Mi?rcoles, 13 de mayo de 2009

Amavisca 'Ped? a Pern?a plenos poderes y quiz? por eso no les gust?...'

Por fuera parece que sigue siendo futbolista en activo, que el tiempo no pasa por él. Amavisca se cuida y se nota. Cada día sale a correr por la playa, aunque reconoce que la 'maquinaria' anda algo oxidada por dentro: "la rodilla derecha es un espectáculo. Si me levanto por la noche chirría un montón, es como si necesitara engrasarla".

Emilio compagina su labor de comentarista en Audiovisual Sport de los partidos del Real Madrid con el fútbol indoor, donde defiende la camiseta merengue, un deporte nuevo al que ve en plena progresión:

"Me encanta comentar los partidos, me divierto mucho. En teoría no seguiré la próxima temporada por el lío de las televisiones. Mi compañero en las retransmisiones, Emilio García Carrasco, es muy majo, me cae muy bien. Ahora entiendo menos a los periodistas porque veo los partidos desde la misma posición, luego leo las crónicas y, una de dos, o dicen algo completamente diferente a lo que he visto o escriben cosas o frases que hemos dicho en la tele de forma textual, al pie de la letra".

"Lo del fútbol indoor tiene futuro aunque los equipos, la mayoría, no dependen de los clubes que representan. El Madrid da 50 millones de pesetas a la Asociación de Veteranos, y de ahí una parte va destinada al equipo indoor. Para inscribir al club, te exigen que el haya ganado la Liga, aunque quieren aumentar la norma a los campeones de Copa; y para jugar tienes que haber pertenecido a ese club y haber jugado al menos un partido en Primera. La mayoría de los futbolistas se cuidan, no es como antes. Nosotros no entrenamos durante la semana, pero se nota que hay equipos que sí lo hacen".
Director deportivo.

No habíamos terminado de saborear los pimientos con anchoas y la ventresca de bonito cuando la actualidad nos lleva a cuestionarle si hubo posibilidades reales de que este año hubiera regresado al Racing como director deportivo:

"Tuve dos reuniones para hablar seriamente con Pernía y su hijo Pablo de esa posibilidad, pero no le debí convencer. A mí me dijo que sí estaba de acuerdo en todo lo que le planteé, pero luego el tiempo ha pasado y hasta hoy. Es un puesto que nunca antes me había planteado desempeñar, pero surgió. Yo les expuse que quería tener plenos poderes, y quizá esa haya sido la razón por la que no les habré gustado. Tengo claro que si hago una cosa, es para hacerla bien; no ir a ver a quien me dijeran ellos, sino ir a quien quiero ver yo. Me quería rodear de un equipo de confianza, sobre todo con un amigo mío de Valladolid, Alfonso Serrano, que es quien en buena parte diseñó el actual Tenerife, tras cinco años de trabajo. Yo no me veo encerrado en una oficina, sino viendo fútbol en los campos. En el despacho estaría Alfonso".

"Claro, ha pasado el tiempo y esta posibilidad ya ha desaparecido. Ahora si me viene Pernía otra vez, le diría que no; tengo claro que Alfonso está negociando con otros clubes. Entiendo que ese puesto es imprescindible para el buen funcionamiento, pero no me quita el sueño, pasó y pasó".

Si la puerta del Racing está cerrada, quizá otro club llame a su puerta y le ofrezca ese puesto con plenos poderes, algo que Emilio descarta sin dudar un segundo, mientras Miguel nos servía un delicioso carpaccio de solomillo:

"No iría a otro club. De aquí no me muevo ni loco, no me sacan ni los geos. No es que me sobre el dinero, no como langostinos todos los días, pero es que a mí nunca me ha movido el dinero en la toma de decisiones. Por ejemplo, vine al Racing perdiendo dinero. Por eso también me retiré del fútbol tan joven, a pesar de las ofertas que tenía. No quería ir cada año de ciudad en ciudad. Lo primero es la familia, lo demás es añadir".
Su paso por el Racing.

Pero la relación de Amavisca con el Racing y sus aficionados a sido de amor y odio. Sobre todo porque la gente no entendió la razón por la que ese joven laredano se fue a jugar al Valladolid en lugar del Racing:

"Se armó una muy gorda en Laredo cuando se comentaba que no quería ir al Racing. La historia es muy sencilla: tal día como hoy firmo por el Valladolid y al día siguiente me llamó el Racing; ellos creían que iba a ir allí pero lo cierto es que nadie habló conmigo o con mi padre. Luego, cuando venía con otros clubes como el Lérida, Valladolid o Real Madrid, tuve experiencias horribles, insultos y demás".

"Pero curiosamente, cada día que estaba fuera me hacía más del Racing. Cuando le dije a mi mujer que había decidido fichar por el Racing, me quería matar. Mi padre me decía que con 27 años iba a tener todo el tiempo del mundo para volver, pero le dije que quería regresar a casa. Mi entorno no, pero yo estaba decidido. Es más, me fui a Coruña después porque descendimos, no porque yo quisiera".

Respecto al Racing actual, tiene claro que el ambiente negativo que se respira en torno al equipo viene dado por la comparación con el gran Racing de Marcelino:

"A mucha gente le ha pesado la imagen del año pasado. No se puede hablar de un año pensando en el anterior. Este Racing ha estado muy condicionado, aunque reconozco que el juego no ha sido bueno por lo general. Pero es que la historia del Racing es esta, no la del año pasado. Aún así, nos vamos a salvar y seguiremos el año que viene en Primera, un año que va a ser mucho más difícil que este".

Emilio ha vivido una carrera plagada de éxitos, se ha rodeado de grandes futbolistas, y le cuesta quedarse con el recuerdo más feliz:

"Tengo muchos, quizá el Oro de Barcelona 92, más importante que la séptima Copa de Europa del Madrid, que para muchos era la primera. No vivimos en la Villa Olímpica; jugamos en Valencia todos los partidos salvo la final y nos querían prohibir ir a la inauguración de los Juegos y hacer el desfile. Nos plantamos y dijimos que no jugábamos si no íbamos".

"¿Qué quién ha sido el mejor futbolista al que me he enfrentado? Es que los buenos han jugado conmigo siempre. Presumo de haber coincidido con cuatro pichichis diferentes: Zamorano, Salva, Tristán y Makaay, que fue Bota de Oro".
El Madrid con Valdano.

Le recordamos que tuvo un comienzo complicado en el Real Madrid de Jorge Valdano, ya que el entonces técnico argentino no contaba con él para su proyecto:

"Me dijo que tenía poca experiencia y me quería ceder. Yo elegí el Zaragoza, pero me puso trabas porque pensaba que igual tampoco jugaba allí, así que le dije que no me movía. En pretemporada no jugué ni un partido con Zamorano, que luego resultó que empastamos a la perfección. También jugué porque Alfonso se lesionó contra el Sevilla en el primer partido de Liga. Me hicieron dos penaltis, ganamos 1-4, pero no jugué el siguiente encuentro. A partir del tercer partido no me volvió a quitar. Ese fue mi mejor año, el mejor Amavisca. Una cosa que valoro de Jorge Valdano, y lo he hablado con él con el paso del tiempo, es que rectificara y me pusiera a jugar; otro, en su lugar, quizá se hubiera encerrado en su decisión inicial y no me hubiera alineado en ningún partido tras decir que no cuenta conmigo".

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 18:48 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario