Martes, 19 de mayo de 2009

El M?laga baraja el regreso al banquillo de L?pez Mu?iz

Es posible que el aún técnico racinguista, Juan Ramón López Muñiz, se vuelva por donde ha venido, y es que el Málaga baraja su nombre entre los posibles inquilinos del banquillo ante la muy probable marcha de Antonio Tapia y después de que Punto Radio DM haya destapado la exclusiva de que el Racing ya ha tomado la decisión de no contar con el preparador asturiano.

El Málaga no hará experimentos en el banquillo. Su presidente, Fernando Sanz, lo tiene claro: el entrenador para el próximo proyecto será un gran conocedor del club y de su entorno. Esa es la única certeza a día de hoy y a la espera de que se aclare si Antonio Tapia continúa al frente del equipo o rechaza definitivamente la propuesta de la entidad.

Fernando Sanz suele moverse por lealtades. Siempre fue así en su etapa de jugador -aunque cometiera errores imperdonables al aceptar consejos y dirigentes de los entonces dirigentes- y también ha mantenido esa filosofía desde que cambió el terreno de juego por los despachos.

Decisiones ya adoptadas en su momento mostraron a las claras que Fernando Sanz no les falla a los suyos. Sobran los ejemplos. Nada más llegar apostó por un entrenador sin apenas trayectoria, Juan Ramón López Muñiz, al que conocía de maravilla cuando el asturiano era el segundo de Juande Ramos y se encarga del trabajo defensivo del equipo. Su única imposición fue la negativa a que llegara con un preparador físico. «Aquí tenemos a uno de los mejores de España», subrayó. Hablaba de Enrique Ruiz.

A esos casos conviene añadir otros, como los regresos de Sandro, Dely Valdés y Luque, la presencia de Valcarce como delegado, o la incorporación de Contreras para la preparación de porteros de la cantera.

Obstáculo 

En esa misma línea va encaminada la elección del entrenador. Sanz lo tiene claro y así se lo ha expuesto a sus más cercanos: «No podemos traer a alguien que no conozca bien la identidad del club. Debe ser uno que conozca la 'casa' y el entorno». Esa frase supone de antemano un serio obstáculo a nombres que lógicamente, como suele ocurrir a estas alturas de año, surgen inevitablemente. Entrenadores en paro o que tienen fecha de caducidad en sus equipos y cuyos agentes ponen su nombre encima de la mesa.

Hoy por hoy, el primer candidato no ha variado: Antonio Tapia. Ahora bien, Sanz no está dispuesto a esperar hasta el final de la temporada. No faltan en el club los que creen que los últimos acontecimientos -en particular, que el técnico desvelara la intención de su agente de reunirse con el presidente- han enturbiado la relación entre ambos. Dicho de otro modo, la confianza ya no es la misma.

En segundo plano queda la opción de que el actual director deportivo, Ricardo Rodríguez, ocupe el puesto acompañado de Julio César Dely Valdés. La posibilidad de que el panameño se haga cargo del equipo se antoja inviable por una simple cuestión de tiempo. El curso específico de entrenador para ex jugadores de Primera División se ha demorado en exceso ante la falta de inscritos. El 'ascenso' del asturiano va ligado a que es una hipótesis más barata, aunque no termina de convencer al presidente.

Inevitablemente surgen otros nombres. Uno de ellos es Juan Ramón López Muñiz. Sanz y él fueron los motores en la creación de este Málaga durante un verano interminable y sin desembolsar un solo euro, y hablan muy a menudo. Su relación trasciende a lo personal. La confianza recíproca es absoluta. El asturiano no ha terminado de encajar en el proyecto del Racing, un club en el que la dirección deportiva corresponde a un representante (Eugenio Botas) y en el que la exigencia, acceder a una competición europea, está muy por encima del nivel real de su plantilla. Esta operación es muy complicada, porque tiene firmado un contrato por un año más que casi triplica lo ofrecido por el Málaga a Tapia para la renovación. Sólo sería viable si Muñiz pactara una rescisión de su contrato, una opción que parece un secreto a voces.

Mayo no es sólo el mes de las flores. En el mundo del fútbol es el mes de las elucubraciones. Es fácil sacar nombres a la palestra respecto al inquilino del banquillo desde el próximo 1 de julio, pero Fernando Sanz tiene las ideas muy claras: el entrenador del próximo proyecto debe conocer bien la filosofía del club, la 'casa' y el entorno. La lista se reduce considerablemente.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:03 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario