Lunes, 29 de junio de 2009

Los retos de Mandi?

A partir de hoy, Juan Carlos Mandiá afronta el reto de dirigir el nuevo proyecto racinguista. Y lo hará con el respaldo de una directiva que ve en el técnico gallego al hombre capaz de desarrollar de forma positiva tres de los cuatro pilares básicos del Racing. Sólo el patrimonial queda fuera del ámbito de actuación del nuevo entrenador verdiblanco.

En lo que al pilar económico se refiere, el entrenador gallego ya ha cumplido. Su contratación ha supuesto un desembolso menor que el que debería haber hecho el club santanderino para mantener a López Muñiz en el equipo durante el año de contrato que tenía firmado, incluyendo, eso sí, el dinero que se ha entregado al asturiano cuando se ha desvinculado del club santanderino. En definitiva, Mandiá ya ha cubierto con éxito su 'trabajo' en lo que al aspecto económico se refiere después de aceptar el ofrecimiento de Pernía que, por su parte, era muy inferior al que a última hora le puso sobre la mesa el Hércules para tratar de que el preparador gallego se quedara en Alicante. La oferta era por cuatro años en los que Mandiá hubiera percibido más de tres millones de euros.

Eso sí, y todavía dentro del plano económico, el nuevo técnico deberá poner en práctica una política de contención en el gasto en fichajes que se ajuste a la línea que en este sentido está siguiendo el club verdiblanco.

La relación con la grada 

Otro de los pilares del club según el discurso de su presidente es el social. Y es en él en donde Mandiá deberá hacer un esfuerzo para mejorar lo hecho el pasado año por López Muñiz. De hecho, en el caso del entrenador asturiano sus problemas en el ámbito social acabaron costándole el puesto de técnico del Racing.

En este proyecto que ahora se inicia, Francisco Pernía pretende que el nuevo entrenador fomente unas mejores relaciones con los aficionados ya que en ellos sitúa uno de los pilares de toda la estructura de la entidad. Mejorar la comunicación entre el banquillo y la grada es, a juicio de los responsables verdiblancos, esencial. Y no se trata de que el técnico sea más o menos simpático o de que caiga mejor o peor. No. Lo que el club pretende es que el nuevo técnico cale entre los aficionados, tal y como, por ejemplo, hizo en su día Marcelino, uno de los ejemplos que ha tomado el club a la hora de elegir a su nuevo técnico.

En cualquier caso, lo que los dirigentes del Racing no desean es que se vuelva a repetir un caso como el de López Muñiz que, pese a que los resultados deportivos no pueden considerarse malos, no llegó a tener una buena relación con los aficionados.

El tercer y último pilar que afecta al entrenador es, como parece lógico, el deportivo. En este apartado, Juan Carlos Mandiá tendrá sin duda mucho trabajo, ya que las esperanzas que se han depositado en él son muy importantes. Después del fiasco de la era Muñiz (muy pocos aficionados quedaron contentos con él), ahora todo el mundo, desde el presidente hasta el último de los abonados, confía en que las cosas discurran por otro camino. Vamos, que vuelvan a la senda en la que hace un año dejó al equipo Marcelino.

Para conseguirlo, Mandiá tendrá que comenzar por el principio, es decir, deberá empezar a diseñar la plantilla que considere necesaria para poder afrontar en las mejores condiciones posibles el próximo campeonato.

Tarea complicada 

La tarea no será sencilla ya que a nadie se le escapa que las condiciones económicas del club santanderino no permiten demasiados dispendios a la hora de hacer las contrataciones que se consideren precisas. Pero, para determinar qué jugadores son necesarios o, por ser más exactos, qué puestos es necesario reforzar, Mandiá deberá conocer previamente a su plantilla. A los que seguirán del pasado ejercicio y a los que regresarán a Santander tras sus cesiones. En principio, los responsables del club santanderino tienen la intención de hacer girar su nuevo proyecto deportivo en torno a lo que ellos definen como la columna vertebral del equipo, es decir, en torno a Toño, Marcano, Lacen, Colsa y Munitis. Con estos futbolistas como referencia, el nuevo técnico deberá decidir qué demarcaciones son las que tienen más carencias y cuáles son las mejores alternativas para cubrirlas. Aquí entra de nuevo en juego el aspecto económico, siempre importante cuando se habla de contrataciones en un club modesto como el santanderino.

Director deportivo 

En este aspecto cobra una especial importancia la faceta de Mandiá como director deportivo. No es que el gallego vaya a desempeñar esta función dentro del organigrama del club santanderino -ha sido fichado únicamente como entrenador-, aunque los conocimientos que ha demostrado tener en este trabajo pueden ser de gran ayuda en el club santanderino, que en estos momentos carece de una figura a través de la cual se pueda canalizar la gestión deportiva del equipo en materia de fichajes, que recae únicamente en el presidente, que es quien hace y deshace en materia de contrataciones.

En definitiva, que Juan Carlos Mandiá desarrollará su trabajo en torno a estos tres pilares, que sirven de guía a la labor realizada por el presidente, y que, a partir de estos momentos, deberán ser fundamentales para que el nuevo entrenador cumpla con los objetivos deseados por la entidad verdiblanca para la próxima temporada.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 10:28 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario