Martes, 14 de abril de 2009

Cinco razones para la tranquilidad... y la preocupaci?n

Cinco razones para la tranquilidad

1. La Liga tiene conjuntos mucho peores que el Racing

Ya no es cuestión de mirar al Racing: sólo hay que echar un vistazo hacia abajo. Si contamos con que el conjunto montañés está metido en la pelea por la permanencia siendo décimo, ¿a qué juegan los últimos? 

Aun siendo unos completos cenizos, no se puede dejar de reconocer que Numancia y Espanyol, con 28 y 26 puntos, respectivamente, están prácticamente condenados ya, de modo que sólo queda un asiento para bajar a Segunda. Sería mala suerte que le tocase precisamente al Racing. Muchas más papeletas tienen el Recreativo de Huelva, que ya está colocado en el sitio, o el Sporting de Gijón, que se ha pasado la temporada saltando a un lado y a otro de la barrera del descenso.

2. El equipo marcha décimo, a 6 puntos de su meta

Con ocho partidos por delante, 36 puntos en el casillero y un décimo puesto en la tabla, muy mal se tienen que dar las cosas para no rascar los seis puntos que faltan hasta los 42, el precio de la permanencia esta temporada, que incluso puede bajar en las últimas jornadas de Liga. 

Es cierto que la tabla está muy apretada, y que sólo tres puntos separan al Racing -que ya hemos dicho, es décimo- del Sporting de Gijón, que marcha decimoséptimo. Pero también lo es que el conjunto santanderino está a la cabeza de esa cola de aspirantes a la permanencia, y que es el único de ellos que disfruta de un cómodo margen de seis puntos respecto de la línea que marca el descenso de categoría.

3. Quedan ocho partidos y los rivales son asequibles

El Racing encara un fin de campeonato muy cómodo. Ocho partidos sin ningún coco, si se exceptúa al Atlético de Madrid, y siempre en el caso de que le diese por estar inspirado justamente ese día. 

Hace nada, el Racing fue capaz de añadir cuatro puntos a la cuenta en el tramo más duro, el que le enfrentó a Sevilla, Madrid, Barcelona y Villarreal. ¿Qué no hará ahora si el menú que se le presenta incluye al Recreativo, al Espanyol o al Getafe? 

Un vistazo al calendario basta para tranquilizar a cualquiera. En casa recibe a Atlético, Almería, Valladolid y Getafe; sus desplazamientos, a los campos de Espanyol, Athletic, Málaga y Recreativo de Huelva. Exactamente así se las ponían a Fernando VII.

4. Hay jugadores con calidad suficiente para salir del apuro

No sería lógico que un equipo que ha disputado la Copa de la UEFA y que mantiene buena parte de la plantilla que logró el billete para Europa, se vaya al garete. Así como en temporadas anteriores el equipo ha quedado desmantelado al finalizar la Liga, no se puede decir que eso haya sucedido esta campaña. 

Pasito a pasito, incluso en las épocas en que las bajas han castigado más, el Racing ha ido haciendo el trabajo como la hormiga del cuento, lo que ha demostrado que cuenta con un grupo solvente de futbolistas.

5. Zigic es capaz de solucionar la papeleta

El racing bien puede decir que le tocó el Gordo de Navidad con Nicola Zigic. Llegado como refuerzo en el mercado de invierno, ha acabado con la sequía goleadora del Racing hasta alcanzar un promedio que cualquier delantero envidiaría. En los doce partidos que lleva disputados en el Racing, ha anotado una decena de tantos, que han supuesto una buena cosecha de puntos.

Cinco razones para la preocupación

1. No hay forma de saber qué Racing saltará al campo

Una de las peores cosas que le puede suceder a un equipo es que no tenga personalidad. Que no se sepa qué es lo que uno puede esperarse hasta que no lo vea. Durante esta temporada ha habido un Racing fuerte en defensa y que no metía goles, y también otro que marcaba y que flojeaba atrás. Es como si en vez de sufrir unas carencias determinadas, el Racing padeciese una enfermedad que va afectando a las líneas. 

No hay forma de decir eso de que «si seguimos jugando así, estamos salvados», porque nadie sabe de qué forma juega el Racing. Lo que genera esa situación es una desconfianza tal en el entorno del equipo que hace que ya no se sorprenda ni tras las mayores pifias: es el Racing, capaz de lo mejor y de lo peor.

2. Sólo se han visto tres victorias en los Campos de Sport

El Racing es uno de los pocos equipos de la Liga que ha conseguido más puntos fuera de casa que en su campo, una situación que escapa a la lógica. 

Los aficionados de El Sardinero sólo han podido aplaudir tres victorias de su equipo en lo que se lleva de temporada, tres en quince partidos. Sporting (1-0), Espanyol (3-0) y Numancia (5-0), han sido las tres únicas víctimas de los Campos de Sport. Precisamente los conjuntos enganchados a la cola de la clasificación. 

Ayer hacíamos la cuenta y el Racing ocupaba la decimoséptima posición en una clasificación confeccionada con los resultados en casa. Todo equipo que aspire a algo en la competición debe convertir su campo en la principal fuente de puntos.

3. El equipo ha perdido la seguridad en la defensa

El Racing aguantó el tipo durante la primera vuelta gracias a su fortaleza en defensa. No había forma de marcar goles, pero al menos ponía obstáculos para que se los marcasen. Por eso logró sacar el máximo rendimiento de cada tanto, y su cuenta de puntos no se correspondía con el número de goles conseguidos y encajados. 

Pero la zaga empezó a flojear. Garay es hoy una sombra del jugador que fichó el Madrid, y César Navas decidió marcharse con el viento fresco de Moscú. Las bajas han obligado al entrenador a realizar las combinaciones más inverosímiles. Ha recuperado a Moratón; el otro día rescató del olvido a Luis Fernández; Valera y Pinillos se reparten la posición... La línea que debería ser más estable es la que más varía.

4. Nunca se puede contar con toda la plantilla

Juan Ramón López Muñiz debió de ser feliz la semana pasada cuando, después de meses, pudo disponer de toda su gente, a excepción de Valera. 

Con la recuperación de Marcano, Munitis y Tchité, el Racing volvía a estar al cien por cien; atrás quedaban las jornadas en cuadro, cuando surgía la tentación de llamar a un sobrino para poder completar el once titular. Pero llega el partido contra el Betis y deja tres lesionados y un sancionado. Otra vez la misma historia, otra vez complicaciones para componer un equipo competitivo. Y eso que el entrenador decía que las lesiones están respetando al Racing.

5. El público no entiende las decisiones de Muñiz

Cada vez que se anuncia cambio parece que se oye un redoble de tambor. ¿Quién saldrá? ¿Por quién? López Muñiz ya ha desistido de dar explicaciones, porque casi es peor. El aficionado, mientras tanto, considera que algunas decisiones del entrenador han lastrado al equipo, de modo que se ha convertido en algo frecuente escuchar pitos en las sustituciones.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:02 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario