Lunes, 27 de abril de 2009

La historia de otro r?cord en la Liga: ??19 tarjetas!!

El Athletic-Racing de 2009 ya tiene un sitio en la historia del fútbol español, aunque no sea muy honroso. Es el partido de Primera, de todos los tiempos, en el que más tarjetas se han visto: 19 en total (17 amarillas, seis rojas -dos de ellas directas- y por consiguiente cinco jugadores y un preparador físico, el del Racing, expulsados. Fue un partido duro, pero en ningún momento sucio. Aún así el colegiado González Vázquez hizo del choque un el festival tarjetero. Se echó la mano al bolsillo de su camisa para amonestar a Garay en el minuto 20 y a partir de ese momento fue un no parar. El gallego empapeló al Racing con 12 cartulinas amarillas y cuatro rojas, una de ellas fue directa. Toda la defensa cántabra fue amonestada, también los pivotes y los delanteros. Marcano, Pinillos y Pereira acabaron en la calle por doble amonestación y el preparador físico, Fernando Gaspar, vio la mencionada roja directa tras decirle a uno de los asistentes lindezas como esta: «Joder pítala, que la ha dado con el codo. No tienes ni puta idea hostia. No pitas ni una. No te enteras de nada». 

Tampoco se libraron los jugadores del Athletic, que recibieron cinco amarillas y dos rojas, aunque la felicidad del 2-1 lo hizo llevarlo de otra manera. Yeste fue expulsado por doble amarilla y Orbáiz sin avisar. 

Aunque este récord va a ser muy difícil de superar en la historia del fútbol español hay más ejemplos del uso y abuso de las tarjetas. La palma se la lleva por el momento el partido de la Primera Regional gaditana entre los equipos Recreativo Linense y Saldillo de Algeciras. El árbitro, un señor llamado Juan Manuel Barro, mostró 19 tarjetas rojas, se tuvo que suspender el partido y se 'armó el belén'. 

Otro ejemplo de este tipo ocurrió en el campeonato de liga de paraguay en 1993, cuando el colegiado William Weiler expulsó a 20 jugadores en el choque entre el Sportivo Ameliano y el General Caballero. 

Algo más cerca en el tiempo nos queda aquel partido en el Mundial de 2006 entre Portugal y Holanda en el que el árbitro Ivanov sacó 16 amarillas y cuatro rojas. 

Ayer, en San Mamés, González Vázquez se refugió en las tarjetas para intentar frenar el juego duro de ambos equipos, pero al final la situación se le fue de las manos y eso lo pagó el juego, y por supuesto el Racing.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:41 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario