Lunes, 27 de julio de 2009

Pedro Alba 'Estoy en la gloria y van a tener de m? todo lo que pueda dar y un poco m?s'

Pedro Alba es, además del preparador de porteros, una verdadera institución en el Racing. Después de ocho temporadas formando parte del cuerpo técnico del club, Alba afronta una nueva campaña cargado de ilusión, algo que, a su juicio resulta imprescindible. 

-Una pretemporada más, y ya son muchas. ¿Cómo la afronta? 

-Ilusionado, por supuesto, de eso no cabe duda. Tengo claro que en el momento en que falte algo de ambición, de ganas, hay que decir que ya sobramos. Hay que tenerlo así de claro. Esta es la octava temporada como profesional. 

-El 'jefe' de los porteros tiene ganas. ¿Sus pupilos, los porteros, también las tienen? 

-Los porteros están muy bien. Y si el 'jefe' tiene ganas, el resto tiene que poner todavía más ganas. La verdad es que han venido de las vacaciones bastante bien, pero están sufriendo en estos momentos un poco, aunque es lo normal en estos momentos de la temporada. 

-Tiene en sus manos a un portero joven que es una firme promesa y a dos más veteranos que rinden a un buen nivel. Esto hace las cosas mucho más fáciles. 

-Representa una gran ventaja, pero a esto yo añadiría algo más, porque calidad indudablemente la tienen, pero es también importante la forma que tienen de trabajar. Es gente muy agradecida, que quiere trabajar, siempre un poco más, siempre queriendo mejorar. Trabajar en estas condiciones siempre es muy agradable. También es cierto que los porteros siempre quieren trabajar. En la base te planteas que a estas alturas tienes una edad determinada y ya en vez cantidad tienes que trabajar más la calidad, pero ellos siempre piden un poco más, quieren trabajar un poco más. Hay momentos en que, a nivel profesional, se trata de potenciar la calidad no tanto la cantidad. 

-Es decir, la predisposición de los porteros del Racing es la mejor. 

-La predisposición es dar siempre un poco más del cien por cien, y eso les hace seguir mejorando. 

-Otra cosa que no cambia es ver al equipo trabajando por un lado y a usted con los porteros, por otro. ¿Qué peculiaridades tiene la pretemporada de un portero? 

-Pienso que tiene mucha importancia el aspecto físico, de hecho, durante la pretemporada, trabajan más de lo habitual el tema de carrera continua, de largos y demás... y es que las temporadas en el fútbol son de ocho o nueve meses y tienes que tener un acondicionamiento físico para luego soportar la temporada. Luego, ellos vuelven de las vacaciones sin algunas cosas que se pierden con facilidad, como la situación en la portería, la colocación, el blocaje... son factores que vuelves a ir trabajando a medida que van pasando las jornadas. Eso sí, hay momentos en los que entrenamos a parte, porque haces un trabajo específico. Pero estar con el equipo es esencial. Tener relación, saber cómo piensa un compañero o qué va a hacer en un momento determinado, colocarse... el portero vive mucho de la anticipación, que no tiene nada que ver con adivinar, un portero que adivina es, en muy opinión, muy poco portero. Todas estas circunstancias se van comentando y nos vamos poniendo de acuerdo veintitantas personas, aunque al final acaban jugando once. 

-En sus ocho temporadas como preparador de porteros ha conocido a muchos cuerpos técnicos diferentes. ¿Qué tal con este último? 

-La verdad es que estoy muy contento. Me han integrado en el grupo al doscientos por cien, y eso se agradece. También es cierto que eso ya me ha ocurrido en años anteriores, pero en este ha sido con un poco más de predisposición... y yo estoy en la gloria. En este aspecto, van a tener de mi todo lo que pueda dar y un poco más. 

-Con la llegada del nuevo cuerpo técnico se especuló con su posible marcha. ¿Cómo lo vivió usted? 

-Yo estuve tranquilo, porque que un entrenador venga con su equipo es razonable. Es más, una de las cosas que siempre he buscado con todos los entrenadores que he tenido, que han sido más de ocho en estos años, es demostrarles que en mí deben tener toda la confianza del mundo. Él viene con gente con la que trabaja desde hace tiempo y de repente aparece alguien que impone el club... yo, si fuera el entrenador, me preguntaría porqué tanto interés... mi cometido es ser el entrenador de porteros y que este equipo vaya lo mejor posible. En definitiva, ayudar al grupo, que para eso estamos los que estamos en torno al equipo y al entrenador, que es el 'alma mater' de todo este tinglado. Los jugadores, como pieza principal, y alguien, que tiene que ponerlos de acuerdo, que es el entrenador. El resto, como yo me denomino a mi mismo, somos un poco comparsa. 

-Debe ser satisfactorio que todo el mundo en el club y entre los aficionados quisiera que usted continuara. 

-No cabe duda. El año pasado, cuando renové, di las gracias al presidente y a Roberto (Bedoya) por la confianza que habían depositado en mi. Y eso te hace ver que tu trabajo está valorado, y cuando es así, a veces no importa ganar más o menos dinero. A veces el simple hecho de decirte estoy contento contigo, con tu trabajo, te llena de satisfacción y eso vale más que mucho dinero.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:11 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario