y su conexión con los dos hombres en punta. Lo más positivo del lado cántabro, la solidez defensiva. 

Ocasiones 

Pero, sin duda, las mejores ocasiones llegaron en la segunda mitad que arrancó con un peligroso lanzamiento desde dentro del área de Óscar Serrano (minuto 5) tras una buena galopada por la izquierda. Gianello, que sustituyó en el descanso al guardameta titular Navarro, logró estirarse y despejar el balón con la mano izquierda. Diez minutos después, el Nápoles anotó el 1-0 al enviar al fondo de la red Bogliciano, ante la salida de Toño, un balón que quedó muerto dentro del área.

Tras el gol local, los verdiblancos adelantaron líneas y Juan Carlos Mandiá introdujo cambios en el once que, a la postre, resultaron decisivos. Y es que Luisma (que entró por Munitis) estrelló un libre directo en el poste derecho de la meta italiana en el minuto 65. Su disparo, potente y bien colocado junto a la escuadra, estuvo a punto de convertirse en el empate (hubiera sido el broche ideal para festejar su vigésimo cumpleaños) que llegó siete minutos después tras una preciosa jugada de Canales y Juanjo. Una certera combinación de la pareja formada en La Albericia puso el definitivo 1-1 en el marcador al aprovechar el delantero de Ontaneda, desmarcado en el primer palo, un pase al hueco del joven centrocampista santanderino internacional sub 19 con España.

En los minutos finales, y tras el gol del empate, los cántabros buscaron el triunfo en el estadio donde brilló, en los 80, Diego Armando Maradona, que contribuyó decisivamente a que el conjunto de Nápoles se proclamara campeón de la Serie A italiana, pero no acertaron entre los tres palos.

Al término del choque, Juan Carlos Mandiá destacó en la sala de prensa «la casta y entrega demostrada por los futbolistas de ambos equipos. Ha sido un partido duro, muy disputado y que nos ha venido muy bien para continuar con nuestro trabajo de pretemporada. Los jugadores han corrido mucho durante los 90 minutos, los veteranos empujaron a los jóvenes y éstos a su vez derrocharon ganas e ilusión». Cuestionado sobre la trágica muerte de Jarque, el técnico quiso agradecer «al Nápoles que se haya sumado al homenaje» para luego explicar que «son noticias que te hacen minimizar el mundo del fútbol. Nos preocupamos por un gol o un mal pase, cosas que ahora quedan minimizadas. Queremos enviar a su familia y a sus seres queridos nuestro sentimiento de pésame más profundo, darles ánimo y recordarle como él era. Un tipo fenomenal y un gran futbolista».

Próximo encuentro 

Hoy, miércoles, los verdiblancos viajarán de regreso a Santander donde tienen previsto realizar, a su llegada a La Albericia, una sesión de entrenamiento. Su próximo compromiso estival será ante el Real Valladolid, en el campo Municipal de Luarca, el domingo, 16 de agosto, a las 19,00 horas.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:29 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario