Domingo, 19 de abril de 2009

El Racing se empe?a en complicarse la salvaci?n tras otro p?simo partido

Un gol de cabeza del delantero uruguayo Iván Alonso permitió al Espanyol sumar una victoria tan importante como sufrida y trabajada ante un Racing de Santander que sólo reaccionó en los minutos finales y que pagó cara su poca osadía atacante.

Era una incógnita saber cómo arrancaría el Espanyol, que iniciaba la jornada con optimismo tras los resultados de sus rivales directos. Resultados que también habían beneficiado al Racing, que podía sellar la permanencia con un triunfo en Barcelona. En este contexto previo, los blanquiazules, a quien durante toda la temporada les costaba entrar en los partidos, salieron hoy muy enchufados tratando de acaparar toda la atención y dejando al Racing en un segundo plano.

Conformismo

La presencia de Luis García en el once titular, después de ser suplente en los dos últimos partidos, dotó al conjunto blanquiazul de más mordiente ofensiva. El asturiano fue el mejor de los locales en los primeros minutos y de sus botas nacieron las mejores oportunidades para el Espanyol .

El equipo de Mauricio Pochettino, a diferencia de anteriores encuentros en casa, salió con intensidad y ganas y eso le permitió ser el gran protagonista de la contienda. El Racing, en cambio, se conformó con balones en largo para Zigic, no siendo consciente de la importancia del partido. Apático y sin mordiente, dejó toda su vocación ofensiva a la espera de una genialidad del balcánico, sesteando el resto del equipo y confiando en aguantar el empate a cero. 

El árbitro Rubinos Pérez quiso ser también protagonista y se 'comió' un claro penalti de Garay a Iván Alonso y otro tras mano de Luis Fernández, negado en la banda izquierda.

Mediada la primera parte, el Espanyol se tomó un respiro y cedió momentáneamente el testigo a la escuadra cántabra, que hasta entonces se había sentido bastante incómodo sobre el terreno de juego. El partido se niveló, el Racing estiró un poco más las líneas y se sacudió el dominio inicial de los barceloneses, pero sin acierto en los últimos 20 minutos.

Per fue tan sólo un espejismo, porque los locales tomaron un poco de oxígeno y volvieron a enchufarse. Jarque, tras una buena jugada del omnipresente Sergio Sánchez, puso a prueba los reflejos de Coltorti con un disparo desde la frontal, que el suizo despejó con el pie como si un portero de balonmano se tratara.

La buena predisposición y el interés del Espanyol no se vio premiado porque, una jornada más, los delanteros del equipo catalán anduvieron negados de cara a puerta. Tamudo, que lleva desde noviembre sin marcar en Liga, fue el claro ejemplo al malograr un mano a mano con Coltorti. Lo único bueno del Racing en estos primeros 45 minutos fue el resultado, porque los locales dispusieron de hasta cinco ocasiones claras y el 0-0 era un milagro.

Un gol clave

El partido no fue tan vibrante en la segunda mitad. Al Espanyol se le vio más atenazado, pero el Racing, incomprensiblemente, no supo jugar con esa ansiedad de los locales. El miedo se fue apoderando de los hombres de Pochettino, conscientes de que los tres puntos eran obligatorios.

Hubo más desacierto que tino por partes de ambos contendientes. Al Espanyol se le iba apagando la luz hasta que apareció la cabeza de Iván Alonso. Los de Pochettino, después de mucho tiempo, volvieron a hacer buen uso de la estrategia, aunque para ello ayudó la salida precipitada de Coltorti, que salió precipitado y se 'comió' el remate del delantero uruguayo.

Tamudo, que acabó sustituido a quince minutos para el final, pudo sentenciar el encuentro en la siguiente acción, pero el de Santa Coloma volvió a evidenciar que no atraviesa su mejor momento de juego. 

Lo mejor, en los minutos finales

Los entrenadores decidieron refrescar a sus respectivos equipos con ideas muy diferentes. Muñiz dio entrada a Tchité por un inadvertido Óscar Serrano para intentar tener más protagonismo en ataque, mientras que Pochettino, algo más conservador, puso a Lola Smiljanic para fortalecer el centro del campo.

El Racing agradeció el retoque táctico y comenzó a tener más presencia. El Espanyol pareció dar por buena la ventaja mínima en el marcador y apuró los minutos finales encerrado en su área con más miedo que vergüenza.

Los de Muñiz comenzaron a colgar balones al área de forma desesperada. Cada centro encogía el corazón de los aficionados locales y hacía palpables los nervios de la zaga blanquiazul, pero ni así encontraron la cabeza de Zigic o los desmarques de un nuevamente despistado Tchité. Los minutos finales se hicieron emocionantes no tanto por el peligro originado por el Racing sino por los miedos del Espanyol .

Con mucho sufrimiento, el Espanyol se hizo con los tres puntos. Un triunfo vital para los españolistas, que abandonan el último puesto de la clasificación y siguen dando pasos importantes para lograr la permanencia, en cuya lucha meten al Racing, que afrontará además el próximo partido con las bajas de los sancionados Lacen y Marcano.

Ficha técnica:

1 - RCD Espanyol : Kameni; Sergio Sánchez, Jarque, Pareja, David García; Moisés Hurtado, Román Martínez (Lola, m.64); Luis García, Iván Alonso (Rufete, m.86), Nené; y Tamudo (Callejón, m.74).

0 - Racing de Santander: Coltorti; Pinillos, Garay, Marcano, Luis Fernández (Sepsi, m.78); Lacen, Colsa; Munitis, Jonathan Pereira, Óscar Serrano (Tchité, m.63); y Zigic.

Goles: 1-0, m.56: Iván Alonso.

Árbitro: Sr. Rubinos Pérez (Colegio madrileño). Amonestó a Colsa (m.38), Munitis (m.51), Luis Fernández (m.56), Iván Alonso (m.60), Lacen (m.72) y Marcano (90+3).

Incidencias: partido correspondiente a la trigésimo primera jornada del campeonato liguero disputado en el estadio olímpico de Montjuïc 'Lluís Companys' ante 23.875 espectadores.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 22:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario